Fortalecer las escuelas Normales públicas

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

La política educativa nacional anuncia nuevo trato a las instituciones de formación inicial de los docentes.
Desde ese frente de gestión seguramente vendrán buenas cosas para esas beneméritas instituciones.
Las Normales públicas tienen como misión para el sistema formar profesores de calidad en los ámbitos científico, técnico, filosófico, ético, social y cultural.
La docencia para la educación básica requiere de revalorización, requiere del status profesional que le ha sido raptado por políticas educativas equivocadas.
La semana anterior, en el contexto del debate en la comisión respectiva y en el Congreso sobre la modificación al artículo tercero constitucional hay voces de poder ejecutivo y el propio secretario de educación pública en el sentido de fortalecer la educación Normal pública.
Como telón de fondo el bloqueo a la cámara por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la toma de estaciones de ferrocarril y los paros parciales en Michoacán, la intransigencia de los liderazgos; como antecedente, el cobro de factura al apoyo en la campaña que se dio al partido Movimiento Regeneración Nacional y al propio candidato hoy presidente.
Como antecedente, las heridas abiertas del golpe permanente de la administración anterior y las hordas mediáticas, la política contra el magisterio y la práctica de la máxima salinista de ni los veo ni los escucho , la desaparición de los 43 normalistas de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, el desalojo de los docentes del zócalo y la movilización de la policía federal contra los maestros en estados como Oaxaca.
La CNTE, en su estrategia de estar en desacuerdo con todo, corre el riesgo de seguirle el juego a la derecha Prianista e inmovilizar el cambio constitucional necesario. La reforma educativa peñista-nuñista-ayonista es un proyecto político perdedor y aunque proyecto perdedor, vive y finge camuflaje y en una especie de revanchismo y perversión de la democracia por ahora se encuentra contenta de vivir entre líneas en un texto constitucional que promete ser diferente.
Tiempos fundacionales de los acontecimientos futuros en el tema educativo.
La inercia campea, el marco legal de la pseudo reforma educativa aún vive.
Las Normales permanecen intactas, algunas tienen menos matrícula que una escuela primaria pequeña y se administran con esquemas de gestión unipersonales y aisladas.
La reforma educativa está lejos de vivir sus últimos días y entre otras cosas coexisten con las nuevas autoridades los defraudadores de los proyectos escolares en las entidades federativas, vendedores de plazas y manipuladores de resultados de las listas de prelación.
Los ayer silenciosos y verdugos del magisterio ahora opinan y sugieren, ahora se encuentran detrás en algunas direcciones de instituciones de educación Normal, de algunos escritorios y en algunas mesas de focus group, en algunas mesas de diálogo aparente.
REVALORAR la función del magisterio, tarea difícil en ese escenario.
La intransigencia y el no cumplimiento de acuerdos es materia, es combustible de los opositores que por todos los medios intentan meter zancadilla a cualquier intento de cambio.
Los conservadores del status quo ya sonríen en las oficinas de la SEP nacional, en las oficinas y proyectitos de la SEJ estatal.
FORMAR MEJOR a los docentes como vía de acción en esta magna tarea de revalorizar la función magisterial.
Formar docentes con vocación y compromiso social, la TAREA posible.
El presidente de la república aludió particularmente al caso de las Normales públicas rurales como el del Mexe Hidalgo que había cerrado y que promete reabrirá.
Las Normales rurales desde el movimiento de 1968 han sido golpeadas, desaparecidas, y en los ochentas acotadas como el proyecto del Quinto, Sonora o descafeinadas políticamente por la educación mixta en sus aulas, como el caso de Atequiza.
La reapertura del Mexe Hidalgo significa una aplaudible voluntad política por el valor que representa cuando todas las fuerzas políticas, incluyendo el SNTE callaron.
También se promete reinstalar la plaza automática, tan vilipendiada por voces indocumentadas como Mexicanos Primero y los lectores de noticias de los canales televisivos dominantes.
Comprendamos el origen y el sentido de la plaza automática que tiene significación cuando la formación de maestros era obligación y tarea exclusiva del Estado Mexicano (Constitución de 1917).
Bienvenida la plaza automática cuando se forma con rigor científico, cuando se cuida el perfil de egreso; cuando se cuida escrupulosamente y se selecciona el ingreso de los mejores candidatos al magisterio.
En Jalisco, hay una rica tradición de formación normalista que ya se acerca a los 150 años.
Hay prácticas valiosas, hay memoria histórica que convocar, hay debilidades que visibilizar.
A nivel nacional y local hay un rico futuro si se toman algunas decisiones importantes:

1. Despolitizar y tomar la rectoría del Estado en cada una de las instituciones.
2. DesCNTEtetizar los proyectos normalistas en estados como Guerrero, Chiapas, Oaxaca y Michoacán
3. DeSNTEtizar proyectos normalistas como los del Estado de México, Guanajuato, Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Aguascalientes, Jalisco, etcétera.
4. Comprender la historicidad y la misión de cada institución.
5. Actualizar a los formadores de docentes y estructurar la operación y propuesta de las academias; los colegios, los claustros, como lo denominan los educadores españoles.
6. Evaluar el Plan de desarrollo institucional. Verificar que esté alineado a objetivos nacionales, regionales y estatales. Rendir cuentas del logro de metas y objetivos, plantear logro de metas cortas.
7. Auditar el uso de los recursos humanos y financieros. Evaluar el manejo del sistema de homologación y las becas al desempeño.
8. Analizar las formas de ejercicio de la política estudiantil, emancipar sus comités de las fuerzas externas que las inmovilizan y las utilizan.
9. Por salud de las mismas, distanciarlas de toda relación con el SNTE. Fortalecer las Normales, parte de emanciparlas de su tutela, de retirarles a los pseudolíderes las manos de las listas de ingreso y de las listas pata la asignación de las nuevas plazas.
10. Revisar algunos familiogramas internos que configuran resistencia al cambio. Expropiarlas de los feudos que las han empequeñecido en matrícula y académicamente.
11. Retomar la evaluación de ingreso. El ingreso a la Normal debe hacer captar a los mejores candidatos a la docencia, como lo hace explícito el informe Delors publicado por la UNESCO.
12. Dirección de tesis y evaluación de procesos. Construcción de tesis y propuestas pedagógicas de calidad.
13. Impulsar la Investigación educativa, auditar las horas dedicadas a esta tarea y terminar con prácticas de simulación.
14. Retomar el laboratorio de docencia, el sentido del servicio social y remunerar las prácticas profesionales de los alumnos.
15. Generar propuestas curriculares diferenciadas, recuperación de áreas abandonadas como la formación para la enseñanza del arte.
16. Construir puentes de articulación con los niveles destino de educación básica; formar para la atención de escuelas multigrado y unitarias, para las escuelas en condiciones de emergencia por la inseguridad.
17. Revisar su infraestructura y anexos y mejorar decididamente las condiciones materiales de la labor de los formadores.
18. Equipar sus bibliotecas, hemerotecas y ludotecas y hacer que funcionen. Fortalecer las competencias lectoras y la escritura de textos académicos; utilizar los acervos que en algunos casos permanecen en cajas sin abrir.
19. Dotar de conectividad, equipar de software especializado en enseñanza y aprendizaje a los laboratorios de cómputo.
20. Cuidar los perfiles de los directivos y dejar de asignar esta función a oportunistas y advenedizos sin formación normalista. Huir de la tentación de simular exámenes de oposición como se hizo en el caso Jalisco, la administración educativa pasada.

Sobre formación inicial de docentes se pueden tener distintas visiones, pueden hablar distintas voces, en la democracia que hoy se construye no puede ser de otra manera.
Entre dimensión política y dimensión técnica ojalá se opte por esta última.
Por el bien de la educación Normal en Jalisco y en el país, apoyemos la formación de calidad, el rescate y el fortalecimiento de estas instituciones.

*Doctor en educación. Supervisor de Educación Secundaria del sistema federalizado. ruben-zatarain@supervisores.sej.gob.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar