El receso escolar: una oportunidad para la literatura

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

“El libro es fuerza, es valor.
Es alimento; antorcha del pensamiento
y manantial del amor”
Rubén Darío.

La lectura nos desarrolla el pensamiento crítico, permite ampliar el conocimiento del ser humano, es catártica y a la vez expande todas las habilidades y capacidades, como docentes que trabajamos el desarrollo integral de nuestros alumnos, podemos preguntar ¿qué estamos leyendo ahora?, ¿cuántos libros hemos leído este año?, ¿cuáles son y de qué autores?, las respuestas van a hablar de nuestro perfil lector y profesional, así también la ausencia de lectura indicaría desnutrición cognitiva, además que requerimos fortalecer esta área transversal que va a impactar en la formación continua, frases que ilustran esta tesis son las siguientes, una de Mafalda, Quino es la siguiente “Vivir sin leer es peligroso, te obliga a creer en lo que te digan” y otra de Cervantes en el Quijote”, «ahora digo –dijo a esta sazón don Quijote– que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho». (Quijote, 2ª parte, cap. XXV).
Los profesores vamos enfocándonos en un tipo de textos desde la educación Normal y la licenciatura, ésta se va llenando de libros con teorías del desarrollo y del aprendizaje, de tratados metodológicos de diversos tipos, que van ilustrando las formas en que aprenden los alumnos y los enfoques que se requieren emplear, todas las asignaturas se asimilan a través de la lectura de los fundamentos científicos en que sustenta el saber y el hacer en la materia.
Al egresar de la etapa de formación, la lectura en la práctica docente se centra en los planes y programas de estudio, en los libros de apoyo que también tienen corte metodológico, cada reforma ha traído su cúmulo de teorías y propuestas para la formación continua del docente y la práctica directiva, la lectura se presenta como una necesidad y obligación. Hay que leer con detenimiento y efectuar diferentes análisis, comprender lo que se requiere como parte de la normativa pedagógica. Así percibimos las líneas de política educativa operadas a través de diario oficial, guías, fichas, cuadernillos, volúmenes o en la forma que se presenten los textos. Este acto lector implica la atención de un compromiso profesional, es seguir las indicaciones de las autoridades y especialistas, se lee por mandato y por estar actualizado.
La mayoría de los docentes van realizando esta lectura funcional y relativa a la profesión, a la que ahora se suma la inmediatez, al continuamente revisar los mensajes y textos que se envían por medio de dispositivos electrónicos, lo complejo es cuando por atender todo lo anterior se va postergando la experiencia literaria, dejando para cuando haya tiempo suficiente, acumulando recomendaciones o deseos, por lo que como promotores de lectura o formadores de lectores y escritores también necesitamos este encuentro con las letras, reflexionando sobre lo que mencionan los investigadores, ¿cómo pueden formar lectores por gusto, interés o placer los que no leen?, o bien ¿cómo dar lo que no tienes?, refiriéndose a los que promueven la lectura, pero no se les observa tomar un libro.
Por ello, una propuesta en este receso escolar es promover la lectura diversificada, elegir libros depende de los gustos e intereses de cada lector, voy a compartir algunas recomendaciones de autores y obras de la literatura, éstos son de la experiencia propia y de algunos colegas con quiénes comparto este interés.
Svelatna Alexievich, esta escritora es premio Nobel en 2015, mujer rusa que entrevista a los sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial, a los que no se han sido escuchados, de los que poco se sabe, a través de su narrativa da a conocer los hechos literariamente, es un relato conmovedor del cual podremos despertar la conciencia social, con “La guerra no tiene rostro de mujer” es la voz de las mujeres, desde su trinchera, con y sin rango participaron activamente para defender su patria y los ideales que les inculcaron en su momento. “Los últimos testigos” otra de sus grandes obras tiene como personajes centrales a los niños huérfanos bielorrusos con sus vivencias y creencias, es a través de esta voz que se conoce la dolorosa experiencia de la guerra sentida por un niño, sus juegos en medio de las bombas, sus pérdidas y orfandades así como las preguntas aún no respondidas.
En “La Tregua” de Mario Benedetti nos encontramos con un diario de un viudo que está próximo a jubilarse, la historia se ambienta en Montevideo, describe el momento por el que atraviesa, menciona que en su trabajo, “lo insoportable no es la rutina; es el problema nuevo, el pedido sorpresivo de ese Directorio fantasmal que se esconde detrás de actas, disposiciones o aguinaldos, la urgencia con que se reclama un informe o un estado analítico o una previsión de recursos”, pero es el amor y la aventura lo que le despierta una nueva forma de mirar la vida.
En “La ladrona de libros” Markus Susak narra la guerra y la experiencia de una niña alemana que pierde a sus padres y a su hermano y va a un hogar de acogida, aprende a leer con su padre adoptivo, un pintor de brocha gorda y está presente en una de las piras, en la quema de libros de donde va a rescatar uno de ellos, “El hombre invisible” de H. G. Wells. Es conmovedor desde sus primeras líneas y volvemos a ser testigos de los horrores de la guerra y de la experiencia de hurtar libros.
Con “El Conde de Montecristo” de Alejandro Dumas se navega en aguas mediterráneas y se siente el primer amor para después experimentar la humedad y oscuridad de la prisión en un calabozo, así también pasear y hacer amistades en Roma y París, es la vida de Edmundo Dantés, un capitán de barco al cual la traición lo ha dejado marcado en un mundo que vive bajo la lógica política y social de la época, con ayuda de un benefactor construye una nueva identidad con lo cual busca vengar lo que han hecho y el sufrimiento causado.
Mario Vargas Llosa en “La tía Julia y el escribidor” nos traslada a la ciudad de Lima en Perú para irnos contando de un escritor joven que trabaja en la radio, conoce a la tía Julia, una divorciada mayor que él y a la par nos cuenta del escritor de guiones para las radionovelas, sensacionales historias son escuchadas a través de la democrática radio, en cada capítulo va tejiendo la relación entre la pareja que tiene en común el amor pero las diferencias sociales y de edad son evidentes.
“Los recuerdos del porvenir” es una novela de Elena Garro que de forma emotiva nos va a situar en los aconteceres de la revolución mexicana, ahí entre generales, capitanes y soldados con las mujeres que les acompañan, con sus amores y desamores, en la atmósfera mágica de los habitantes del pueblo de Ixtepec.
La lista de recomendaciones es larga, Miguel de Cervantes con “El Quijote de la Mancha” es un gran compañero de camino en un mundo que requiere de ideales, “Aventuras Fantásticas” de Julio Verne, “Frankenstein” de Mary Shelley, “100 años de Soledad y Doce Cuentos Peregrinos” de Gabriel García Márquez, “El Aleph” de Jorge Luis Borges, se puede continuar enunciando libros que serán los favoritos de alguien. Cada uno añade sus preferencias literarias, la intención es compartir no solo la reflexión social y política en los encuentros entre maestros, sino también los libros y las lecturas con lo que nos generan, leer para activarnos, involucrarnos, tener otros referentes y con ello entender la sociedad y buscar otras alternativas que no sean la de sumisión, dominación o conformismo. Leer para despertar las voces acalladas, con un libro en cualquiera de sus formatos, digital o impreso, propio o prestado, clásico o de otro género, corto o extenso, antiguo o reciente, es tu amigo y siempre está dispuesto a acompañarte si lo incluyes en tu equipaje de este receso escolar. Lo que leamos puede ser el mismo texto, pero el mensaje para cada uno siempre es diferente.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

Comentarios
  • Irma Hernández Garcia
    Responder

    Excelente escrito Dra Graciela , el tema explicito y motivador para que en este receso escolar despejemos la mente y nos demos un relax leyendo y analizando uno o unos de los interesantes y diversos títulos sugeridos. Me encanto la frase de Cervantes en Don Quijote : » el que lee mucho y anda mucho , ve mucho y sabe mucho « … ‘palabras sabias y verdaderas . Empieza la tarea!!

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar