Nosotros y ellos

 en Carlos García

Carlos M. García González*

Me he percatado de que existe una tendencia caníbal que se está generalizando en las redes sociales, donde es posible identificar entre los comentarios en foros, en el twitter, en las noticias de primera plana, en los escándalos del canal de las estrellas, incluida la clase política y los grupos económicos que ésta representa en nuestra sociedad del espectáculo. En esta sociedad del espectáculo –dicho sea de paso– todo, absolutamente todo es una mercancía: sea la foto de un niño de Alepo, del refugiado ahogado en las playas, del último vestido de las niñas de nuestra familia imperial. Y por esta razón una noticia política puede ser oscurecida con otra de un escándalo o un rumor. El tema puede ser la reforma educativa, el uso de comillas, el color albo de una casa, el maltrato de la imagen del magisterio, el costo de la vida, el precio de la gasolina o el salario mínimo. Todo mercancía, todo espectáculo.
En esta tendencia caníbal es posible clasificar la diversidad de comentarios que se polarizan cuando sienten que sus valores u opiniones son cuestionados por otros foristas. En la clasificación de estos comentarios es factible agruparlos en dos grandes grupos: los que están de acuerdo con mis juicios y prejuicios (Nosotros) y los que están en contra de los que opinamos (Ellos). Evidentemente “nosotros” desea ignorar que para “Ellos”, Nosotros son ellos y viceversa.
Esta clasificación puede incluir desde argumentos razonados, hasta comentarios hirientes, irónicos (que no son lo mismo, pero en los foros se confunden), pasando por aquellos que literalmente “le saltan a la yugular” de alguno de ellos, ya que se opone a un nosotros implícito. De hecho, en la sociedad del espectáculo crean y hacen la opinión pública.
Tal vez, para zanjar las distancias entre ellos y nosotros solamente se requiere de una estrategia del proceso civilizatorio: LEER. Tal vez leyendo sea posible ver con mayor claridad a ellos, a los otros que no son nosotros. Tal vez en leer en nosotros las similitudes que tenemos con ellos.
Y la receta técnica de lo anterior sería que antes de juzgar la insuficiencia en la investigación mexicana de las últimas décadas habría que leerlas. Y no solo me refiero a las encargados del INEE, a los funcionarios de la SEP, a los que cobran en las oficinas donde se toman decisiones. Así, tal vez ellos se conviertan en algo más cercano a nosotros cuando puedan ejercer las nobles funciones de dirigir, coordinar, encabezar las dependencias del Estado. No solo gestionar, encargarse y cobrar. Esto de que ellos son nosotros es incómodo…

*Profesor-investigador del Centro Universitario de Los Lagos de la UdeG. carlosmmanuel@gmail.com

  • Marco Romo
    Responder

    La realidad se vive con números y esos se dan detrás de los escritorios:
    Se nos decía en el 2013 que con reformas, en el 2015 creceríamos un 4.7%, en el 2016 un 4.9%, en el 2017 un 5.2% y en el 2018 un 5.3%. Y pues se dieron las llamadas reformas y aquello que aseguraba el gobierno federal del crecimiento económico quedo en eso “pronósticos económicos”.
    Y también se nos decía en el 2013 que sin reformas, en el 2015 creceríamos apenas un 3.8%, en el 2016 apenas un 3.7%, en el 2017 apenas un 3.6% y en el 2018 apenas un 3.5%. Y pues ya vemos que tampoco se dio el crecimiento que se esperaba.
    Y la triste realidad es la siguiente, 2015 apenas crecimos un 2.5%, en este 2016 según la última revisión hecha por SHCP será de un 2.3% si es que no pasa otra cosa; y mejor le paramos a eso de los pronósticos en el 2017 y que decir en el 2018.

    • manolo
      Responder

      ok, y esto qué tiene que ver con nosotros y ellos? If I may ask?

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar