¿Qué aprendiste?

 en Rodolfo Morán Quiroz

Luis Rodolfo Morán Quiroz*

Solemos preguntarnos al final de un curso, de una experiencia, de una aventura, de un infortunio o de alguna medida convencional de tiempo, cuál fue la moraleja de ese pasaje de nuestra vida. En lo que va de la pandemia hemos aprendido, para comenzar, a pensar de otro modo. Incluso se le ha puesto el nombre de “la nueva normalidad” y comenzamos a sospechar que esta realidad de precauciones sanitarias habrá de extenderse a muchos ámbitos de nuestro actuar cotidiano y en los planes que realicemos para el futuro.
En estos meses hemos enfatizado algunas conductas cuyos beneficios ya conocíamos, como las más básicas de lavarnos las manos y desinfectar nuestro entorno. También hemos aprendido diversos conceptos relacionados con la biología, la química, la física, la geometría, la estadística, la política, la economía. Hemos incorporado prácticas en asuntos tan básicos como transportarnos de un lugar a otro de la ciudad, cocinar, interactuar con otras personas, manejar objetos, lavar nuestras ropas y utensilios.
Muchos docentes y estudiantes aprendimos a utilizar tecnologías de las que antes ni siquiera sabíamos que ya se hubieran inventado, mucho menos los nombres y las marcas específicas. Conocimos a nuestros líderes (supuestos o reales) y nos convertimos en jueces de sus dislates o aciertos. Aprendimos a ser escépticos y a buscar otras fuentes de información. Hemos desconfiado de las personas cercanas y lejanas e incluso hemos sistematizado nuestros movimientos, nuestros planes para salir de casa y los destinos de nuestros viajes.
Dado que el virus es omnipresente, aprendimos habilidades relacionadas con todos los ámbitos de nuestras vidas. Y si no las aprendimos, al menos tomamos consciencia de nuestras acciones cotidianas. La pregunta de “ser o no ser” se relaciona ahora con la de “ir o no ir”, con la de “tocar o no tocar”, y hasta con acciones tan ansiadas como abrazar, besar, charlar, acercarse, caminar, visitar. Hemos aprendido a desconfiar de todos como posibles fuentes de contagio y hasta de nosotros mismos como transmisores de virus y enfermedad hacia los que nos rodean.
Encontramos qué actividades que antes nos parecían nimias e intrascendentes tienen efectos en la economía y en la salud y nos hemos planteado los dilemas y los complementos entre diversas áreas de nuestras vidas. Reconocimos que la interacción con las personas puede ser enriquecedora y aprovechamos para evitar aun más los intercambios sociales con las personas que nos resultan difíciles de tratar.
También hay quien ha aprendido a blandir pretextos para determinadas conductas de riesgo, y hemos aprendido a envidiar a quienes andan por la vida como si el virus no existiera, al mismo tiempo que a redoblar nuestras precauciones porque sí existe. Encontramos estrategias para aprender a distancia y para comunicarnos con otros a quienes apreciamos o que nos presentan temas que antes nos eran insospechados. Conocemos más de las historias, los afanes y los proyectos de otras personas, pues hemos tenido que buscar información y ampliar los medios por los cuales la procuramos.
Incluso hemos tenido la oportunidad y la inquietud de saber acerca de la salud propia y de los demás. Hemos visto que había cosas que funcionaban mal desde antes de la pandemia y nos hemos propuesto mejorarlas durante y después de ella. Entre otras cosas, hemos afinado nuestras posibilidades de aprendizaje al ver que tenemos límites espaciales y temporales que antes ni siquiera nos habíamos planteado.

*Doctor en Ciencias Sociales. Profesor del Departamento de Sociología del CUCSH de la UdeG. rmoranq@gmail.com

Comentarios
  • Osvaldo Pedro Santana Borrego
    Responder

    Aprendimos a conocer el valor de la corresponsabilidad, la autoconciencia y nuevas lógicas desde el punto de vista teórico como práctico. Aprendimos a conocer las normas de comportamiento grupal. Aprendimos de la memoria histórica y valorar a nuestros seres queridos. Aprendimos ser diferentes en contexto desigual. Aprendimos el valor del ser humano.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar