Jubilados del 2021, efectos de la pandemia

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

Dedicado a familiares, amistades y colaboradores
que inician su prejubilación.

Los jubilados del 2021 se van este 1 de octubre, dejan el servicio educativo, han ingresado su prejubilación, el sistema de administración les pide firmar de una vez su jubilación que surte efectos al 1 de enero de 2022, los compañeros y compañeras con sus ojos iluminados miran hacia el futuro de frente, no quieren mirar atrás ni para tomar impulso. Les aguardan ya impacientes sus familias con proyectos de viajes y descanso.
Se da paso a las nuevas generaciones, ingresan al servicio con toda su energía, así como un día llegamos los que hoy pintamos canas, sin embargo, se van biografías que son un tesoro en cuanto a la enseñanza y la gestión. Muchos desarrollaron habilidades, son expertos en su campo, crearon método y teoría aplicados con disciplina y perseverancia, que hoy se llevan con ellos, no hay libros de su vida, ni llamados a compartir su experiencia, son sus alumnos y compañeros los que hoy le reconocen. Cada cultura tiene su manera de apreciar a los mayores, algunos jóvenes impetuosos y soberbios señalan a la vieja guardia, sin saber que se condenan a sí mismos cuando al pasar de los años llegan a este momento.
Esta generación que ahora se jubila ingresó al servicio a mediados de los 80, fueron estudiantes de las escuelas Normales públicas sin el antecedente de preparatoria, algunos de telesecundaria egresados de las licenciaturas en agronomía u otras carreras, en los 90 experimentaron la primer reforma con la Modernización Educativa que implementaba el método de proyectos, una línea de valorización de la función social del maestro con Carrera Magisterial que mejoró los salarios, después pasando el año 2000 llegarían los enfoques de competencias en los diferentes niveles, hubo cambios en los planes y programas y un asomo de tecnología educativa, en 2013 padecieron la mal llamada reforma educativa, fueron evaluados y conocieron los concursos de oposición para ingreso y ascenso, llegó el programa por incentivos pero pocos los alcanzaron, en 2018 les alcanza a tocar la Nueva Escuela Mexicana impregnada de pandemia y de educación a distancia que se desató en 2019.
Toda una vida, es una generación flexible que se tuvo que ajustar a los cambios generados en la política educativa que sabe dictar el rumbo y luego se le dificulta prever los recursos y considerar las variables. La Nueva Escuela Mexicana ha estado influenciada por la pandemia, ha tecnologizado la relación maestro-alumno, se perdió el sentido de la rutina diaria presencial y esto ha propiciado desapego educativo para muchos trabajadores de la educación que. al igual que algunos niños, ya no quieren regresar a la escuela.
Los maestros que ya habían cumplido con los años de servicio requeridos por la ley, en la reforma al sistema de pensiones de 1997, ya sea con eligiendo las cuentas individuales, las Afores o con el anterior régimen amparados en el décimo transitorio, decidieron que vida solo hay una y que ya deseaban retirarse, sobrevivientes de la pandemia y saben lo que es ahora quedarse en casa, además de experimentar dificultades con las redes sociales como medios de enseñanza.
Continúa vigente el tope salarial aplicado para quienes ganen más de 10 salarios mínimos, aquí no hay pensiones doradas, muy pocos pueden ser jefes, directores o diputados a la hora de jubilarse y cargarle su pensión a los recursos públicos. La buena noticia es que la corte determinó que se apliquen los salarios mínimos en vez de UMAS. Por esta causa, del tope salarial, hay trabajadores de la educación que se resisten a retirarse, años pasan y ellos permanecen inalterables viendo pasar el tiempo.
La SEP encarnada en las autoridades educativas, sus escuelas, aulas y comunidad educativa les despiden deseándoles salud y gocen de la recién adquirida libertad. Les tocan las golondrinas, esta letra les conmueve profundamente ya que en educación dejaron sus mejores años, la juventud, los sueños, los anhelos de cambiar mundos, dejan huella e historia, son los compañeros cercanos, de la zona o de su escuela los que se encargan de las despedidas, a manera de ritual se festeja el momento especial, entre lágrimas, música y regalos se despide al compañero.
Para la sociedad y el mismo sistema educativo el maestro es reemplazable, así lo señalan los procesos cíclicos de admisión, se cierra un ciclo y se abren otros nuevos, por esta característica del sistema de renovarse es que tenemos que valorar el cuidado personal y las previsiones para la jubilación, para no caer en los excesos de trabajo y estrés que dañan el cuerpo y luego esta etapa de plenitud sufren de deterioro de la salud.
Por otra parte, es el sistema educativo expulsor de maestros, éste que no valora o estimula a quienes que han dejado la vida en la escuela, es el sistema y sus formas que son fondo, anima a te vayas apenas cumplas los años de servicio o un poco después, de acuerdo al tipo de pensión con que se cuente, que si el décimo transitorio o las Afores, cada quien saque su cuenta. Cada etapa educativa ha tenido su manera de hacer correr a los maestros de su sistema, si fue en la reforma educativa la evaluación punitiva que jubiló prematuramente a muchos trabajadores que no quisieron enfrentar el proceso.
La SEP está presente en el entramado administrativo con sus normativas frías, objetivas, en las problemáticas con los padres de familias, también tiene una faceta que te da dolor de cabeza cuando no sabes que hacer ante un padre que no coopera y un niño que presenta barreras del aprendizaje o no asiste, no es sencillo atender a la diversidad, es una Secretaría que en ocasiones muestra su rostro de carencias de recursos humanos y financieros, son muchas las necesidades y pocos los recursos, hay olvido y descuido. Se muestra ingratitud cuando se presentan problemas legales o jurídicos que entonces el directivo o docente desean irse lo antes posible.
Existe una desvalorización de los recursos humanos propios en las administraciones públicas, se ve hacia afuera y no hacia adentro, para cursos, capacitaciones, para puestos directivos son llamados los egresados de instituciones privadas o designados por trabajo político y no se toma en cuenta el talento al interior de las escuelas.
Es tiempo de agradecer, por las horas compartidas, los logros obtenidos que se quedan escritos con tinta indeleble en cada historia, por los obstáculos enfrentados, los pasajes oscuros cuando deseas fervientemente los problemas terminen, esos instantes difíciles en el servicio educativo. Hay que hacer el recuento de lo positivo, de las enseñanzas y los aprendizajes, no estacionarse en el recuerdo o la nostalgia, mejor rejuvenecer con un nuevo sol y una nueva vida que hoy les brinda la oportunidad de hacer cosas diferentes.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

  • Lourdes Ceròn Melo
    Responder

    Una triste realidad de aquellos que aspiramos alguna vez a retirarnos de una misión de vida , las reflexiones son intensas en este texto y realmente me tocó fibras muy sensibles de tan lamentable realidad de los maestros federales.

  • Amparo
    Responder

    Muy buena reflexión, se me ocurre que cada jubilad@ diera un taller a los maestros de la escuela que dejan sobre sus estrategias y métodos de enseñanza que conocen, porque todo eso se va perdiendo, Felicidades por su artículo

  • Rosalina Tzitzihua Hernández
    Responder

    Leo y parece que me hubieran tomado de la mano y llevado a una sala donde veo pasar ante mi, la película de mi vida. Todos los momentos, la transición de una etapa a otra, se me llenan los ojos de lágrimas por recordar momentos tristes y otros más de dicha. Al recordar todo lo que aprendí en este camino me fortalece interiormente aunque físicamente mi cuerpo no sea el mismo. Gracias por plasmar esta trayectoria que muchos han tenido de manera tan hermosa.

  • ENEDINA ORTEGA OROZCO
    Responder

    Excelente reflexion me identifique con ello. Dejamos nuestra vida en cada espacio que recorremos a lo largo de la vida laboral. Y el sistema frio como siempre pero cada maestro rico en saber y experiencias. Y bueno a esperar la decision de retirarme.

  • Maria Susana Rico de la Mora
    Responder

    Gracias por éste artículo tan real, tan lleno de verdades describiendo perfectamente el proceso vivido de 35 años de servicio en el que dejé años de mi vida, tiempos que quite a mi familia y que ahora regresaré, ahora que aún me siento fuerte y con mucho que dar para ellos pero sobre todo para mi misma, satisfecha de haber de mi labor docente y directiva, dando siempre lo mejor con apasionamiento de amar la labor docente, satisfecha de los logros y experiencias adquiridas .

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar