Home office #quédate en casa

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

EL home office o trabajo en casa está en boga debido a todas las medidas sanitarias para protegernos de la inminente contingencia del coronavirus o COVID-19, las dependencias educativas, gubernamentales y empresariales han tomado la decisión de que no se acuda a los trabajos por el riesgo de contagio, ya que las actividades se desarrollan en grupos y espacios pequeños, la orden de #quédate en casa ya no es sugerencia, es un imperativo la necesidad de reducir la movilidad y así disminuir la afectación.
En educación se desarrolló una guía que propone un plan de acciones el cual pretende que de forma conjunta, profesores, alumnos y familia estén comunicados y trabajando desde casa. El 17 de marzo en un CTE extraordinario en Jalisco se realiza la propuesta que se hace para fomentar aprendizajes con actividades a distancia. La red social de WhatsApp es la que está permitiendo conectar a los estudiantes con la escuela en un acto de corresponsabilidad, así es como la educación a distancia está dando un salto cualitativo, esta modalidad ha estado presente en la educación media superior y ahora se potencia en la educación básica.
Esta forma de trabajo desde casa no es nueva, mi madre cosía ropa para la comunidad donde vivíamos, uniformes escolares, vestidos, pantalones y con su máquina de coser, telas e hilos aportaba a la economía familiar con el trabajo desde casa, esa máquina y su mesa de corte eran la oficina, tenía una buena organización para enviarnos a la escuela, las comisiones de los que nos tocaba realizar, la elaboración de alimentos y el tiempo que le dedicaría a la costura. Este ejemplo no es único, las familias que en su hogar preparan comida y la ofertan en sus entornos, en el sector educativo tuve la experiencia de una reunión de madres de familia en una comunidad entre Jalisco y Michoacán, durante la asamblea pude observar las manos ágiles que con pequeñas cuentas, alambre y una pinza hacían rosarios, no era alto el pago, pero ellas ayudaban así a su economía, les llevaban el material y desde su casa o reuniones trabajaban, amén de otros ejemplos que puedan surgir.
Esta modalidad de empleo es un cambio de paradigma del trabajo formal que se generó desde la revolución industrial sujeto a horarios y supervisión, se ejecuta con horario flexible, empleados en posición remota unidos por medio es una comunicación tecnológica, se garantiza el salario siempre y cuando se obtengan resultados ya que es necesario ser productivos. El home office o trabajo en casa no es para todos, muchas personas de varias industrias van a parar y su sueldo depende de la productividad, de sus ventas, de los servicios que ofrecen por lo cual se verá afectados sus ingresos y economía.
La consigna de #no son vacaciones y #quédate en casa para empleados federales y estatales, así como algunas empresas implica un nivel de confianza, te piden lo impensable, vete a casa, no te arriesgues y desde ahí ejecuta tu plan o acciones encomendadas. Hay que valorar la bendición de un trabajo el cual se puede desarrollar en cualquier sitio. Otros servidores públicos, el sector salud, los de emergencias y de otras industrias no podrán hacer esto. En educación existe saturación y estrés, a diario se acumulan las actividades organizativas y administrativas, con esta propuesta se pueden atender estas tareas que también son vitales. Nos hemos quejado de falta de tiempo para planear, acompañar, elaborar un proyecto, realizar evaluaciones, podemos aprovechar estos momentos, la autoformación también es una opción en el #quédate en casa buscando los recursos, herramientas, talleres, diplomados que se ofrecen en línea. Se pueden enlistar las prioridades en conjunto con su equipo, se reconoce que falta capacitación especializada la cual nos forme en plataformas de trabajo simultáneo cada uno desde su espacio como son Clasroom o Webex, se detecta una gran área de oportunidad para el desarrollo profesional. Si bien muchos no tienen computadoras portátiles, un internet con cierta velocidad o una tableta con las aplicaciones necesarias si existen estas necesidades teniendo presente que estamos educando a una nueva generación la cual va a poder trabajar de diferentes formas y una de ellas será el home office.
Las ventajas son que se evita el desplazamiento, ya no se sufre con el tráfico, las distancias, el costo de los trasportes, no se requiere vestuario especial para salir, se ahorra en comida ya que se consume lo que se prepara en casa lo cual es saludable. Otra gran ventaja es ser uno su propio jefe al administrar el tiempo y las actividades estableciendo los horarios que se consideren convenientes con períodos de receso y comidas.
Una desventaja de esta propuesta es donde no existen las condiciones para poder desarrollar el trabajo solicitado, ya que no todos poseen computadoras portátiles o conectividad, en ocasiones estas propuestas favorecen a un segmento de la población que tiene mayores oportunidades. Otro riesgo es no tener disciplina personal y posponer la actividad, sin establecer un horario u organización de actividades con el factor de que el entorno familiar sea un distractor, además el estar sentado o con poca movilidad es otra desventaja la cual se puede disminuir si se hacen pausas activas.
La administración de los servicios estatales y municipales pretende desarrollar con la modalidad de permitir a sus empleados no se presenten y hagan home office dado que corren riesgos, tienen hijos que no van a las escuelas, sin embargo, queda la duda de que trámites de importancia se queden estacionados y no salgan los presupuestos, obras, gestiones necesarias y se cause inactividad, por ello es necesario transparentar esta acción, que ellos también realicen su plan de atención de la comunidad utilizando los avances tecnológicos.
En la población hay diferentes alternativas: entrenar desde casa es la posibilidad para deportistas, eso implica que seguirá las rutinas establecidas. Los psicólogos pueden explorar las consultas y terapias online, los pacientes no abandonan el trabajo que están haciendo con ellos mismos y su terapeuta les ayuda en la distancia, a los que se les dificulta estar en casa conviviendo con su familia requieren ayuda con el enclaustramiento y la convivencia familiar. Los contadores con el trabajo de declaración de impuestos ahora en la oficina improvisada de su casa. En el tema de las ventas ya hay un alto número de ellas que se realiza online, tal vez los pequeños comercios podrían ofrecer sus productos de esta forma evitando así el cierre de sus negocios. Se requiere ser solidarios ante el desencadenamiento de afectaciones a la economía.
Somos un gran ecosistema afectado por un virus, por la acción pequeña de algunos que repercutió en todos y está colapsando todas las áreas, pero al igual pequeñas acciones a favor pueden hacer la diferencia, si se sanan partes del sistema esto va a repercutir positivamente en el mismo, mi deseo y esperanza es que ahora desde casa se va a gestar una nueva forma de relación sanadora con nosotros mismos, el entorno, los demás y los ambientes sociales. Que este tiempo de #quédate en casa sirva para reflexionar sobre nuestra aportación para modificar el rumbo de la humanidad y del planeta, el cual a gritos pedía una pausa.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. meipe1gsm@gmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar