Refundar y transformar; reanudar y reinstalar: verbos claves en este 2019

 en Moisés Aguayo

José Moisés Aguayo Álvarez*

Este retorno a clases, luego de las pasadas vacaciones decembrinas, no sólo entraña una reanudación llana y rutinaria; para el Sistema Educativo Nacional (SEN) y para la estructura completa de la Secretaría de Educación Jalisco, implica la asunción plena de la función pública, de quienes integran los nuevos cuerpos directivos y operativos que se harán cargo del trastocado engranaje de la educación.
En tanto que, a nivel federal, otras secretarías están siendo objeto de los retoques cosméticos, dirán algunos; de fondo, opinarán otros; en el estado, el servidor público promedio de la SEJ, brega en el limbo entre incertidumbres e indefiniciones. Ello, en virtud de lo que se ha leído en la prensa acerca del modelo educativo “propio” que anunció Enrique Alfaro, y aunado a la serie de desencuentros que se han venido dibujando entre la opinión y los ejes estratégicos que plantea el ejecutivo federal, y las reservas manifestadas por parte del gobernador de Jalisco; y es en medio de estas vicisitudes, que la transición en materia de educación, parece que no termina de cuajar: Perviven los pagos pendientes a numeroso trabajadores de la educación, falta de reconocimientos a quienes ascendieron a una función distinta, rezago en la cobertura de espacios, vacíos patentes en la contratación de interinos, deficiencias en infraestructura, fallos continuos en las plataformas digitales, entre otras muchas cosas.
En este escenario, un sector que se ha visto bastante afectado y del que poco se ha hablado en este clima transicional de buenas intenciones, pero poca claridad en los procedimientos (o al menos en su socialización), es el de los docentes que fueron separados del servicio, bajo el esquema del Servicio Profesional Docente. Casi al finalizar el año, la Sección 16 del SNTE, solicitó los datos de quienes se encontrasen en ese caso, a efecto de integrar los expedientes, para iniciar los procesos de reinstalación; cuestión sobre la que, a la fecha, ni los involucrados, ni sus autoridades inmediatas, tienen certezas en cuanto a los procedimientos, ni claridad en cuanto a los plazos para tener una definición clara de su situación.
Cabe mencionar que de los docentes que fueron separados del servicio, a un segmento acotado, le fue aplicado el Artículo 22 de la Ley General del Servicio Profesional Docente, que establece que, “En caso de que el personal […] incumpla con la obligación de evaluación […], se darán por terminados los efectos del Nombramiento, sin responsabilidad para la Autoridad Educativa o para el Organismo Descentralizado”, estando al término de su primer año de servicio; es decir, estando apenas en su proceso de inducción. Los alegatos del Servicio Profesional Docente, en algunos de esos casos, estriban en que los docentes no completaron una autoevaluación en línea, cuando, de hecho, algunos ni siquiera se dieron por enterados, o fueron “notificados” por las vías digitales; siendo que, algunos de ellos se vieron en la necesidad de radicar en comunidades rurales, en donde no hay señal de internet, y muchos de ellos, entregados con denuedo a la labor educativa; dejando así en evidencia la poca vinculación que existe entre el modelo de evaluación impulsado por el INEE, y el ejercicio situado y fehaciente de la labor docente.
A diez días de inaugurada esta nueva vuelta al sol, y a casi una semana de reiniciadas las labores del SEN y de la SEJ; los maestros de Jalisco, esperamos con urgencia, al menos, dos acciones de la administración entrante:

1. Saber de una buena vez, si la refundación y la transformación son verbos excluyentes, y qué implicaciones tendrán ambas ópticas en materia educativa (en cuestión de presupuestos, de programas estratégicos, de criterios pedagógicos y de ingeniería administrativa, al menos).
2. Conocer el estado de las cosas para quienes serán reinstalados en sus funciones y los términos de su reinstalación; y esto, a diferencia de lo que pudieran pensar los colegas que no se encuentran en esa situación, es de relevancia para todo el gremio, en virtud de que se estaría sentando un precedente para futuros procesos de reforma, que implicaren la estabilidad en el trabajo y la certeza laboral.

*Doctor en Educación. Supervisor de Educación Primaria. moyagualv@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar