La supervisión escolar y el proyecto de mejora en el marco de la reforma educativa 2022

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El supervisor de zona escolar es un líder académico, encargado de animar y de dirigir el proyecto de mejora. Su figura se inserta en la gestión educativa hacia el cambio y la mejora.
Lo primero que se le pide a un supervisor de zona es tener claro su estilo de liderazgo y el rol o el perfil al interior de la zona escolar de su demarcación, el supervisor es auxiliado por los ATP (asesores técnicos pedagógicos) y está por encima de los directores y las directoras de escuela.
Sus funciones están definidas en los manuales institucionales, sin embargo, de facto aparecen una serie de tareas las cuales no están normadas y son poco documentadas, de los cuales podríamos hablar de una especie de currículum oculto en los estilos de gestión desde la supervisión escolar.
Los supervisores y las supervisoras responsables de las zonas escolares juegan un papel muy relevante, ya que ellas y ellos son los responsables de mediar entre el diseño de políticas educativas en la parte alta del sistema y la garantía de llevarlas a cabo y ejecutarse en el parte baja del propio sistema. Esto de lo alto y lo bajo del sistema es sólo un convencionalismo para ilustrar el espacio en donde se diseñan las políticas y el otro lugar en donde se ejecutan dichas políticas.
Los supervisores escolares están en la parte media del sistema, tienen que aprender a mirar arriba y abajo del sistema, para conciliar los intereses y las necesidades de ambas instancias. En los hechos, los estilos de gestión de los supervisores escolares se insertan en una postura más ligada al autoritarismo, al abuso de la autoridad. Tradicionalmente el supervisor, ordena, dicta, dispone, pide cuentas, exige, regaña, exhibe y pocas veces (pero muy pocas veces), escucha, pregunta, consulta y acata.
Además, el supervisor escolar tiene un espacio y una posición diferente, en el organigrama de la SEJ. se coloca por encima de los directores de escuela, maestros frente a grupo, auxiliares técnicos, personal de apoyo; su salario es superior a todos los demás y sus funciones se definen a partir del liderazgo, el acompañamiento y la elaboración de un proyecto escolar de mejora para el ámbito de su jurisdicción. En los hechos, los supervisores ejercen una forma particular de poder, aparte de su salario en ocasiones reciben una cooperación de las cooperativas escolares, se encarga de gestionar apoyos para la zona, sobre todo de recursos materiales, que muchas veces se consigue oportunamente.
Los supervisores se enfrentan entre muchos otros a tres desafíos básicos:

a) Que su estilo de liderazgo sea lo suficientemente convincente de tal manera que sus subordinados actúen en consecuencia en la gestación o generación de un proyecto común.
b) Aun con la división del personal de su zona escolar, se trata de mantener unida a la zona a partir de definir la tarea con claridad y de lo que se desprende del proyecto de mejora escolar de toda la zona de su jurisdicción.
c) Tener la capacidad y resolver conflictos de todo tipo entre el personal del centro de trabajo, con los padres y madres de familia, a partir de casos concetos que se presentan en la escuela, y así poder leer, interpretar y ejecutar los distintos protocolos de actuación elaborados para resolver distintas problemáticas, todas ellas complejas.

Los estilos de gestión escolar son temas poco documentado, ha habido iniciativas de estudio de algunas instancias, como el caso de Aguascalientes a partir de Margarita Zorrilla y en SLP con Raymundo Ramírez a la cabeza. Hay experiencias recuperadas, narrativas y propuestas de trabajo que están ahí. ¿Qué tenemos hasta ahora al respecto? En el caso de supervisores escolares tenemos lo siguiente:

• La importancia de saber dirigir un ámbito determinado, respetando el contexto y las condiciones y necesidades reales de cada lugar en específico.
• Ser congruente entre la parte declarativa de las disposiciones (la lectura de las normas) con la forma de ejecutarlas.
• Aspirar a un estilo de gestión democrática aun dentro de un sistema que no lo es. El estilo democrático de gestión directiva se concibe como la forma organizar la zona escolar, de garantizar la libre participación al interior de la escuela, la circulación ideas para en el diseño de propuestas, la validez de lo que se hace, entre otros.
• Los supervisores escolares deberán estar acompañados de un equipo de trabajo que les ayude ayude a hacer investigación en la zona escolar y que garantice la recuperación y documentación de experiencias valiosas, la generación de narrativas y el rescate de la memoria histórica. En el presente de lo que se hace en la zona, de las propuestas y proyectos, de la reproducción del trabajo de todas las ideas y demás. Todo ello pensado no sobre la base de un fin mercadotécnico para la presunción, sino más bien sobe la base de una forma de auto–aprendizaje a partir de rescatar las prácticas exitosas en los estilos de gestión escolar.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. safimel04@gmail.com

  • José de Jesús Acosta Inda.
    Responder

    Excelente trabajo.
    Felicidades.

  • Fabián Zenteno Vega
    Responder

    Excelente publicación Dr. Miguel, es importante que la supervisión escolar no se vea como un acto autoritario, en todo caso ser un mediador y facilitador para el logro de los objetivos. Saludos.

    FZV

    • Adriana
      Responder

      A qué hora yven que tiempo…esto es el deber ser…pero la realidad es que estamos inundados de administración.. informe de todo..hasta rayan en la ridiculez ejemplo informes diario de asistencia y reporte por Caso COVID con ficha informativa…y los martes reportar los casos COVID de la semana con ficha informativa ???? Dios… De verdad ??? Es un solo ejemplo… Reporte de visitas mensual registro si no la realizó o cambio la fecha informe técnico …y así se nos va la vida ….aunque nos apasione lo académico…esa pasión muere apresuradamente por la exigencia administrativa ….

  • Jaime
    Responder

    Los directivos son el eslabón perdido de la educación escolar. Ninguna reforma los a tocado. Son fósiles.

  • Julián Stalin
    Responder

    Esperemos llegar a una supervisión de ese tamaño.

  • María Teresa Mota
    Responder

    Ciertamente, porque a partir de los estilos de gestión del supervisor se generan los estilos de asesoría y acompañamiento de los ATPs , una función por institucionalizar, que necesita de reforzarse para darle voz a todos los docentes que nos desempeñamos en este contexto laboral

  • Lázaro Galarza Corrales
    Responder

    El enfoque pedagógico de la supervisión es un paradigma poco utilizado en México, siempre ha existido esa posibilidad, pero la gran mayoría de supervisores no tienen las competencias profesionales para su aplicación.; Se sienten cómodos en el enfoque administrativo y desde ahí derivan un estilo de “liderazgo” autoritario.

  • Laura guzman
    Responder

    Excelente reflexión, sin embargo la carencia de algunas cosas, los obstáculos en los trabajos de gestión, la generación de maestros de cristal y la falta de compromiso, en ocasiones hacen que nos sintamos vulnerables y afectados de manera directa en esta gran labor educativa .
    El ser líder, competente prudente, tolerante y más.son características esenciales de la tira del supervisor una tarea nada fácil. Gracias por compartir esta apreciación personal.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar