La mochila insegura

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

La mochila como objeto o instrumento que permite llevar lo que requieres a otro lugar, en este caso los útiles a la escuela, la mochila también como algo simbólico, donde cargas tus ideas, valores, necesidades, temores y horrores. Recuerdo aquel dicho: “solo el que carga el costal sabe lo que lleva adentro”.
La mochila de un niño de preescolar contiene su refrigerio que fue preparado por su mamá, tal vez un juguete con el cual desea jugar o mostrar a sus amigos, en algunas ocasiones se ha observado que los niños llevan cerillos, navajas pequeñas o cortaúñas, en este nivel no es necesario revisar la mochila, los niños por si solos comentan lo que traen sus compañeros.
La mochila de un niño de primaria se llena de inmediato con los libros de texto, con sus útiles escolares, cuadernos, lápices, lapiceras y más insumos que ingresan a su pesada mochila que a veces cuesta trabajo cargar, en ocasiones llevan refrigerio en su lonchera o bien dinero para comprar en las cooperativas. También, encuentran espacio donde meter de contrabando otros objetos de su interés.
En la escuela secundaria la mochila es más especializada, está sujeta a los horarios y tareas de los alumnos, en esta etapa del desarrollo el alumno es más autónomo, por lo que él mismo determina lo que mete a la mochila. Llevar refrigerio no es usual pero, si otros objetos de valor para los jóvenes.
Es difícil conocer lo que piensan y sienten nuestros alumnos, éste debería ser un propósito educativo, conocerlos, para poder plantear qué y cómo enseñar, el desarrollo del niño y adolescente es acelerado y acontece en la educación básica, lo que son conductas tranquilas a menudo esconden otros temperamentos, por lo que no podemos juzgar cómo es el alumno solo por su apariencia, en su interior hay un gran potencial que con un poco de motivación actuará en forma decidida. Esto a favor y en contra de los demás.
Todavía está fresco en la memoria el caso de Torreón, Coahuila y la triste celebridad del estudiante que asesinó a la maestra e hirió a sus compañeros para después quitarse la vida, se ha responsabilizado al abuelo del joven ya que las armas eran de su propiedad. Muchas preguntas dejó este hecho generando opiniones sobre lo que debe contener una mochila señalando como un contenido aspectos emocionales. Con este doloroso hecho observamos que hay responsabilidad penal para quien educa de esa manera.
Existe un anuncio del secretario de educación Esteban Moctezuma de retomar la implementación del Programa Mochila Segura, el cual tiene ya diversos antecedentes de aplicación en los estados y realización de diversos protocolos para su operación, en la investigación realizada se encuentra que el Estado de México ya tiene experiencia en la implementación de este protocolo a través de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana con el programa “Mi Escuela Segura”, durante el ciclo escolar 2016-2017 se realizaron aproximadamente 1073 operativos, en los cuales se incautó marihuana, cajetillas de cigarro, spray con gas lacrimógeno, taser (descargas eléctricas), latas de cerveza, tijeras de punta, objetos punzocortantes, plumones base tíner, cápsulas o comprimidos de medicamentos, objetos prohibidos por las autoridades escolares y cigarros de tabaco comercial” (https://www.codhem.org.mx/LocalUser/codhem.org/difus/mochila.pdf). Eso fue hace unos años, en otros operativos mencionan que ingresan alcohol en jugos, solventes en maquillaje, armas y cartuchos. Algunos hechos recientes posteriores al de Torreón, Coahuila son los siguientes:

• 21/01/2020. Un adolescente de 13 años movilizó a las autoridades después de anunciar una matanza en la escuela secundaria técnica #32 ubicada en Bonao S/N, Lindavista, en la alcaldía Gustavo A. Madero en la Ciudad de México. Su mensaje textual dice “Los voy a matar a todos los de la 32”. https://laverdadnoticias.com/crimen/Los-voy-a-matar-a-todos-Alumno-de-secundaria-amenaza-con-tiroteo-en-su-escuela-20200121-0129.html
• 4/02/2020. Intensa movilización policíaca se registro en San Nicolás de los Garza, Nuevo León, luego que un estudiante de secundaria amenazara a sus compañeros con desatar una balacera al interior del inmueble. Esto ocurrió luego que el menor denunciara a sus compañeros de la Escuela Secundaria núm. 7 “Margarita Maza de Juárez”, por hacerle bullying. (https://heraldodemexico.com.mx/estados/alumno-secundaria-amenaza-tiroteo-san-nicolas-nuevo-leon-bullying-companeros-redes-sociales/).
• 11/02/2020. Se expulsa a un alumno en Hermosillo, Sonora cuando le sorprenden cartuchos de arma de fuego en su mochila, publica en Facebook que se va a vengar y lanza amenazas en contra de personal de la escuela y estudiantes, además muestra fotos portando armas. https://www.elimparcial.com/mexicali/policiaca/Alarma-en-secundaria-por-amenaza-de-tiroteo-20200210-0006.html
• 12/02/ 2020. En la Secundaria 61 de Chihuahua un alumno publicó en sus redes sociales que no fueran a la escuela el siguiente día, esto junto a una fotografía de una pistola escuadra. La situación genero movilización de la policía así como personal de la escuela y padres de familia que prefirieron que los alumnos no asistieran a la escuela. (https://www.excelsior.com.mx/nacional/panico-tras-amenaza-de-tiroteo-en-secundaria-de-chihuahua/1363660).
• 12/02/2020. Ahora en Jalisco, en una secundaria pública, donde se presentó por segunda vez el rumor de una amenaza de tiroteo por parte de un alumno, este hecho alertó tanto al personal de la escuela, los padres de familia y las autoridades, (https://zona3.mx/sin-categoria/sej-atiende-caso-de-amenaza-de-tiroteo-en-secundaria-tecnica-45/).

Las notas nos indican con claridad una realidad amenazante, esto no sucede en lugares alejados, el daño en el tejido social avanza muy rápido y las iniciativas de las autoridades educativas y gubernamentales van muy lentas. Ya no son hechos aislados, son fenómenos sociales que se están repitiendo, los jóvenes expresan con estas conductas sus vacíos existenciales, su relación con grupos delictivos, la situación de su contexto familiar y social el cual es de peligro para todos. Las constantes en los casos son la publicación en redes sociales que revelan el estado mental del alumno y, la otra, es que tienen a su alcance armas, interactúan con ellas y desea que los demás se enteren de este poder. En algunos casos, se observa que hay canalización al área de psicología la cual va a determinar el camino a seguir.
¿Qué más tiene que pasar para que se trabaje de forma contundente en esta área?, ¿qué se ha dejado de hacer?, ¿cómo podemos contribuir desde nuestra función y rol para ayudar a mejorar la situación actual? La Secretaría de Educación se ha enfocado en el desarrollo de protocolos que señalan qué hacer ante un tiroteo o atentado, lo urgente es realizar un trabajo preventivo en el que se involucre a la institución educativa, los padres de familia, al gobierno y a la sociedad. Los niños y jóvenes a gritos y punta de pistola piden ser escuchados y la sociedad está sorda a sus necesidades, los ha dejado en manos de padres que ya han perdido la batalla, ayudemos a que retomen su misión y que se acerquen a sus hijos, tal vez pensemos que son pocos los que manifiestan estas conductas, pero con un alumno que se apoye ya habrá valido la pena.
Revisar la mochila, así como la mente y los corazones de los alumnos es imperante, no esperemos a que lleguen programas nacionales y estatales, iniciemos en nuestras escuelas las acciones que se decidan en conjunto con participación social, asociaciones de padres y personal de seguridad municipal. Actuemos de forma preventiva o después lo lamentaremos.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar