La investigación de adolescentes y jóvenes. Un desafío para todo el sistema

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El pasado congreso de investigación educativa celebrado en la ciudad de San Luis Potosí, ha dejado muchas aristas abiertas, si bien su lema central fue “La educación e investigación ante los desafíos de justicia educativa y desigualdad social”, los tópicos que se abordaron fueron (como sucede en este tipo de congresos) de todo tipo.
En lo que respecta a la investigación de jóvenes y adolescentes, dicha temática se vincula de manera natural con tres campos de conocimiento (sujetos, investigación de la investigación y educación y desigualdad) y de manera transversal con otros tantos (valores, Tics, aprendizaje y desarrollo, violencia y convivencia, teoría, formación, curriculum, etcétera).
Al respecto me parece que tenemos una deuda pendiente con este campo multidisciplinar de generación de conocimientos, o su contraparte debido a que no conocemos lo suficiente con respecto al desarrollo, necesidades y demandas específicas de jóvenes y de adolescentes, es por ello que los ajustes curriculares y la oferta formativa que oficialmente emana de la SEP como agencia encargada de proporcionar la atención educativa, están por debajo de la demanda.
Al respecto reconozco tres grandes planos para abordar dicha problemática:

• La situación actual que caracteriza o por la que atraviesan los jóvenes y adolescentes.
• Las demandas específicas en términos educativos, aquí haría una pregunta ¿qué tipo de atención escolar para qué tipo de sujetos?
• Qué capacidad y posibilidades reales tenemos de ofrecer educación de calidad aún bajo un contexto incierto, de incertidumbre y de turbulencia social y cultural.

Aunque los tres planteamientos están vinculados muy estrechamente, reconozco que los jóvenes y adolescentes que asisten a nuestros escuelas (principalmente en los niveles medio y superior), están mayoritariamente insatisfechos con el servicio educativo que reciben, los jóvenes que asisten a la escuela (pública o privada) con respecto a la atención que reciben consideran que no es el servicio y el espacio que a ellos les gustaría recibir. Por otro lado, tenemos que las problemáticas de los y las jóvenes cada vez corren más de prisa que la capacidad que tenemos de conocerlas para atenderlas, estamos ante un escenario de emergencia de nuevas problemáticas sociales (que se juntan y articulan con las viejas problemáticas), la emergencia se entiende en dos sentidos de que emergen o surgen de algún lugar del sistema y de que demandan o justifican de emergencia vías más rapadas y más efectivas de atención escolar.
Los jóvenes y los adolescentes desde hace muchos años nos han venido gritando que demandan y reclaman una escuela y una sociedad diferente, diferente a la que hasta ahora hemos construido y les podemos ofrecer, dicha diferencias tienen que ver con el respetar sus estilos ‘locos y absurdos’ de vivir en este su mundo, por adoptar un modelo de atención escolar que responda a sus actuales necesidades y por disminuir los excesos autoritarios o adultocráticos y patriarcales que caracterizan a la actual sociedad.
De esta manera, el conocimiento en dicho campo (como dicen los mercadólogos) ofrece infinidad de áreas de oportunidad que al aprovecharlas, le estaríamos ganando la batalla a varios retos que tenemos enfrente.
Lo más grave de todo lo anterior es que actualmente no existe una política pública sólida y coherente que sea capaz de responder de manera global a la demanda social, educativa, afectiva, emocional y cultural de los jóvenes y adolescentes.
Lo primero que habría que hacer es acercarnos a conocer cuál es el estado que guarda la situación social y educativa de las y los jóvenes en nuestro país, junto con repasar lo que se ha dicho y generado en este tema, para plantear al final nuevas preguntas y nuevos objetivos de acción y de indagación. Conocer para intervenir e intervenir para conocer es la actual tarea para estar más cerca del cocimiento del campo de los sujetos jóvenes y adolescentes y de todos los elementos que se conjugan en su itinerario educacional.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la Unidad 141 de la UPN Guadalajara. mipreynoso@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar