Para qué le sirve la investigación educativa a la escuela

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

Desde que la escuela se fue a casa, tanto salas, recámaras, bibliotecas, cocheras, patios y demás áreas del hogar se convirtieron en aulas virtuales, el espacio privado dejó de serlo para ser parte de lo público, en ese contexto, tanto docentes como estudiantes se fusionaron en un sólo ente para generar procesos educativos, es claro que en la mayoría de casos se hicieron maravillas a pesar de las limitaciones tecnológicas de las escuelas que pertenecen al sistema educativo nacional.
En medio de esa realidad (y como nunca), se desarrollaron y se seguirán desarrollando foros, encuentros, simposios, cursos, talleres, publicaciones y un sinfín de reuniones virtuales para debatir y analizar el impacto del Covid-19 en los procesos educativos, de igual manera, no faltaron las propuestas didácticas y pedagógicas para hacerle la tarea más fácil a los protagonistas educativos.
Nunca como ahora, el papel del investigador educativo y sus producciones fueron requeridas para entender la realidad escolar sui géneris emergente y con ello poder desarrollar procesos educativos viables, por desgracia, en los estados del arte había y hay pocos trabajos en ese sentido, sólo por citar al COMIE, en su XV Congreso Nacional de Investigación Educativa, seleccionaron y compilaron 109 ponencias para el Área Temática 18 “Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en Educación”, de las cuales menos de la mitad dan cuenta de experiencias y/o propuestas que sirvan de referente para entender y resolver las problemáticas con que se enfrentan docentes y estudiantes en las aulas virtuales.
Por desgracia, en nuestros contextos educativos, la mayoría de resultados de investigación no logran trascender más allá de las revistas, libros, foros, congresos, encuentros, simposios y cosas por el estilo, las posibles razones se deben a incontables imponderables, pero, para abrir el debate me centro en dos posibles explicaciones, por un lado, quienes investigan lo hacen sin pensar en poder modificar lo que analizan, sistematizan y dan cuenta en sus resultados, por otro lado, los operarios de los procesos educativos no acostumbran consultar la literatura pedagógica y, mucho menos, los resultados de investigación de algunas de las problemáticas con que se enfrentan día con día. Pareciera ser que el binomio investigación-procesos educativos áulicos es un diálogo de sordos y ciegos, el cual no ayuda mucho para la mejora continua y alcanzar los niveles de excelencia que tanto se prometen reforma tras reforma.
También es cierto que, en lo que va de la pandemia han aparecido expertos educativos que no se han caracterizado por tener perfiles académicos, mucho menos han desarrollado una investigación y sus lecturas de la realidad educativa son por demás desafortunadas, a pesar que se antepongan el mote de maestro o doctor antes de su nombre, estos personajes han hecho desde la política partidista y sindicalera educación y eso, por desgracia, no ayuda mucho a la mejora educativa de las escuelas y la realidad de docentes y estudiantes.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

  • José maria
    Responder

    En febrero empiezo mi tfg en grado de pedagogía, y lo voy a dirigir hacia la utilidad del ajedrez en la escuela y no tan solo como herramienta educativa, siempre abierto a leer opiniones enfoques, estudios etc.

  • J.Jesús Pérez Pizaña
    Responder

    La mayoría de los docentes ( Hay algunos muy buenos) nunca ha problematizado su actividad, dejan a esta, justamente en eso, “actividad” relega su riqueza implícita, en cuanto a creatividad e inhovacion, sin considerarlas a estás dentro del proceso y lo más triste,es que la mayoría de las veces ni siquiera es consciente de su existencia. El diseño de materiales educativos, propios, con sentido, le permitirán afrontar cualquier otra pandemia o situación en línea o a distancia, dado que estos materiales le serán de gran utilidad, para engancharlos dentro de la tecnología, a través de situaciones multimedia, reales o virtuales, plataformas y redes sociales. Todo ello siempre en el marco de la creatividad constante del docente.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar