¿Regresar o no regresar?

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

Hay una temática que sigue vigente en cuanto a que,
Mafalda criticaba un mundo lleno de injusticias y ambiciones humanas.
Eso no ha cambiado ni creo que cambié nunca.

Quino

En los últimos días se han preparado diferentes consultas cuyos propósitos no están del todo claros, el punto central es la preparación de un regreso a clases presenciales, se elaboran formularios con preguntas que tienen respuestas de opción múltiple, enlistando opciones a elegir, el encabezado dice que se quieren conocer las experiencias y opiniones de los padres, pero tal vez el diseño acota lo que se responde. Estas consultas realizadas con la técnica de encuesta son genéricas, no toman en cuenta las particularidades de los niveles educativos, ni los contextos y no se conoce la forma de establecer las muestras representativas de todos los grupos o las formas únicas de participación, por lo cual carecen de validez y confiabilidad de acuerdo con las metodologías cuantitativas. En este caso se les puede relacionar con asuntos para legitimar decisiones o valorar la opinión pública con medidas que pueden tener cierto impacto mediático o social.
El eventual regreso a clases aún está sin fecha por definir, al respecto se hacen algunas especulaciones un tanto aventuradas. Regresar o no regresar… he ahí la cuestión dependiendo del cristal con que se mire, esto se puede analizar como un asunto político más que educativo y no sólo a nivel estatal o nacional, en lo internacional ya se están atreviendo otros gobiernos a intentarlo. En diferentes países ya han regresado a clases en el mes de septiembre, es el caso de los países nórdicos y europeos; en Oslo, la primera ministra señala “Volver a la escuela debe ser seguro, y para ello dependemos de que todos colaboren” (https://www.forbes.com.mx/mundo-nordicos-abren-escuelas-sin-medidas-sanitarias-a-pesar-de-rebrote-por-covid-19/).
En Inglaterra, el primer ministro Boris Johnson ha declarado que reabrir las escuelas es un “deber moral” (https://www.nytimes.com/es/2020/09/01/espanol/mundo/vuelta-a-clases-coronavirus.html). Bélgica regresó a clases el 1 de septiembre, su ministra Sophie Wilmès, considera “fundamental que los niños puedan reanudar una vida escolar normal o tan normal como sea posible”.
Se comunican decisiones de la mesa de salud, sin embargo, las razones que hoy ponderan para un regreso son las que ayer decían lo contrario, las que buscaban convencer de que lo mejor era quedarse en casa y la educación a distancia, en esta estrategia señalan las lagunas que ha dejado esta forma de trabajo, las deficiencias y rezagos en el desarrollo de los niños y niñas así como la desatención de los grupos vulnerables, al parecer ahora ya se analizan estos factores en contra, pero hay otros indicadores que la sociedad contempla situaciones que hacen rechazar la medida. Algo que se percibe es que no hay confianza y prevalece la incertidumbre.
Según informan las autoridades de salud, la pandemia va disminuyendo, pero los afectados y fallecidos son visibles, tienen nombre, apellidos y pertenecen a uno de los grupos cercanos, por eso la desconfianza de una población urgida de movilidad y cansada de tareas, se la piensa antes de decidir si enviará o no a sus hijos a la escuela.
Acerca de las consultas realizadas a través de encuestas, como forma de acercamiento a la comunidad educativa son un excelente ejercicio de escucha y de valorar las opiniones, sin embargo, debe ser construido tomando en cuenta a los maestros y directivos, así como a los niveles educativos para evitar el sesgo político o de privilegio para los sectores favorecidos con el diseño. En el formulario a los padres de la consulta actual, que cierra el 2 de octubre, se señala que permite participar varias veces y que sólo la contesta el sector de la población que tiene los medios, el tiempo, los datos celulares y que fue informado, los demás no han tenido ni el conocimiento ni la manera de participar. Se ha preguntado a varios padres de familia y no tienen idea de dicha encuesta. En sus escuelas no la han hecho llegar y de todas maneras no creen que su opinión influya mucho.
Algunas preguntas muestran cierta tendencia a la respuesta, esto es, son sugerentes de lo que se tiene que contestar, por ejemplo la pregunta 9. Usted; madre, padre o tutor, ¿siente preocupación por contagiarse de COVID-19, cuando sea el regreso a clases presenciales? Las respuestas son parte de una escala estimativa: siempre, frecuentemente, a veces, muy pocas veces o nunca, inducir la respuesta no permite conocer las percepciones de los padres, aquí lo único que se puede señalar es que tan preocupado se encuentra. La pregunta 13. ¿Considera que su(s) hija/o ha recibido acompañamiento académico de parte de su escuela a lo largo de la contingencia sanitaria? Les plantea evaluar lo que la escuela ha hecho, tal vez aun queda el resabio de juicio a los maestros, cuestionar con que finalidad se realiza esta pregunta, no es claro el propósito en un tiempo tan difícil para poder apoyar al otro con tareas y mensajes de texto, cuando cada quien esta haciendo lo que puede desde su trinchera, y así más preguntas que no se sabe qué harán con la información obtenida, además las respuestas son de acuerdo a quien le pregunte, si se observa en una plaza pública, en un mercado, en la calle, se puede ver a las familias que llevan a sus hijos a donde van, tanto a asuntos de comercio, compras o pagos, como en lo recreativo, si se les pregunta a ellos tal vez piensen que el regreso es lo mejor; por otra parte, quienes han tenido conocimiento del virus y sus consecuencias, que analizan los datos de la mortalidad y el contagio, ellos prefieren seguir como están y no arriesgar a sus hijos ni a su familia, aunque también saben que nadie vive protegido al 100%.
De igual manera, si se les pregunta a algunos docentes, directivos o administrativos sobre su opinión de un regreso a clases presencial, podemos pensar desde que punto de vista se responde, si es pensando en la protección de la salud y cierto confort o hay preocupación en los niños como prioridad, los que se encuentran solos y requieren ambientes protegidos no sólo en la salud sino también en la convivencia familiar. La constante en las opiniones del magisterio señalan esperar a la vacuna para regresar, la valoración médica ya realizada a maestros, lo que se pregunta es la edad y si tiene alguna enfermedad previa como la obesidad, hipertensión, diabetes, asma, obstrucción pulmonar, esta valoración es previa y se ha comentado que después daría paso a la realización de diagnósticos clínicos para determinar lo que proceda para la protección del grupo vulnerable.
La asociación estatal de padres de familia que tiene esta representatividad, por su parte no se une al ejercicio, tampoco confía, aunque aparezcan juntos en eventos con las autoridades educativas, ellos diseñaron su propia encuesta y su estrategia de difusión, su planteamiento no ha tenido alcance estatal y sólo circula por grupos selectos.
Esta gran decisión de un eventual regreso en este año o el próximo no debe depender de un grupo o de las opiniones de nadie, debe ser de acuerdo con la información científica proveniente de personas informadas y responsables, no de políticos en turno, garantizando el derecho de los niños a la educación, a la vida y la salud, de ese tamaño es el reto que hoy enfrentamos todos, algunos como gobierno, otros como parte fundamental del sistema educativo y el resto como parte de la sociedad.
Cierro esta aportación con una frase de Quino (1932-2020) “Sí, ya sé, hay más problemólogos que solucionólogos. Pero ¿qué vamos a hacerle?

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

Comentarios
  • LENIN MIGUEL ANTONIO MONTELONGO AVALOS
    Responder

    Las escuelas, por sus características, son un.espacio proclive para el contagio de enfermedades. Los maestros lo sabemos. Con el Covid 19 no existe diferencia. Además, los niños pueden contagiar por más tiempo y con niveles superiores de contagio. Así lo indica el estudio de Children,s National Hospital en Washington, EEUU. Otro aspecto a considerar.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar