El maestro y su imagen en tiempos de la reforma educativa

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

A los maestros que estuvieron entre nosotros
y ya no están físicamente

¡Qué lejos está y quedó la figura del maestro ideal con esta reforma educativa!
Inicio así el artículo con un dejo de reclamo entre la realidad actual del maestro, el futuro que no ha llegado y un pasado lleno de mitos, difuso e inentendible para las nuevas generaciones de docentes, alumnos, padres de familia, autoridades educativas y la sociedad en general.
Con un pasado intangible ideológica y laboralmente hablando, la figura del maestro (tal como la conocemos en la actualidad), se fue construyendo poco a poco hasta llegar a ser vital para los niños y padres de familia de principios a mediados del siglo XX, su presencia e importancia para las comunidades se fue diluyendo conforme llegó la modernización, sobre todo la de los medios de comunicación.
Posteriormente, al entrar la educación pública en una etapa de cambios radicales, provocado por la sobrepoblación de las grandes urbes y el abandono de las pequeñas comunidades, entre otras cosas, el maestro buscó espacios en las zonas urbanas y se empleó en diversas actividades además del magisterio para completar los gastos que se incrementaron en su hogar, otros más obtuvieron una segunda plaza y su calidad de vida y profesional mermó poco a poco.
Por su parte, instituciones como la SEP y el SNTE, con el paso de los años se desentendieron de la capacitación y actualización del magisterio, los maestros, a su vez, buscaron espacios educativos (pagados de su bolsa) para acceder a cursos, diplomados, licenciaturas y posgrados que les otorgaran puntos en el escalafón y así tener la posibilidad de ingresar y promoverse en el Programa de Carrera Magisterial, como también para concursar y obtener plazas de subdirector, director, supervisor o jefe de sector y mejorar sus ingresos y estatus laboral, no así la calidad educativa, porque de ello no se desarrolló un sistema de seguimiento y evaluación de los procesos que detectaran vacíos o fallas para poder intervenirlos, la razón era simple, porque no había dinero y tampoco cultura para realizarlo.
En tiempos muy recientes y con la llegada al gobierno de Enrique Peña Nieto y la debacle de Elba Esther Gordillo Morales al frente del SNTE, los maestros fueron presa del golpeteo a su imagen y condición laboral por parte de las autoridades, los medios de comunicación, los partidos políticos alineados al gobierno, de la iniciativa privada y otras instituciones que siempre apuestan a quitarle recursos a la escuela pública y adelgazar la nómina magisterial.
Seguramente el día de mañana, que es Día del Maestro, se harán múltiples homenajes (como es tradición) donde se entregarán medallas, diplomas y reconocimientos de las autoridades de gobierno y sindicales, se dirán discursos halagadores, se anunciarán mejoras salariales, laborales y profesionales que quedarán sólo en eso, en discursos, porque pasado el día y los festejos, los maestros regresarán a trabajar como lo hacen todos los días y, parafraseando a Mario Benedetti, seguirán con sus dudas pobres y mal heridas a la espera de que un buen día alguien les haga justicia y puedan subir al escalón de la profesionalización y el reconocimiento real que la sociedad les debe por su labor.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Comentarios
  • Liliana Lira López
    Responder

    Excelente crítica sobre la situación del Magisterio y su gradual desvalorizacion del profesor, aunado a los bajos salarios que permea su calidad de vida, los muchos factores de estrés, las nuevas exigencias, los pocos espacio y oportunidades para su crecimiento personal y profesional, entre otras muchas situaciones que hacen su día a día sea agotador física y emocionalmente.

    No obstante y a pesar de todo, mi admiración a los y las maestras que por su vocación están ahí, acompañando a sus alumnos en las aulas y luchando desde su trinchera formando mentes críticas, creativas y futuros ciudadanos comprometidos. Felicidades a los que día a día son maestros.

    Muchas gracias a la revista educarnos y sus colaboradores por contribuir, y a diario permitirme leer sus excelentes reflexiones. Un abrazo también aprovechando este día 15 de mayo 2018..😘 🥂

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar