¡Habemus minister! Cambios en la SEJ

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

El pasado jueves 30 se despidió como secretario de Educación Jalisco Francisco de Jesús Ayón López, lo hizo en el Centro Educativo para Altas Capacidades (CEPAC) entre lágrimas y aplausos de un público cautivo y aplaudidor, paradójicamente al mismo tiempo un grupo de padres de familia cerraban un tramo del periférico oriente para exigirle la construcción de una escuela en Tonalá, que es una de tantas que funciona con aulas móviles y cuyo tema de campaña no pudo resolver en su totalidad.
A decir de él mismo, se va satisfecho de haber cumplido cabalmente con el encargo y, orgulloso de sentirse parte del inicio de la mayor transformación de México con la reforma educativa desde tiempos de José Vasconcelos.
Apuntó los pendientes que deja como acrecentar las escuelas para niños con altas capacidades, avanzar con escuelas bilingües, robótica y pensamiento lógico matemático. Además de crear un sistema de educación superior que aglutine tres acciones que realiza la SEJ: comunicación y lenguaje, construcción del pensamiento lógico-matemático y liderazgo de los directivos.
Fuera de su autocrítica ligth en los medios (salvo si están anotados en el informe entregado al gobernador), están ausentes, entre otras cosas, la falta de maestros y demás personal en la mayoría de escuelas de educación básica y superior, igualmente el deficiente e inoperante funcionamiento de las áreas de actualización y capacitación de maestros, ATPs, directivos y supervisores ligadas al Servicio Profesional Docente.
Llama la atención cómo la SEJ (al parecer) es un tema menor en comparación con la Secretaría de Salud y la Fiscalía del estado, en la SEJ tuvieron que pasar cinco días de la renuncia del secretario Ayón para nombrar oficialmente a su sucesor, se trata de Alfonso Gómez Godínez, actual Coordinador General, operador de la mayoría de asuntos espinosos y pendientes de la SEJ, entre otros el de los pagos atrasados a maestros y la renovación del posgrado.
Al maestro Alfonso Gómez Godínez, con un perfil académico, (ya que es economista por la universidad de Guadalajara y cuenta con dos maestrías y múltiples diplomados en instituciones como la Universidad Anáhuac, el CIDE, el ITAM, la Universidad Iberoamericana, la Universidad Complutense y, además, es docente y ex presidente de Economía en la Universidad de Guadalajara y catedrático en la Universidad Autónoma de Guadalajara), le toca reordenar las cosas que dejó de lado el estilo impuesto Ayón, principalmente temas como la comunicación social, la operatividad eficiente del Servicio Profesional Docente, las mejoras a la educación Normal, la UPN y el posgrado.
Es cierto que personajes como Francisco Ayón arrasan con todo y no permiten que nada crezca a su sombra, ojalá y que la SEJ sea la excepción y que ahora si se piense en los maestros, los alumnos y las escuelas, que en los siguientes 12 meses sepan hacer las cosas, que escuchen a los protagonistas, que identifiquen las deficiencias y que actúen en consecuencia.
Hay un dicho de rancho muy sabio: el que se va sin que lo corran regresa sin que lo llamen, esperemos que el dicho tampoco aplique por esta vez y si regresa el que ya se fue, solo sea para cubrir las dos plazas que tiene como maestro y, que en ese retorno sepa enseñarles a sus alumnos lo que aprendió como presidente municipal, como secretario de educación, como representante del gobernador en las múltiples comisiones, como diputado, senador o cualquier puesto que le den de mayor peso que la SEJ o, incluso lo que aprendió en la institución que le dio la licenciatura como maestro de primaria.
A ver cuándo, las autoridades de los siguientes gobiernos en Jalisco piensan en un secretario de educación que no tenga más aspiraciones y ocupaciones distintas a las demandas de las escuelas, los maestros, los alumnos y la sociedad en general en materia educativa que no es poca cosa y se garantice que dure los 6 años, asunto que no ha ocurrido por estas tierras desde que nació la Secretaría de Educación Jalisco allá por la década de los ochenta.
El pasado de la SEJ de este gobierno duró solo 5 años y el futuro será menos de un año, en el cual se tiene de dos sopas, hacer lo mismo que fue poco o hacer cosas diferentes que puede ser mucho en tan poco tiempo. La decisión la tiene Alfonso Gómez Godínez que (afortunadamente) no aspira políticamente a más cosas en el corto plazo que no sea cumplir con el encargo que le llega de carambola y, por lo tanto, está en sus manos trascender de manera significativa en la educación pública jalisciense, en los maestros, los alumnos y la memoria de las escuelas, al tiempo.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

  • Gloria Gps Torres Cota
    Responder

    De acuerdo!!! Cambiará la Dirección de Primarias??? Ojalá se acaben los pecados de omisión que tanto se cometen en esta dependencia…

  • Martha Meza
    Responder

    Me parece que el lic. Alfonso tiene mucho que ofrecer para la mejora de Umberto verdadero apoyo a la educación en Jalisco. Esperar que su línea política le permita hacer un buen trabajo.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar