La propuesta de Reforma educativa de la Cuarta Transformación en México

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El proyecto educativo de la cuarta transformación (4 T) está en crisis, aun cuando apenas lleva muy poco tiempo de su anuncio. Se ha tornado en un híbrido, el cual ha tomado cosas de aquí y de allá, sin tener claro el proyecto de origen, ni tampoco el punto de llegada de hacia dónde se pretende arribar.
Existen cuatro grandes inconsistencias en la propuesta educativa de la 4T.

a) La concepción sobre educación
Aunque los documentos surgen con visiones y versiones contradictorias y porque también, se han realizado infinidad de supuestas consultas y Foros, para darle voz a los interesados y de ahí trazar las líneas de la reforma educativa de la 4 T. Lo cierto es que las concepciones educativas al interior de los grupos cercanos al presidente López Obrador están divididos. Por un lado, predomina una visión populista de mirar a la educación con los ojos del pasado, con la nostalgia de las misiones culturales y la escuela rural mexicana (exitosa y pionera en su tiempo) pero que ahora ya no es vigente. Y por el otro lado, existe una visión académica rigurosa, que pretende hacer uso de la investigación para acoplarla a las necesidades educativas. Ambos grupos y ambas propuestas desconocen qué pasa abajo y adentro en el corazón mismo de las escuelas y en las necesidades inéditas de niños, niñas y jóvenes del presente.

b) La definición de los docentes
Desde el grupo cercano a López Obrador, a los docentes se les divide en dos bandos: los que son de la CNTE beligerantes y testarudos en sus posiciones, y los que están cercanos al SNTE (institucionales) de mejor trato y con los cuales se puede acordar cediendo. El resto del gran grueso de docentes (los docentes de a pie), parece que no existen y no es que sean apolíticos o que no tengan claridad en su filiación política y su compromiso educativo; es que más bien, no son capaces de expresar sus puntos de vista porque o se sienten representados o es tan extenuante el trabajo en el que están sumidos día a día que ya no tienen interés en meterse en asuntos de corte político, cuando la pedagogía exige y reclama.
De hecho, en las consultas, en los Foros y en los encuentros con maestros, los docentes de a deberás aparecen muy poco, son los representantes los que hablan. Esta corporación de las voces y de las expresiones hacen que el equipo técnico de López Obrador pierda piso, no sabe ante que está y no entiende la realidad educativa del país, porque no tiene ganas de verla en serio.

c) La relación con los grupos políticos y grupos de interés magisterial
Lo que han pretendido hacer y que tampoco lo han hecho bien en el seno de la élite del grupo político de la 4 T en educación, es abrir infinidad de espacios de negociación con los distintos grupos institucionales o democráticos (del SNTE y de la CNTE). En el SNTE son muy claras tres expresiones con presencia nacional, la actual, que tiene el poder (parcial) de Alfonso Cepeda con su representación formal, el grupo de la Esther Gordillo con Maestros X México y el viejo grupo que retoma la herencia de Jongitud con su hijo a la cabeza. De ahí se desprenden expresiones minoritarias, el problema de los grupos institucionales del SNTE es que todos exigen y TODOS quieren TODO el poder y no están dispuestos a compartirlo con nadie o sólo de palabra.
Del otro lado, la CNTE tampoco tiene una visión unitaria en el programa aunque si en los hechos. Los grupos o las dirigencias de Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Guerrero, por poner los ejemplos más representativos, siguen anteponiendo por causas muy justificadas, su visión regional. No se ha construido al interior de la CNTE la visión de un horizonte nacional con perspectiva estratégica debido a las luchas defensivas y a los fuertes golpes recibidos en los últimos 20 años cuando menos.
Junto a las anteriores agencias, existen grupos de empresarios, de investigadores, de sociedades de padres de familia, de Colegios de profesionistas que también ellos quieren influir en el rumbo del accionar educativo y por lo tanto, proponen y en ratos también quieren imponer sus visiones.

d) La gestión cotidiana de la vida de las escuelas
Por último, tenemos la vida y las necesidades de las escuelas de educación básica, media y superior, es ahí en donde las reformas se concretizan pero también es desde ahí desde donde surgen las propuestas y los compromisos.
A la 4 T le ha faltado un método adecuada para escuchar y consensar y, más aun, porque desde esa esfera del gobierno no tienen claro que quieren ni hacia dónde pretenden caminar. Por un lado, el titular de la SEP trae su proyecto, igualmente los subsecretarios también traen proyectos específicos y, para terminar de complejizar, el presidente electo ya en funciones trae un proyecto diferente. A quién creerle, a quién hacerle caso. Por favor, paren el mundo y primero póngase de acuerdo, ¿qué tipo de reforma educativa quieran proponernos?

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Comentarios
  • Yolanda Hernández Esteban
    Responder

    Si por o menos tomaran en cuenta a los ATP, quienes estamos cerca de los docentes y conocemos la realidad cotidiana de la tarea docente y de los problemas de aprendizaje; estaríamos cerca de una mejor propuesta. Por otro lado, algo medular en esta cuestión es que dejen de realizar mesas de trabajo con representantes que no saben lo que pasa dentro de las aulas y que sólo van de relleno a repetir lo que escuchan; el problema educativo no es consensual, es de análisis teórico-metodológico y filosófico.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar