La visita del secretario Moctezuma y la educación fantasma en Jalisco

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El lunes 27 de enero del 2020 será recordado en la historia cívica de Jalisco como la visita del titular de la SEP Esteban Moctezuma Barragán a la entidad. Me enteré de dicha visita días después por notas periodísticas y por comentarios de colegas en este portal. Al evento asistieron personajes de puestos directivos y de direcciones intermedias (supervisores, jefes de sector, rectores de universidades, etcétera), no invitaron a maestros frente a grupo, tampoco a académicos y profesores universitarios, mucho menos a investigadores y periodistas especializados en atender los asuntos educativos, lamentablemente fuimos ninguneados. Mis alumnos de la Maestría en la Universidad Pedagógica Nacional, los cuales son maestros frente a grupo y directores de escuela de los tres niveles de educación básica me decían: “es que nos tienen miedo”, no, más bien se tienen miedo a sí mismos, es tanta la inseguridad y la falsedad de su propuesta sexenal para educación (tanto en lo federal como en lo local), que prefieren no invitar a maestros frente a grupo, ni tampoco a académicos e investigadores. Y con ello también lanzan una señal de lo que realmente representa (para la SEJ) el docente frente a grupo y la academia. Es claro que la educación en Jalisco es un sistema fantasma.
El sistema educativo nacional se integra de tres grandes componentes, una parte directiva que se encuentra en la parte superior, la cual es muy volátil, se integra de personas que son afines a los proyectos políticos de los gobierno en turno, PRI, PAN y hoy (para el caso de Jalisco) Movimiento Ciudadano y MORENA en el ámbito federal; la racionalidad que subyace a sus iniciativas no es pedagógica, sino política en primera instancia, y en el campo de la política tratan de cuidar que no se cuelen iniciativas no compatibles con su ideario político. En la esfera siguiente se encuentra la estructura intermedia, supervisores, jefes de sector, ATPs, etcétera; esta estructura es importante porque entre la parte superior y la parte baja del sistema, es (o debiera ser) la encargada de mediar y de facilitar las políticas públicas, es la instancia que recibe en primer término las nuevas propuestas de las reformas educativas, es la instancia a la que se invita a los eventos como el del pasado lunes, tal vez por acríticos y porque ya forman parte de la defensa del sistema. Y, por último, en la parte baja se encuentran los maestros frente a grupo, el personal de apoyo, el ejército de administrativos, ellos y ellas son los que sostienen con su trabajo el sistema, puede no haber funcionarios, ni supervisores, pero los maestros y maestras no pueden faltar.
Por eso, cuando el sistema no los convoca los invisibiliza, cuando los ignora y no son convocados y no se trata de que se invite a todos porque es imposible congregar a 80 mil trabajadores de la educación, pero si uno por zona escolar, cierta cuota por región, etcétera. De esa manera, el sistema estaría de frente ante el titular de la Secretaría encargada de resolver los problemas de los asuntos educativos a nivel nacional y las autoridades locales encargadas de ser receptivos a las propuestas federalistas, convocando al sector de la parte baja del sistema (maestros y maestras frente a grupo).
No fue así, el sistema educativo de Jalisco prefiere invisibilizarse a sí mismo por su temor al invitar a los que educan (que paradójico), ellos y ellas (los docentes) no pueden asistir a la mesa en donde se discutirán los asuntos educativos, de los que más adelante tendrán que ocuparse.
El sistema educativo de Jalisco se ha convertido en un fantasma integrado de otros fantasmas que no dialogan, solo susurran sus monólogos, esos que ya conocemos de sobra acerca de Recrea o de la Nueva Escuela Mexicana. Es triste darnos cuenta de la desfachatez y de saber que su inconsciente los traiciona una vez más. Ignorar a los que educan en una reunión cumbre con la máxima jerarquía educativa llevada a cabo en el estado, es demostrar nuevamente que la educación verdadera les interesas muy poco, es solo retórica o un evento al cual solo se invita a los amigos, a los leales, a aquellos que (se prefiere por seguridad) que no hagan olas.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

  • Ana Gloria Macouzet Becerra.
    Responder

    Buenas noches!
    Con todo respeto, no coincido y a mi me insulta que a los supervisores, como es mi caso nos trates de “acriticos” y de formar parte de la defensa del sistema”.
    El hecho de que asuma la institucionalizar, no quiere decir que coincida con las políticas definidas actualmente.

  • Roberto
    Responder

    Nunca he confiado en el oficialismo hipócrita y tendencioso, mucho menos en el Charrismo del SNTE; ser maestro frente a grupo me ha dado entender qué hay dos mundo en un mismo ente, en una misma entidad, en una misma secretaría, cual fuere ésta: salud, seguridad, comunicaciones, energética y, la más sensible, la de EDUCACIÓN.

    Han jugado las autoridades un papel muy mediocre y a la vez ambicioso, por las posiciones políticas que se juegan, dejando de lado al magisterio y abandonando a su suerte al estudiantado.

    Los puestos de confianza y sobretodo, de pagos de factura política, son de lo más grotesco, vil, vulgar y corrupto. Tanto la política y capricho del gobernador Enrique Alfaro como el de Esteban Moctezuma Barragán a nada nos lleva bueno para el SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL.

  • Salvador Maltos Blancas
    Responder

    Pues que triste es saber que solo los investigadores y docentes son críticos, hay mucha coincidencia con lo que yo pienso del sistema pero también mucha arrogancia de quien escribe y no fueron convocados los ATPs para información

  • María de Jesús Mendoza
    Responder

    Excelente artículo, solo me niego a generalizar, considero la diversidad como fuente de riqueza social. Comento porque fui convocada, me registré, no conozco a más de 30 asistentes, ninguno de ellos de “poder”. Estuve presente en las mesas de diálogo y fui portavoz de las quejas, necesidades que veo a diario y propuestas que he escuchado y atendido de mis compañeros directores y docentes. No pertenezco a ningún grupo político pero si aplaudo cuando el beneficio llega por fin a los alumnos para quienes nos dedicamos, sea del color que llegue la atención. Tengo la fortuna de ser parte de un equipo de supervisores comprometidos que no minimizamos ni hacemos invisible la valiosa labor de nuestros compañeros y queremos que nuestro sistema educativo deje de ser una prueba de ensayo y error, preso de políticas, donde el que trabaja más, el maestro, es quien menos recompensa recibe a su labor. Estuvimos ahí, exigimos, solicitamos, hicimos eco por nuestros maestros y nuestros alumnos. Saludos.

  • Miguel Angel Pérez R.
    Responder

    Les agradezco la pasión que le ponen a la defensa del lugar en donde se encentran y de la positura que asumen. Coincido con muchos de ustedes, efectivamente toda generalización es mala y de ahí una disculpa al meter lo diverso en el mismo costal.
    Que el sistema esté partido en dos grandes segmentos, no es culpa ni de ustedes ni tampoco mía, pero a partir de ahí se han generado disputas, confrontaciones por proyectos o como decía Gramsci por “guerra de posiciones”. Por último, que cada quien se responsabilice de su conciencia y de su congruencia, la postura crítica se asume en cada lugar, en cada hecho, en cada escenario social o gubernamental; es decir, no es para un ratitio se vive con ella.

    Pero no dudo que el evento al que aludo fue de cúpulas institucionales que no resuelven ni los grandes problemas ni tampoco los rezagos que hemos acumulado en educación.

    Gracias por por abocarse a leer y comentar lo que aquí se hace público.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar