Regreso a clases y la posible doble carga de trabajo

 en Marco Antonio González

Marco Antonio González Villa*

El regreso a clases presenciales en el estado de Campeche abre una posibilidad para que, en un tiempo no muy lejano y cuando las condiciones así lo permitan, otros estados puedan considerar también reabrir las escuelas y volver a la llamada desde hace tiempo nueva normalidad. Sin embargo, es un hecho que no podrá ser de la misma manera que se llevaba a cabo antes de la pandemia, lo que precisa hacer una serie de ajustes.
Y al hablar de ajustes no sólo nos referimos al cumplimiento de todos los protocolos y medidas sanitarias que garanticen salud a toda la comunidad escolar, sino también a la estructuración, planeación e implementación de las clases en las aulas. En días pasados la Secretaría de Educación dejó en claro que no será obligatoria la asistencia de estudiantes a clases presenciales cuando las escuelas abran sus puertas nuevamente y, pese a lo consciente y precavida que puede ser considerada la medida, esto puede ser un factor que afecte directamente a cada docente.
En este momento el trabajo en clase se ha realizado tanto de manera sincrónica como asincrónica, pero, al estar vacunados la totalidad de docentes, es un hecho que deberán asistir a sus instituciones para atender a las y los estudiantes que se presenten… y es aquí donde se viene un problema.
Es claro que trabajar desde casa, pese a cierta comodidad que se puede tener, incrementó los tiempos dedicados a la atención de estudiantes y la revisión de sus diferentes actividades, algo que anteriormente y de manera regular se hacía estando dentro de la escuela en horarios de clase, no obstante, el regreso, como ya señalé, no será igual.
Espero que sólo sea un temor, una hipótesis fallida, un pensamiento o idea errónea, pero la forma en que diferentes autoridades estatales burocratizan la labor docente es lo que más me preocupa. Seguir hablando de planeación híbrida sería una opción, pero a aquellas administraciones que les gustan las cantidades, papeles y estadísticas más que las personas podrían pedir dos planeaciones, una para las clases presenciales en la escuela y otra para trabajar en plataformas con los y las estudiantes que no quieran asistir. Aunado a lo anterior, de asistir a la escuela a cubrir las horas por las que uno o una fue contratada, sin importar el número de estudiantes que asistan, ¿cuántas horas más deberán dedicarse para trabajar con quienes no asistan?, no podemos olvidar que se invierte tiempo y dinero en traslados, que por el momento no ha implicado gasto, sobre todo si también consideramos que la mayoría tiene, al menos, dos plazas, por lo que deberá asistir a más de una institución, lo que implica más tiempo y más dinero. Es inevitable pensarlo: las y los docentes tendrán doble cargo de trabajo por cada de plaza, por lo que el cansancio, el desgaste, será mayor.
Hace falta entonces tener claridad sobre la forma en que se llevará a cabo el trabajo docente y no sólo contemplar las cuestiones sanitarias. Aún falta mucho por definir y por analizar, por eso dejamos esta reflexión para irle dando una revisada en los meses faltantes y lograr así el consenso; sería injusto, irracional e insensible trabajar más por una cuestión administrativa, ¿o sí?

*Doctor en Educación. Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala. antonio.gonzalez@ired.unam.mx

  • Antonio Lira Rangel
    Responder

    Indudablemente el trabajo crecerá exponencialmente, a pesar de que algunos padres ya se quieran desprender de sus hijos, hay otros tantos que preferirán dejarlos todavía en casa, por lo que el planteamiento que se hace en el artículo no es del todo descabellado.
    Habrá incluso que pensar en formas de organización docente y de resistencia ante las nuevas “exigencias” que harán los tiempos modernos

  • MEB Mayra Nelly
    Responder

    Y bueno, los Zoe entes estaremos protegidos. Si somos contagiados no moriremos, sin embargo llevaremos el
    Virus a nuestras familias no vacunadas (hijos niños y adolescentes y trabajadores ) pues aun no hay vacunas para jóvenes.
    De igual manera, un niño contagiado llevará el virus a sus familias, los abuelitos sobrevivirán pero sus padres ?

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar