Para mejorar SIMEJORA

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

Finalmente fue constituido el Consejo Técnico Ciudadano del Sistema de Mejora Continua de Educación en Jalisco (SIMEJORA), los elegidos son Julio Miguel Ángel Bazdresh Parada, José Antonio Cabello Gil, Paulina Hernández Morales, Elia Marúm Espinosa y María del Socorro Piña Montiel, el perfil de cada uno de ellos (por lo que hacen o han hecho en el campo educativo) garantiza las habilidades y competencias requeridas para ser referentes y consultores profesionales en el tema para el cual fueron elegidos.
Lo que sigue es lo más complejo, sobre todo porque el conocimento de la realidad educativa de los miembros del Consejo será bastante util para que la Comisión Estatal para la Mejora Continua emprenda acciones sin que anden por el mundo educativo de Jalisco a palos de ciego.
Hasta aquí los buenos deseos para este Consejo recién formado, sin embargo, y ahí está la duda, el gobierno de Jalisco ha dado muestras que sólo forma instituciones para aparentar una práctica democrática e inclusión de la participación ciudadana en las decisiones gubernamentales, cosa que no es así en la realidad, y para muestra tenemos lo acontecido recientemente con Comité de Participación Social del Sistema Estatal Anticorrupción, cuyas recomendaciones y evaluaciones realizadas por dicho Comité para elegir a los integrantes del consejo de la Judicatura, los diputados se las pasaron por el arco del triunfo e impusieron sus criterios políticos e intereses partidistas, eligiendo a los que ellos quisieron mediante el voto mayoritario, tuvieran o no los perfiles ideales para el puesto.
En este sentido, qué podemos esperar de las acciones que se puedan desarrollar en el Sistema de Mejora Continua de la Educación en Jalisco, sobre todo porque sabemos de las debilidades que tiene el sistema educativo jalisciense (los vacíos, las contradicciones, los déficits, los atrasos, etcétera), los cuales tienen una explicación: el insuficiente presupuesto destinado a la educación, el cual ha provocado una evidente desigualdad educativa en los grupos poblacionales más vulnerables, además de una cobertura educativa insuficiente y un rezago educativo que se incrementa cada día, entre tantas cosas más.
Por otra parte, las acciones que emprendan tanto el Consejo como la Comisión para la Mejora Continua, tendrán como destino la educación en general, pero, sin demeritar los otros niveles educativos, tendrán que apuntar los objetivos a la educación básica, ya que las principales problemáticas educativas surgen en preescolar, primaria y secundaria y éstas influyen (para bien o para mal) en el rendimiento, los resultados y la calidad educativa de la educación superior.
A manera de observación, llama la atención que cuatro de los cinco miembros del Consejo pertenecen a instituciones no gubernamentales y la educación privada, sólo una a la educación pública y, ninguno de ellos al Sistema Educativo Jalisciense de educación básica a dónde, casualmente, irán dirigidas la mayoría de acciones del sistema de mejora continua, veamos pues en que termina esta nueva iniciativa para mejorar la educación jalisciense, en tres años sabremos si valió la pena o si sólo fue pan de lo mismo y sucederá lo de siempre: cambiar las cosas y los nombres de las personas para seguir iguales.

*Editor de la Revista educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar