Lidiar con la burocracia

 en Rodolfo Morán Quiroz

Luis Rodolfo Morán Quiroz*

En México no existe un “Documento Nacional de Identidad” y por lo general sólo se aceptan como identificaciones oficiales la credencial de elector o el pasaporte; documentos que difícilmente se consiguen, ya sea por la edad o por el costo. Así que en nuestro país hay muchas personas que van sin poderse identificar para trámites como cobrar un cheque, tramitar una beca, tener licencia de manejar.
Además de la necesidad de presentar una identificación, en el ámbito escolar y laboral es frecuente que se soliciten otros documentos que parecen fáciles de falsificar a juzgar por los documentos de confirmación de esos documentos que suelen solicitarse. En las instituciones educativas o en las que los egresados de la escuela entrarán como empleados, es frecuente que se solicite copia del título, o que se presente el original, acompañado de la cédula profesional. Y de ésta hay al menos dos versiones: una estatal y una federal. Y para recibir pagos es necesario que quien cobra demuestre que pagará impuestos de esos ingresos, por lo que se necesita un registro de contribuyentes.
El acta de nacimiento suele utilizarse para ratificar los datos de cada persona, que se complementan con la Clave Única de Registro de Población. Aunque estos documentos son bastante baratos y se tramitan con rapidez, también implican tiempo de gestiones para quien debe presentarlos, tiempo que se multiplica por cada vez que deben presentarse pues es frecuente que se exija que el acta haya sido emitida recientemente, sin importar cuánto tiempo ha transcurrido desde el registro de la persona ante las autoridades municipales.
En las escuelas suele solicitarse una cantidad ingente de documentos, que los padres deben tramitar y actualizar para sus niños, y que los estudiantes de más edad deberán incluir en su repertorio de documentos disponibles. Desde las actas de nacimiento, pasando por la cartilla del servicio militar obligatorio para los hombres (no existe, hasta el momento un documento que las mujeres puedan utilizar como su equivalente; pero tampoco que estén obligadas a poseer), hasta los títulos y las cédulas profesionales por cada grado académico. Desde la escasez de documentos, en México es posible pasar a tener una colección entera que esté en posibilidad de usarse para algunos trámites pero no para otros y suele suceder que para tramitar alguna identificación se requiera de otra que respalde que la persona sí nació y ahí está presente, que firma, que paga impuestos y vive en algún lugar y además, que se parece a la imagen que aparece en el anverso o en el reverso del documento de identificación oficial que no es el documento nacionalmente indiscutible.
Desafortunadamente, en pocos cursos de civismo en nuestro país se enfatiza la necesidad de aprender a tramitar estos documentos ni se discute la posibilidad de tener múltiples identidades; reconocidas o no, según el contexto, que justifiquen identificarse como egresados, como profesionistas, como trabajadores, como ciudadanos. Resulta que hay algunas de esos documentos que además tienen vigencia y caducidad, como las de docentes o estudiantes en determinada institución, como electores, como profesionales de determinada área disciplinar. Cada una de ellas requiere tiempo para tramitarse y conseguirse, con el objeto de acreditar nuestra membresía en algún grupo etario, disciplinario, de vecinos o de contribuyentes. A veces tiendo a creer que tanta credencial acaba por ser un requisito sólo para demostrar cuántas personalidades seremos capaces de recolectar a lo largo de nuestra vida civil, académica y laboral. Hasta para entrar o salir de la escuela suele solicitarse mostrar alguna identificación. Además de quienes tienen un empleo que consiste en expedir credenciales, hay quienes tienen el empleo de revisar que quienes entran o salen de las instituciones las lleven consigo con la finalidad de acceder a alguna ventanilla en donde tramitarán otra credencial más.

*Doctor en Ciencias Sociales. Profesor del Departamento de Sociología del CUCSH de la UdeG. rmoranq@gmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar