Problemas del ciclo que termina

 en Marco Antonio González

Marco Antonio González Villa*

Hace unos días una maestra, en pleno ejercicio de su libertad de expresión y de opinión, subió a las redes un video en el que cuestionaba y criticaba a padres, madres y estudiantes que celebraban haber acreditado con calificación de 6 sus materias y aprobar así su ciclo escolar; los argumentos que brindaba eran válidos, sustentados, invitaban a la reflexión y a buscar devenir en mejores estudiantes, pero las opiniones en torno a su mensaje se polarizaron, recibiendo comentarios que invitaban a ignorarla o, incluso, agredirla verbalmente
Pocos días después, el Presidente, dando su opinión en otro ejercicio de libertad, señalaba la importancia de regresar a clases presenciales, ya que, en sus palabras, nada sustituye la escuela y, de seguir así, el daño va a ser mayor, dejando entrever que la educación virtual, a distancia o en línea, no ofrece resultados óptimos y están representando o generando una dificultad; obviamente, la polémica también se hizo y muchas personas cuestionaron su postura.
En ambos ejemplos se ponen de relieve problemas que está atravesando la educación en estos momentos, los cuales podrían convertirse en áreas de oportunidad, sin embargo, en Psicología decimos que para que un problema pueda resolverse, es necesario que sea concebido como un problema. Y aquí vemos que, entre las personas, las diferencias hacen que percibamos el mundo y sus circunstancias de manera diferente.
Como en otros temas, se pueden referir una gran cantidad de ejemplos en los que, lamentablemente, se acentúan y se priorizan las diferencias entre los individuos, afanándose la mayoría en imponer sobre el otro o la otra el propio punto de vista, sin la voluntad de conciliar o resolver. Obviamente, cada vez que alguien se expresa encontrará un público que hace eco de sus palabras, lo cual no será necesariamente bueno o conveniente, poniendo como ejemplo los discursos fascistas o racistas. Pero, volviendo al tema de la educación, es evidente que tenemos aquí una oportunidad grande poder construir y proponer juntos, desde la diferencias, alternativas o vías de salida para la situación del bajo rendimiento y aprovechamiento escolar.
Los ejemplos señalados permiten establecer objetivos concretos del plan de mejora de las instituciones educativas, son material de apoyo basado, evidentemente, en elementos y hechos concretos. Pero, como ya se señaló, es necesario que sean concebidos como problemas, lo cual, como se observa, no es percibido así por todos y todas. Habrá entonces convergencias y divergencias al interior de cada escuela, así como entre las personas que consideran necesario opinar de todo, aunque algo les sea ajeno; no obstante, lo importante es considerar argumentos diferentes ya que sólo así se pueden abarcar y considerar más aristas de un problema. Es el primer ciclo escolar que se lleva completamente en línea y hemos retomado aquí dos problemas identificados; en caso de que la pandemia prosiga ¿quién determinará la solución? Habrá que ponernos de acuerdo. Pero se aceptan propuestas

*Doctor en Educación. Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala. antonio.gonzalez@ired.unam.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar