La evaluación como camino hacia el aprendizaje

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

En el marco del magno evento educativo titulado Recrea Academy el pasado 12 de noviembre de 2019, en Expo Guadalajara, como parte de la conferencia de cierre, se presentó al investigador español Miguel Ángel Santos Guerra con larga trayectoria de estudio, investigación y aportes en el campo de las organizaciones y en el tema de la evaluación, su participación se trasmite además, en vivo por Facebook live llegando con esto a un público más amplio y con esta técnica de medios se conserva el video en el espacio de la Secretaría de Educación Jalisco, ahora disponible en línea, la comunidad de aprendizaje puede escucharla y reflexionar sobre los contenidos, se puede transitar de un modelo de conferencia masiva al de autoformación individual o colectiva evitando grandes costos y desatención del servicio educativo entre otras dificultades.
Durante el evento se requirió de oídos atentos, capacidad de análisis, síntesis y transferencia para valorar las exposiciones, afectada la escucha por interferencia de audios, con un público tan diverso, permeado por el ir y venir de los asistentes a los diferentes espacios, cada ámbito con potencial, con un expositor o conversador, los que asistieron saben que costaba encontrar un lugar y mantener la atención por la contaminación del sonido que se convertía en ruido, ésta es un área de oportunidad de la organización.
En esta conferencia titulada: “La evaluación como camino hacia el aprendizaje y la autonomía” se realizan diferentes reflexiones y se comparten mensajes críticos a veces sutiles, humorísticos, fuertes y sencillos para promover el cambio urgente en educación, con un poco de esfuerzo auditivo se pudo apreciar su estilo comunicativo y con la fina agudeza de su mensaje y notas de humor logró contagiar la reflexión sobre lo que acontece en la escuela.
La crítica que realiza incluye varios aspectos del sistema educativo: a los directivos, a la escuela que discrimina y excluye, a la burocracia, al poder que te corta la cabeza, a las autoridades que preguntan a los investigadores lo que debe cambiar y no a los profesores, que luego salen prescripciones, leyes y programas, a una evaluación de la tortura.
Santos Guerra menciona que vamos a ser mejores profesionales si continuamos aprendiendo, los títulos de maestro deberían tener fecha de caducidad, con vigencia para 10 años y al término volverlo a sacar, dado que ha cambiado todo, los niños, el conocimiento, no se cambia por decreto o prescripciones, es a través del aprendizaje de esa comunidad colegiada, una escuela estancada como puede transmitir la pasión por el aprendizaje, esto por el principio del ejemplo, los maestros que no se hablan con sus colegas, como pueden decir a sus alumnos tienen que convivir o los directores que son flojos decirles a los docentes tienen que trabajar duro. Ejemplifica un proceso industrial de elaboración de autos que se dé cuenta que el hueco de las puertas y las mismas no son de igual medida, de inmediato corrige la situación, pero en la escuela hay desarticulación cuando hay docentes que no se ponen de acuerdo, que echan culpas a los de otro grado o nivel y esto puede continuar así por largo tiempo, incluso años.
Con el principio de felicidad señala que vamos a ser más felices en la medida que estemos más apasionados, comprometidos, entusiasmados en la tarea más hermosa, difícil, arriesgada, trabajar con la mente y el corazón de los niños, es necesario educar para que sean personas de bien, fueron personas muy preparadas y formadas las que diseñaron las cámaras de gas en la Segunda Guerra Mundial, sabían mucho, y ¿qué pensaron las víctimas?, desgraciada la institución que les enseñó eso. ¿Para qué queremos el conocimiento?, si es para extorsionar, dañar y explotar al prójimo, mejor no ser enseñados, la educación lleva la parte cívica y ética.
Una particularidad en la conferencia son las notas de humor que presenta para ilustrar situaciones educativas relacionadas con el tema, por ejemplo, “cuenta una persona tenía enterrado un caja con dinero, un día va a donde lo tiene y observa que han abierto un pozo y se han llevado la caja con el dinero, las huellas apuntan a la casa de un vecino el cual es sordomudo, por ello requiere a un maestro en el lenguaje de signos para que le ayude a comunicarse, al cual le dice: –ven conmigo yo llevaré una pistola y tú le dirás, sabe a ciencia cierta que le has robado y cómo no le digas donde esta el dinero te va a pegar un tiro en la cabeza–, y así lo hacen, buscan al sordomudo y el maestro le dice la consigna, sabe que le has robado y si no le dices donde tienes el dinero te va a pegar un tiro en la cabeza, y él temblando le contesta donde esta el dinero, y cuando le pregunta que ha dicho el contesta –que no le importa que le pegues un tiro–; con esto señala que con el conocimiento del lenguaje de señas lo que hace es robar y atentar con los otros.
En el tema de la calidad señala a las escuelas que obtienen mejores resultados rechazando a los alumnos que son migrantes, que tienen dificultades o barreras para aprender, pidiendo a algunos estudiantes que no asistan el día que se presenten las pruebas, esto es una escuela que hace trampa y que la nota de calidad es falsa. Muchos confunden evaluación con clasificación, con selección, control, tortura y la evaluación es otra cosa, es conocimiento para mejorar, es incluyente, propositiva.
Denuncia que estamos viviendo una cultura neoliberal que contradice todos los presupuestos de la educación, individualismo, competitividad, obsesión por los resultados, relativismo moral, imperio de las leyes del mercado, la escuela y los profesores debe ser contrahegemónica, solo a los peces muertos los arrastra la corriente.
Sobre el papel de los directivos, supervisores o jefes de sector primero se pregunta cuáles son los motivos que tienen para querer alcanzar el cargo, algunos son nobles, otros no tanto, señala: “Es una tragedia cuando los que tienen que acelerar el motor se convierten en el freno, cuando en lugar de haber personas en el liderazgo que motivan, impulsan, son jefes tóxicos que señalan, humillan, silencian, solo tiene autoridad aquella fuerza que hace crecer a la comunidad, coordinar, dialogar, escuchar, aprender, amar, participar, estimular, innovar, sugerir, proponer, crear, felicitar”.
Sobre los componentes del sistema menciona que, por un lado están los profesores, los directores, los investigadores y los gobernantes, estos últimos cuando quieren cambiar la escuela le preguntan a los investigadores, y dan prescripciones, prescripciones, con capítulos y artículos y se olvidan de quien es el profesional de la educación.
Pregunta, ¿por qué funciona este sistema de prescribir?, y su respuesta es: “porque es gratuito, nada cuesta decir que los profesores atiendan a la diversidad, tantos alumnos por aula, nada cuesta decir, el día que se publica la ley se puede pensar en tocar en tres partes con una varita mágica al profesor: en la cabeza para que la entienda, en el corazón para que se apasione y en la mano para que lo haga, pero como no lo tocó nadie se va para la escuela y analiza la evaluación, es continua, por consecuencia los errores que antes hacía por periodos ahora los hace continuos”.
El modelo que propone es el del profesor como la pieza clave, él es capaz de comprender, diagnosticar, de decidir y qué hace el gobernante, le da los medios y le ayuda. La evaluación es más potente hacia abajo y menos hacia arriba para la mejora, si la evaluación es impuesta y externa poco cambia, si es iniciativa de la propia escuela comunidad la hace más potente, y si es interna con facilitadores externos mejor aún. Una experiencia argentina que comparte de un instrumento insólito, escribir una carta personal a nuestra escuela, en qué manifestamos nuestros deseos y necesidades, los maestros han escrito: querida escuela cuando me levanto cada mañana para ir lo que me gustaría y lo que menos me gusta de ti, ya se están haciendo propuestas.
La parte de preparación y desarrollo del evento concluyó con el éxito de compartir espacios, foros, de escuchar a conferencistas internacionales, con el encuentro con maestros de distintas partes del estado, cumpliendo la finalidad de divulgar experiencias exitosas de gente que por muchos años ha formado comunidades de aprendizaje; ¿qué sigue ahora?, considero evaluar de forma honesta, amplía y sistémica el estado real de la educación en el Jalisco, atendiendo los problemas urgentes de los maestros, entre ellos la falta de pagos y cierro con la propuesta de Santos Guerra: “lo que corresponde a los gobernantes es que den mejor formación, menos alumnos por aula, mejores sueldos, condiciones, mejor escuela y no me vuelvan loco con tantas prescripciones, eso es parte un modelo desprofesionalizante”. Solicita se le invierta a la formación, que no somos maestros para toda la vida y requerimos renovarnos para seguir enseñando.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

  • Beatriz Alejandra Siliceo
    Responder

    Estoy de acuerdo. Actualización, menos alumnos, mejor paga, menos carga para poder crear mejores actividades, menos papeleo administrativo, corresponsalilizar tanto al alumno cómo a los padres en lograr mejores resultados por el tiempo que los alumnos dedican a estudiar, alimentarlos y educarlos bien, entre otras cosas.

  • Angela Maercader Castillo
    Responder

    Mil gracias por sus aportes que nos llevan a la reflexión sobre nuestra labor en la educación..

  • Irma
    Responder

    Fabuloso artículo.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar