Los proyectos integradores en el nuevo esquema de formación docente

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Como parte de la propuesta formativa del Plan 2018 de todas las licenciaturas que oferta la Dirección de Educación Normal para formar docentes en servicio, ha incluido una modalidad de trabajo como parte de un eje transversal (aunque oficialmente no se le define así), llamado Proyecto Integrador (PI). Ya la UPN en una de las licenciaturas de antaño había incorporado la figura de talleres integradores, como espacio de construcción colectiva de conocimientos desde el hacer docente.
Y el proyecto tiene que ver con proyectar algo con alguna visión a futuro, con la intención de generar un producto nuevo que contribuya a mejorar un fenómeno o una situación determinada. Algunos atributos del proyecto integrador son: trabajo en equipo, vinculación entre las asignaturas en turno, vinculación con el contexto de que se trate, etcétera.
De esta manera, todas las asignaturas de las escuelas Normales desde la modalidad de educadoras hasta la Superior, pasando por las de Especialidades y Educación Física, tienen el compromiso de que sus docentes (a partir de un ejercicio de colegiación) faciliten una idea o una sugerencia con los alumnos a su cargo de un grupo, grado o especialidad determinada, con la intención de desplegar el diseño de proyectos integradores por año o por semestre.
¿Qué tenemos hasta ahora? Debido a que dicho ejercicio es reciente, la experiencia acumulada también nos da muchos elementos para pensarla ampliamente, se requeriría abrir una línea de investigación en el seno de las escuelas Normales (desde adentro), para dar cuenta de qué se está haciendo al respecto y cuál es su impacto.
La propuesta es innovadora en sí misma porque tiende a generar algo nuevo o algo que no había dentro de las prácticas y el estilo de trabajo en la formación de formadores. A través de una red espontánea de colegas, de informantes de las 11 escuelas Normales públicas que hay en el estado de Jalisco y del acceso a algunos videos de sesiones de trabajo, ante ello, es posible aventurar lo siguiente:

1. La propuesta de PI es valiosa en sí misma, el problema son sus distintas interpretaciones, el PI se ha tornado en una polisemia en el seno de los docentes de escuelas Normales, cada quien la interpreta y la asume tal como la entiende y, por lo tanto, hay miles de formas de definir un proyecto en construcción.
2. Son los docentes en pleno los que toman la iniciativa, las y los alumnos dependen de ello, esperan lineamientos, las temáticas, el proceso a seguir y el producto a generarse, etcétera. La organización del proceso para gestionar un proyecto integrador no surge de las ideas de los estudiantes normalistas, ellos “bailan al son de lo que los docentes formadores les van tocando”.
3. Los componentes básicos para elaborar un proyecto integrador no son únicos, pero el problema reside en el dónde iniciar, desde un problema, una necesidad, un reclamo, una política pública o solo un tema que alguien se le ocurre por interés particular. La piedra fundacional del PI es importante concebirla porque de ahí surge todo el proyecto o lo que viene después.
4. Hay trabajos brillantes, elaboración de alta calidad por parte de los estudiantes normalistas, pero dichas elaboraciones no vienen acompañadas de una ficha metodológica, aquí se trata de dar cuenta de la reconstrucción del proceso vivido, entre otras cosas: cómo se hizo el trabajo, de qué manera participó cada integrante, ante qué problemas se enfrentó el equipo de trabajo, cómo lo resolvieron, etcétera.
5. Y en el último punto, creo que es el más importante ¿de qué manera la generación de PI se vincula con el proceso central de formacion docente? Ésta es una tarea de los formadores, no de los estudiantes, ¿cómo se vinculan los proyectos integradores con la formación docente?, es bueno meterse a la metodología de las narrativas como un recurso para sistematizar lo que se ha hecho hasta ahora. En todo ello, reconozco como trascedente el esfuerzo realizado, que va mucho más allá de la simple prescripción institucional y que en esta iniciativa es capaz de tocar algunos hilos y ciertas fibras de la investigación en educación.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. safimel04@gmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar