En todos lados se viven casos difíciles, ¿y qué hacemos en la escuela para atenderlos?

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

A los maestros y maestras
que regresan a las aulas a estudiar y a
reflexionar en torno a cómo mejorar la tarea educativa
que realizamos muchos todos los días.

Me encuentro en Puerto Vallarta, es el sábado 6 de octubre, estoy en un examen profesional de una egresada de la Maestría en Educación Básica (MEB) de la UPN, de Doris Chantal Morán Plascencia, quien elaboró una tesis en la cual aborda problemáticas socioeducativas, yo le llamé la atención educativa en contextos turbulentos. El trabajo de manera formal lleva por título: “Ambientes de aprendizaje en atención a niños con problemas de aprendizaje”, éste se realizó a partir de trabajar como docente de primero de primaria en el poblado San Clemente de Lima municipio de Bahía de Banderas en Nayarit, ahí la autora del trabajo narra los problemas que vivió en atención a niños y niñas en situación precaria o desfavorable, donde lo más grave es el abandono y el descuido en el desarrollo emocional de los pequeños por parte de sus progenitores. En su trabajo narra historias desgarradoras de lo que viven los niños en dicho poblado, donde la pobreza material se junta con la carencia emocional y afectiva, y sufriendo a partir de todo ello con las implicaciones educativas.
En la narrativa de la docente se dibuja una realidad social llena de carencias, en donde la atención educativa es lo único que sirve como paliativo a los niños y niñas, ella se cambia de adscripción a San Blas, y ahora es ATP, pero reconoce que “en todos lados se viven cosas difíciles”.
Su proyecto de intervención, que es la alternativa que diseña y lleva a cabo como docente lo divide en tres momentos:

1. Las palabras mágicas, a partir de un cuento de un perrito llamado Pochunga.
2. Secretos. No todos los secretos se guardan y la confesión a la que tiene acceso la autora a partir de historias tristes y desgarradas contadas por los propios niños a su cargo y la lealtad que se exige a partir de tener acceso a información delicada por la confesión de los propios niños.
3. El día de las profesiones.

En el diálogo con el jurado del examen se enfatiza la importancia del contexto, los docentes se reconocen como costeños y en dicho contexto las situaciones se viven y se saben difíciles. Hasta aquí dejo la crónica del examen.
Es lamentable reconocer cómo los contextos asfixian o influyen desfavorablemente en la práctica de los docentes, ante ello, ninguna reforma educativa ha sabido ni podido tener una repuesta puntual y contundente. La pobreza material junto con la miseria emocional se vive de manera invisible y va minando a las personas y perturba la estancia en la escuela, en la familia, en la sociedad, en su conjunto.
Desde la práctica docente se puede hacer algo pero es muy poco con respecto a lo que el problema demanda o requiere de tener una intervención más puntual y contundente. En todo ello, Chantal ha sido muy persistente con un alto nivel de disponibilidad para actuar con respecto a crear ambientes de aprendizaje favorables en contextos que no lo son tanto.
Vaya desde aquí un reconocimiento a Chantal y a la subsede Puerto Vallarta de la UPN Guadalajara y al programa de la MEB, junto con su directora de tesis la maestra Paty y los miembros del sínodo que estuvieron en la última fase de su proceso de formación formal en el seno de la UPN en Jalisco.
Queda al final esa duda o esa herida extraña abierta y ligada a las carencias en la que miles de niños y niñas asisten a las escuelas, sobre todo en el México rural, en el México indígena que es casi igual al México olvidado. Chantal, nos recuerda que hay que hacer algo pronto y con urgencia por esos niños y niñas que sufren al lado de sus padres, que también padecen la impotencia de no saber qué hacer, de no saber cómo decir las cosas. Lo único que nos queda es pensar cómo hacer que los contextos adversos se conviertan en espacios abiertos y que ofrezcan oportunidades para educar. Pero esto (lo reconozco) es sólo discurso o, tal vez, buenas intenciones para aprender que para el caso es lo mismo.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Comentarios
  • Luis Orozco
    Responder

    Así como San Clemente también existen muchísimas otras comunidades en Bahía de Banderas en donde ni las condiciones físicas de las escuelas y el afecto familiar nos ayudan a los docentes en generar los mejores aprendizajes en nuestros alumnos. Es lamentable ver que no se cuenta con intendente, maestro de educación física, ya no se diga de educación especial o psicólogo, maestro de inglés en donde por la zona es primordial que los alumnos aprendan esta lengua. Pero que hace el gobierno? Creo que en lugar de elaborar reformas inalcanzables debería equipar a las escuelas con lo necesario para que así los maestros tendríamos mayor herramientas para generar un mejor aprendizaje en nuestros alumnos.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar