La modalidad en línea, una propuesta excluyente

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

¿Inscripciones a educación básica, preescolar, primaria y secundaria? En línea.
Registro de adultos mayores para la vacuna. En línea.
¿Entrega de plazas vacantes? En línea.
El registro para la promoción vertical u horizontal, los cursos de formación, las becas, las tarjetas del bienestar; todos los trámites para servicios están presentando está característica, hasta la solicitud de amnistía para los presos es a través de este medio.
El registro o inscripción en línea es una modalidad vigente que se está utilizando para los procesos sociales, en educación, salud, economía y muchas otras áreas. Se ha elegido está metodología de interacción en plataformas, de llenado de formularios en páginas web, aunque esto ya existía, ahora el uso se ha generalizado, su objetivo es que la participación se genere por la “vía segura” la cual evita el contacto humano y los contagios tan peligrosos en estos tiempos.
Se perciben los beneficios de utilizar la tecnología, pero lo que no se ve, es que está generando una exclusión profunda para los que no tienen este saber, no cuentan con los recursos y que no han tenido una formación adecuada para utilizar dispositivos electrónicos o aplicaciones diseñadas para un trámite. Aquí ha fracasado la educación para la vida.
Se parte del supuesto que son tecnologías sencillas, intuitivas, fáciles, con un sólo click y ya está, pero olvidan de la carencia de medios tecnológicos, del costo de los datos, de plataformas colapsadas cuando muchos intentan entrar a la vez, de errores comunes en el llenado de formularios, como lo son el capturar mal una letra o un número y después se presentan dificultades para corregir el error. Se envían tickets pidiendo ayuda o se mandan correos, pero persisten los problemas.
El diario La Jornada lo señala: “Cinco años después de la reforma en telecomunicaciones hay 34 millones de personas que no tienen acceso a Internet. Seis de cada 10 viven en zonas urbanas, donde la falta de capacitación digital y la precariedad económica las dejan al margen. En el contexto rural, a esos factores se suma la falta de infraestructura, revela la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (Endutih) 2019.” https://www.jornada.com.mx/ultimas/economia/2020/02/18/sin-acceso-a-internet-34-millones-en-el-pais-9605.html
Es el periodo de preinscripciones, los secretarios de educación informan que será con la modalidad en línea, en una aplicación o plataforma. Que más adelante abrirán las escuelas para quien no pueda realizar el trámite. Mientras, está la incertidumbre de si alcanzaran lugar en dónde ellos requieren, además los padres no tienen los datos de escuelas próximas, dato que pide el formulario. En la página de Facebook de la Secretaría de Educación se pueden leer los comentarios de los padres con las dificultades que se presentan, “no deja avanzar”, “no deja ingresar los datos”, “tuve que abrir otro correo”, “ojalá respondan”; en este sitio son los mismos padres los que comentan, se observa una gran falta de acompañamiento asertivo.
Hace un año, los padres y madres tenían la opción de registrarse digitalmente o bien acudir a un plantel educativo en el cual entregarían documentación básica para solicitar la inscripción de sus hijos, era la directora quien ayudaba en el llenado de trámites. De la preinscripción depende el envío de recursos humanos y los libros de textos. Lamentable que sea la educación la que tenga una sola propuesta y esta sea excluyente. Para que se predica la equidad si al final se hacen medidas generales. Los teléfonos que brindan para atender las problemáticas no son contestados y los correos rara vez se atienden.
En el caso de la vacuna para los adultos mayores, se abrió un registro por medio de un link, los recuadros a llenar eran de la CURP, esto se vinculó al Registro Nacional de Población, la cual localiza el nombre de la persona, le pregunta si desea vacunarse, después despliega los recuadros de la ubicación geográfica para la cercanía al domicilio, éste es el primer paso, después les llamarán por teléfono para continuar el trámite. Se les olvida que la mayoría de ellos no son usuarios de esta tecnología ¿cuál es la propuesta para todos los de la tercera edad que no saben de esta posibilidad y que no cuentan con el apoyo familiar?
En el estado de Jalisco, los adultos mayores no tienen permitido el ingreso a los centros comerciales, está en curso una demanda ante derechos humanos por negarles el derecho humano a la alimentación, sobre todo para el grupo de personas que vive solo o con alguien que trabaja todo el día y no le puede asistir. La paradoja es que en la recaudadoras estatales si les han atendido para que realicen físicamente el pago de impuestos, ellos a la manera tradicional están cumpliendo sus compromisos.
En Zapopan, Jalisco, para el pago de los servicios de predial y agua, dinero que se requiere para la realización de obras y mantenimiento de los servicios, dada la circunstancia de los botones de emergencia sanitaria, se instalaron algunos módulos de pagos en estacionamientos amplios, el trámite se hizo arriba de un vehículo, sin tener contacto más allá de intercambiar documentos y pagos, está medida inclusiva apoyó al cumplimiento de un compromiso con el municipio. Sin embargo, para otros trámites no hay adaptación o ajustes de las medidas, son para todos y no se piensa en los que no tienen acceso por alguna circunstancia. No hay certeza ni retroalimentación en los trámites en línea. Hay que confiar y esperar que todo salga bien y, si no, sufrir las consecuencias.
Las políticas actuales de equidad e inclusión no son tomadas en cuenta, lejos de acortar la brecha ésta se ha vuelto más profunda, faltan alternativas para promover la participación de todos. Se está invisibilizando y violando el derecho humano a la educación, acaso han pensado en los ciegos, los que no están registrados o no tienen acta de nacimiento, los que tienen errores en su curp, los analfabetas y todos los grupos vulnerables. En las convocatorias no se añade un apartado para atender estos casos.
La propuesta es trabajar en el diseño de estas políticas publicas, que formen a los profesionales en prácticas adecuadas y que realicen la mediación necesaria para que alumnos, padres de familia y sociedad tengan una alfabetización digital, otra posibilidad es invertir en capacitación, por supuesto ausente en el momento actual y en el acceso gratuito y universal de internet para el uso educativo.
Este saber, el de poder participar en la vida educativa, social y pública a través de la tecnología es parte de un aprendizaje para la vida, el cual está modificando el currículo actual. Algunos contenidos de la escuela están quedando obsoletos y se requiere incorporar otros para poder contribuir al desarrollo del ser humano. Grandes retos tiene la educación actual, uno de ellos, ayudar a que las personas aprendan este saber que se está insertando en la vida cotidiana y, otro muy importante, realizar otras acciones en pro de la equidad. Tenemos que luchar por una educación incluyente que tiene opciones para todos y que brinda acompañamiento a quien lo necesita.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar