La escuela como antes de la pandemia

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

Pues sí, sabíamos que la fecha para el regreso a la normalidad escolar tendría que llegar algún día, hecho que, por indicaciones de la Mesa de Salud y el gobierno de Jalisco sucederá a partir de la próxima semana (16 de noviembre), salvo, por supuesto, de aquellas escuelas donde los grupos sean mayores de 40 alumnos, y que, además, no cuenten con ventilación adecuada y que el estado físico de las mismas no sea el óptimo, ya bien sea por la falta de servicios básicos, por estar en reconstrucción y cosas por el estilo, aquí se seguirá operando de manera híbrida o en el formato que mejor se adapte a las escuelas. De igual manera, seguirá siendo opcional y voluntaria la presencialidad de estudiantes en las aulas y la familia auto gestionará el aprendizaje con el apoyo de herramientas en línea, pero con la condición de manter comunicación con los docentes para la entrega de trabajos y la evaluación del proceso, en el caso de las universidades, éstas regresarán al 100 por ciento cuando así lo decidan.
Sabemos que este cambio radical se debe principalmente al tema de la economía, cuya prioridad es vital para el gobierno de Jalisco por aquello de sus alianzas explícitas con las cúpulas y grupos empresariales, las medidas se deben, entre otras cosas, por lo que implican eventos como el Buen Fin para la reactivación económica, qué decir de los eventos deportivos y culturales en puerta (Torneo de tenis Akron WTA, liguilla del futbol mexicano, la participación de Charros en la Liga Mexicana del Pacífico de béisbol, las finales de basquétbol), la FIL, amén de las posadas, fiestas navideñas y de Año Nuevo.
Independientemente de que estas medidas impuestas se construyen desde lógicas y consejeros diversos, todo ello debido a que cada estado y punto geográfico del país lo entiende y lo aplica a su modo, lo que en algunas partes se permiten en otras se prohíbe o, para que no se escuche tan fascista, se tolera. Qué decir de eventos como el desfile del Día de Muertos en la Ciudad de México que reunió, a decir de los organizadores, poco más de un millón de personas distribuidas desde el Zócalo hasta el Campo Marte o, el Gran Premio de Fórmula 1 con los 371 mil fanáticos que celebraron (codo con codo) el tercer lugar obtenido por el Checo Pérez, así como las 100 mil personas que participaron en el Red Bull Show Run por el mismo Checo en una pista improvisada entre El Ángel de la Independencia y la Diana Cazadora, no menos congregados estuvieron los antros, restaurantes y la mayoría de escuelas para los festejos del Día de Muertos y, el aún vigente, Halloween.
Caso contrario a todo lo autorizado en Jalisco, no se llevará a cabo el desfile del 20 de noviembre, tampoco se permitirán las fiestas patronales, las del Hijo ausente, las posadas, kermeses y fiestas callejeras, las peregrinaciones y habrá restricciones para eventos sociales de más de 800 personas, lo que queremos ver es cómo le harán las autoridades para evitarlo, ya que, ello tiene que ver con la vida propia de pueblos y comunidades en cuanto a la cultura específica de la comunidad, el fenómeno del retorno de los hijos y familiares que se encuentran lejos de casa, ya bien sea por trabajo o estudios tanto en México como fuera del país, es parte esencial de su cotidianidad y no hay manera ni poder humano que pueda evitarlo.
El hecho de permitir el regreso a las escuelas con el 100 por ciento de estudiantes y personal educativo, sin duda, que da un respiro a las familias e implica poder regresar a la normalidad para que sus hijos pasen toda la mañana o la tarde en las escuelas y, de una u otra manera, se desentienden de la responsabilidad que implica el modelo híbrido y la educación a distancia, lo cual ha sido desgastante para ellos, principalmente para quienes se han sumado a los procesos educativos de sus hijos desde casa.
Veremos pues, en los siguientes días o en lo que resta del ciclo escolar, cómo se comportan las dinámicas de las escuelas, qué tanta capacidad se tiene para contener a toda la población y si es que, temas pendientes como la segunda dosis de la vacuna Cansino a docentes y personal no docente, además de la limitación de espacios y la sana distancia, el suministro oportuno y suficiente de productos sanitarios, así como las prácticas aprendidas o no aprendidas para el autocuidado y el cuidado de los otros no son un problema a la larga y tengamos que dar marcha atrás si es que se generan contagios colectivos, obviamente que es lo menos deseado pero, a decir de expertos, tampoco se pueden descartar, al tiempo.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar