En Diálogo. La ventaja de la pandemia para generar intercambio académico entre docentes

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Nunca como ahora se habían presentado un número tan considerable de eventos académicos en la virtualidad. Foros sobre convivencia, diálogos para redefinir la oferta académica, conversatorios sobre los problemas de la violencia, coloquios de investigación, etcétera, todo en línea. Es más, es posible decir que estamos ante una especie de saturación de propuestas de eventos, diálogos, foros…
Sin embargo, la parte valiosa de este contexto, es que (de manera casi obligada) nos coloca en diálogo con los pares. La pandemia nos ha puesto ante una oportunidad inimaginable de dialogar con los pares o incluso de sólo ser testigo y escuchar.
Bajo este marco, fui invitado por la dra. Ana Cecilia Valencia Aguirre y algunos colegas del staff académico de la Benémerita y Centenaria Escuela Normal de Jalisco (ByCENJ), para participar en un conversatorio acerca de la idea de intervención docente y educativa en el marco de la formación de formadores. Dicho evento con sede en la ByCENJ, ha sido motivado –me supongo– a partir de un equipo de diseño curricular integrado por las doctoras Valencia y Adriana Piedad García (responsable de investigación de dicha institución); y que vienen trabajando desde hace algún tiempo en el diseño de un programa de Maestría de Formación de Formadores, hago el anuncio aquí sin autorización para hacerlo, pero respetando los tiempos y el formato particular que han elegido para el diseño y la dinámica propia que están teniendo.
En Diálogo es un ejercicio freiríano que nos encuentra y contribuye a modificar la posición que hemos asumido hasta ahora. De estar acostumbrados a relaciones verticales o asimétricas pasamos casi en automático a una posición horizontal que de manera obligada nos coloca ante la misma circunstancia de escuchar y platicar, “como una plática de café” decía el moderador del evento. Y metafóricamente la charla de café es muy sugerente, contribuye a bajarle tensión al intercambio de ideas, desprejuicia los puntos de vista en la falsa disyuntiva de distinguir quién sabe y quién más está equivocado o equivocada.
En Diálogo, es un camino que se vive a partir dejar salir las palabras, las ideas y las historias, en donde, tanto el inicio como el final cada uno lo traza a su modo de acuerdo a intereses, expectativas y significaciones muy particulares. El ejercicio (este ejercicio de poneros En Diálogo) a iniciativa de la dra. Valencia Aguirre es especialmente sugerente; ha permitido conjugar y hacer que se encuentren tradiciones académicas que pasaban distanciadas o incluso se pensaban incompatibles. Este ejercicio de En Diálogo, ha garantizado que el placer de dialogar se disfrute en dos planos, en el de pensar y de sentir en el encuentro entre las ideas propias y en conjunto con las de los demás y, sobre todo, ha servido para darnos cuenta que en el ámbito local sabemos cosas diversas, mucho más de lo que habíamos reconocido que sabíamos con antelación y eso es bueno.
Existe un capital acumulado entre personajes dispersos en esta localidad que giran en torno a las ideas pedagógicas y culturales, en campos como la convivencia, la reflexión y el análisis de las prácticas educativas, la intervención en ámbitos escolares y sociales que debemos valorar.
Fui invitado a hablar sobre intervención educativa en el desempeño docente y lo hice, pero terminamos platicando de otras muchas cosas, que no estaban en la agenda, hacer agendas es restringir la mirada y acotar el camino, por eso es bueno comenzar hablando de una cosa y terminar hablando de otra.
La Maestría en Formación de Formadores en construcción, que enmarca todos estos diálogos informados, no sólo es necesaria sino también esperada, hay un deseo oculto que requiere darle un nuevo aire a nuestra tradición académica, aun desconociendo el documento base de dicha propuesta, me atrevo a decir que esta maestría va a servir para articular iniciativas y para sumar esfuerzos, pero retomar de manera sencilla e igualmente comprometida la vocación por el estudio entre los formadores. Recordemos que el primer compromiso que tiene un profesional de la educación es el rigor intelectual en su trabajo y un formador de formadores está obligado a demostrarlo cada día.
Pues bien, En Diálogo nos ocupó por algunos minutos de la mañana del pasado 14 de octubre en un encuentro virtual que sirvió para acercarnos un poco más en cuanto a ideas y posiciones, para reconocer que pensar en intervención y en educación sirve para conjugar esfuerzos e iniciativas. Agradezco a la ByCENJ y al equipo que organiza estos eventos por esta oportunidad de mostrar En Dialogo, un horizonte significativo por el que caminamos y hacemos camino al andar más de uno y de una.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar