Me “canso ganso” que la educación en Jalisco mejorará

 en Andrea Ramírez

Andrea Ramírez Barajas*

Los discursos de los gobernantes se hacen emblemáticos (para bien y para mal), de acuerdo al contexto en donde estos se pronuncian, los interlocutores a quiénes va dirigido dicho mensaje y con el galopante desarrollo de las llamadas redes sociales dicho discurso se hace viral, entre el pueblo, las y los ciudadanos, entre la gente común.
Esto lo digo a partir de la frase (ya famosa) del “me canso ganso”, hay incluso algunos ejercicios semióticos y hermenéuticos en torno a dicha frase famosa y más adelante habrá tesis de maestría y hasta de doctorado en torno al “me canso ganso”.
En otro lado de la cancha tenemos al último gobierno priista que se va (porque veo difícil que regresen), les costó 18 años en recuperar la silla de la gubernatura para dejarla ir fácilmente y en educación las cosas fueron mucho peores. Ya el editor de este portal Jaime Navarro, el miércoles pasado hizo un excelente recuento de daños y desaciertos de los seis años perdidos de la educación en Jalisco y coincido con sus argumentos.
El sexenio 2013–2018, tuvo un contexto muy desfavorable para la educación en Jalisco, se invirtió el orden de una racionalidad basada en la eficiencia y la afectividad para dar lugar a una gestión basada en la figura de quien dirigía. Desde hace muchos años no sucedían cosas tan feas como las que aquí vivimos, la acumulación de adeudos a docentes después de muchos meses trabajados, la burla a las escuelas, a los padres y a la sociedad en su conjunto.
La otra gran inconsistencia del Secretario (que gracias a Dios y a los votos se va), fue la de administrar un espacio tan importante al estilo del Llanero solitario, sus colaboradores no eran tales, fueron sus cómplices o sus aliados para permitir e incentivar todo tipo de triquiñuelas, pongo de ejemplo al Coordinador de Formación y Actualización Docente, el Dr. Teodomiro Pelayo, jamás se vio que hiciera valer la posición que ostentaba, fue una figura decorativa ya que (según el organigrama), dicha Coordinación está por encima de la Dirección de Normales, de Posgrado, del sistema de Unidades de la UPN y de la Dirección de Formación continua. En seis años dicho coordinador jamás coordinó una reunión de trabajo de los personajes que se ubicaban por debajo de su nivel, ésta es sólo un pequeño ejemplo (a modo de botón de muestra) de cómo fue la gestión que dirigió el Lic. Francisco de Jesús Ayón López.
Pero el nombre del presente artículo gira en torno de otro carril, “La educación en Jalisco mejorará”, me parece que no puede estar peor, a reserva que se le ratificara a Francisco Ayón.
La educación en Jalisco mejorará no sólo por la alternancia política en la esfera federal y local, sino también porque la sociedad cada vez es una sociedad más informada y más participativa. Las maestras y maestros no estamos dispuestos a soportar un sexenio semejante al que recién concluye. El nuevo rostro de la SEJ (para que tenga éxito) debe cuidar dos grandes criterios, (sobre el estilo de gobernar):

a) Escuchar a los docentes y a todos los interesados de la tarea educativa.
b) Darle un mayor peso a las construcciones colectivas y dar lugar a las propuestas que vengan desde abajo, no prometer lo que no se puede cumplir pero proyectar de manera ambiciosa hacia la alta, como dice Hargreaves en su libro “La escuela que queremos”.

Esperamos una mejor educación en el sexenio y esperamos un mejor sexenio para la educación. Esta es la dialéctica de la esperanza en la que soñamos muchos.

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

Comentarios
  • Genoveva Armida Ibarra Serna
    Responder

    Exactamente coincido contigo Andrea… EL CAMBIO EN LA EDUCACIÓN… EN CUANTO A SU ADMINISTRADOR (Secretario de Educ.) No es una promesa y menos aún UNA ESPERANZA como lo dice el slogam del PEJE ..
    Es una necesidad y un RETO PARA EL MAGISTERIO DE JALISCO… Y MÁS PARA QUIENES SOMOS DOCTORES INTELECTUALES

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar