El lado oscuro del periodo de contingencia: el caso de algunos colegios privados

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Esta etapa de vida en medio del confinamiento y que ha afectado en lo social, lo económico y lo educativo, por supuesto que ha servido para generar una serie de situaciones que nunca se habían vivido sobre las cuales es necesario aprender y seguir aprendiendo.
El confinamiento no sólo sirvió para cerrar negocios, escuelas, lugares de distracción y otros muchos sitios que servían como espacios de confluencia social; no, también ha servido para mostrar de manera cruda una serie de realidades que pasaban invisibles ante nuestros ojos, previo a la etapa de contingencia.
De nadie es ningún secreto saber que la educación en nuestro país se divide (por su administración en dos grandes apartados), la educación que regula el Estado directamente ya sea en la esfera federal o a partir de los gobiernos estatales (como sucede en Jalisco y en varias entidades del país) y llamada educación particular o privatizada, que se oferta en colegios e instituciones privadas, organismos civiles, etcétera. La diferencia no sólo reside en pagar cierta cantidad de dinero mensualmente (llamada colegiatura), sino también en los estilos de gestión, de administración y en la conducción académica de cada centro.
A partir de la contingencia anunciada en nuestro estado el 17 de marzo y hasta la fecha, muchos centros educativos tuvieron que cerrar. Algunos otros recortaron su personal, los mejores o los mejor preparados para este tipo de eventualidades habilitaron de manera rápida el uso de una plataforma digital, diseñaron junto con sus docentes guías semanales de trabajo y brindaron atención vía correo electrónico, estuvieron en permanente comunicación con los padres de familia y crearon las mejores condiciones de atención, incluso en la fase de los meses más críticos hicieron descuentos a las familias y hasta flexibilizaron la atención educativa y financiera. Es el caso de algunos colegios como el Instituto de Ciencias y el Colegio Anáhuac, entre otros; pero hubo unos más que antes de esta contingencia gozaban de gran prestigio, pero dicho prestigio se ha venido por los suelos después de lo que ha pasado.
El Colegio Franco-Mexicano, como se sabe, depende en la parte pedagógica de un modelo dirigido por el gobierno francés, pero en lo administrativo por personajes mexicanos.
El Colegio Franco-Mexicano descuidó, casi en su totalidad, su modelo educativo y rompió el vínculo de atención con los padres de familia (con excepción de cuando se trata de cobrar o de pedir algunas cuotas extraordinarias), de igual manera, el uso de la plataforma prácticamente se tornó en una verdadera anarquía.
Los alumnos del Colegio citado han vivido un terrible desconcierto educativo, están confundidos, sin que existan personajes (docentes o directivos) que aclaren sus dudas, no reciben retroalimentación a los productos que envían y están muy molestos con su propia institución.
Los directivos del Colegio Franco Mexicano han priorizado una serie de intereses financieros por encima del legado pedagógico de la historia del colegio y del país al que representa. El prestigio de las instituciones educativas se gana en mucho tiempo y por malas acciones se pierde en segundos, desgraciadamente esto es lo que actualmente está pasando aquí.
Todo lo anterior es producto de algunos testimonios y algunas quejas de padres de familia que –cabe decirlo–, han preferido el anonimato para evitar represalias.
En la contraparte, es digno reconocer que infinidad de instituciones educativas (públicas y privadas), han redoblado sus esfuerzos para garantizar la atención educativa de niños y niñas, tal vez ésta no sea la experiencia más exitosa de la historia de nuestro sistema, pero si es una experiencia que ha servido para colocar a cada institución en el lugar que merece, independientemente de la fama y del reconocimiento que dicen tener.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

  • Annabelle
    Responder

    Holà
    Que pena leer este tipo de basura…
    Soy Annabelle Morand mamá de 3 estudiantes del liceo franco mexicano y cada día agradezco los profesores y la administración del liceo por la calidad del trabajo que han hecho durante la contingencia… no escuche de parte de mis amigos de Francia o de Mexico otros ejemplos de éxito…

    • Maria Palomares
      Responder

      No estoy de acuerdo con este artículo, los maestros y la comunicación con sus alumnos han sido excelente, yo estoy muy satisfecha con la educación del colegio. No voy a negar que las primeras dos semanas fueron caóticas, por qué las plataformas, a pesar de ya existían, no se utilizaban tanto y fue confuso entenderlas. Pero después de este tiempo todo marchó muy bien.

  • Papa del Franco
    Responder

    No propagar rumores…

    • Alícia Rosales
      Responder

      Buenas noches: soy Alícia Rosales mamá de una alumna del Franco y a pesar de que este es nuestro segundo año en el colegio, puedo decir que es la mejor escuela que hemos encontrado en Guadalajara y aunque es comprensible que la primera semana de confinamiento fue difícil para todos ….a partir de la segunda semana tanto alumnos como profesores hicieron un esfuerzo excelente para terminar el año, sin demeritar el nivel de excelencia que el colegio tiene.

  • Adriana
    Responder

    Buenas tardes,
    Soy padre de familia del colegio Franco Mexicano. Desconozco con quien llevo a cabo su “investigación”, entrevistas y “testimonios”? me parece que solo tomó en cuenta el sentir de 2 o 3 padres de familia, esos que siempre se quejan sin aportar opiniones de valor… me parece tan contradictorio que quieran pertenecer en el anonimato por miedo a represalias…? La única represalia que se me ocurre pudieran tener es ya no pertenecer al colegio, y porque querrían permanecer en la institución si están tan inconformes..? que contradictorio verdad?
    Los maestros han hecho un excelente trabajo, un gran esfuerzo por mantener el nivel académico que caracteriza al colegio, pero veo que esa parte de la historia no la quiere conocer.
    Sugiero que para qué su trabajo tengo credibilidad, antes de publicar algo tan tendencioso, lleve a cabo una investigación real y no parezca solo el berrinche de unos cuantos.

    • Karina Arias
      Responder

      También soy mamá del Franco y no estoy de acuerdo con lo que se menciona. Ojalá se hiciera un análisis más profundo de todas las escuelas mencionadas, y se verificará la información. Al menos en los grados de mis hijos, no se cobraron cuotas extraordinarias, hubo un pequeño descuento general en las colegiaturas y un ofrecimiento de acercarse en lo individual para el apoyo a las familias que lo requirieran. En cuanto a las plataformas, los niños siempre estuvieron en contacto con sus profesoras y profesores. Como en todas las escuelas, hubo a quienes la virtualidad les favoreció y a quienes no, debido a factores muy diversos. Sin embargo, no se pueden hacer generalizaciones de esta forma, sin tomar en cuenta otras opiniones.

  • Guiomar
    Responder

    Soy madre de dos niños del Franco Mexicano y no concuerdo en nada con los comentarios de este artículo. Sería interesante conocer a cuántas familias se le preguntó.
    Las profesoras de mis hijos han estado en todo momento pendientes de su trabajo y su desarrollo. Con la mejor disposición a recibir comentarios. Conozco incluso niños que debido a esta situación han sido apoyados por la escuela con clases de apoyo para seguir mejorando y subir sus trabajos.
    Desde luego no es mi experiencia dentro de esta institución. Han hecho un excelente trabajo.

  • Vera Concilion
    Responder

    Leí el Artículo y se me hizo un hueco en la panza …. no comparto la opinión de esos padres que han preferido mantener el anonimato ….. cada quien tiene derecho de expresar su opinión, pero en esta ocasión, mi postura es diferente …. creo que nadie estábamos preparados para esto ….. y si como padres ha sido difícil trabajar en casa con lo hijos, como maestros ha de ser la locura … es por eso que debería imperar la tolerancia antes de crear un juicio … ponerse en los zapatos del otro, repito fue algo nuevo para todos y sucedió de un día para otro a nadie le dio tiempo de prepararse para esta situación que ahora nos afecta a todos … no hay escuelas perfectas, no hay maestros perfectos pero tampoco padres ni alumnos perfectos….. cada quien habla como le fue en la feria dice por ahí … en mi caso, las maestras y maestro de mi hijo han estado trabajando muy bien, atendiendo todas mis inquietudes…. responden casi de inmediato ….. de mi parte solo tengo agradecimiento

  • Susanne Stengel, profesora de alemán del Colegio Franco Mexicano
    Responder

    Hola,
    Soy proferosa del Colegio Franco Mexicano desda hace 15 años. Esta contingencia nos tomó a todos por sorpresa y aún así, no nos tomó ni una semana para reorganizarnos y aprender a usar métodos de enseñanza que no habíamos requerido antes. Este nueva condición de vida representa muchas más horas de dedicación a nuestros alumnos que antes. Incluso puedo decir que las clases se volvieron personalizadas. Tanto la dirección, como todo el equipo pedagógico estamos manteniendo la calidad y el nivel de educación que siempre han caracterizado al Colegio Franco Mexicano.
    Un trabajo serio de investigación, no da como resultado un artículo tendencioso como el publicado aquí, y sólo pone en entredicho la reputación de la UPN, así como del editor de la revista y del “investigador doctorado en pedagogía”.

    • Susanne Stengel
      Responder

      Desde*, esta nueva condición*

      • Papá del franco
        Responder

        Jajajajajjaja Mienten, lo estoy viviendo en carne propia y no es cierto lo que dicen del franco. Todos los papás de TOOOODOOS los colegios tienen el mismo comentario “ES UNA CHINGA SER PAPÁS, MAESTROS Y TRABAJAR AL MISMO TIEMPO”

  • Susanne Stengel, profesora de alemán del Colegio Franco Mexicano
    Responder

    Hola,
    Soy proferosa del Colegio Franco Mexicano desde hace 15 años. Esta contingencia nos tomó a todos por sorpresa y aún así, no nos tomó ni una semana para reorganizarnos y aprender a usar métodos de enseñanza que no habíamos requerido antes. Esta nueva condición de vida representa muchas más horas de dedicación a nuestros alumnos que antes. Incluso puedo decir que las clases se volvieron personalizadas. Tanto la dirección, como todo el equipo pedagógico estamos manteniendo la calidad y el nivel de educación que siempre han caracterizado al Colegio Franco Mexicano.
    Un trabajo serio de investigación, no da como resultado un artículo tendencioso como el publicado aquí, y sólo pone en entredicho la reputación de la UPN, así como del editor de la revista y del “investigador doctorado en pedagogía”.

  • Thomas Pean
    Responder

    Somos periodistas y manejamos el periódico en linea de la comunidad francesa Le Grand Journal du Mexique ! Que sepa no hemos recibido quejas de parte de los padres de familia por lo que va del asunto de seguimiento escolar durante el Covid ! Il costo del liceo es otro tema pero los franceses tienen becas y los mexicanos pagan por un sistema educativo de muy buen nivel…de ahí el prestigio del LFM en Guadalajara y en la ciudad de México ! Lamento pero tendrán que exponer sus fuentes de información ! En Francia quejarse es cultural, no hay problema que sepamos quienes son los quejosos y no hay represalias ! No hay nada en este articulo que valga que nosotros intervengamos como siempre lo hacemos…..de hecho su nota no es nada profesional ! Gracias !

    • Verónica Hernández
      Responder

      Llevo 10 años en el colegio y además soy ex alumna . Este artículo no tiene fundamento. Además lo reto a que muestre que colegio no tuvo fallas. Nadie estaba preparado para algo así . Nadie es perfecto y claro que hubo confusiones , pero le puedo dar los nombre de los maestros que han sido más que ejemplares ! Lo único que muestra usted es su desconocimiento total de la esencia del colegio . El Franco NO son dos o tres familias que se quejan .. el Franco no es la administración . El Franco son los maestros , alumnos y padres que de verdad amamos el sistema y su esencia . Y somos muchos más que aquellos que se quejan .

  • Susanne Stengel, profesora de alemán del Colegio Franco Mexicano
    Responder

    Hola,
    Soy profesora del Colegio Franco Mexicano desde hace 15 años. Esta contingencia nos tomó por sorpresa a todos. Aún así no tardamos ni una semana en reorganizarnos todos, utilizando nuevos métodos de enseñanza que no habíamos requerido anteriormente. El colegio nos proporcionó las herramientas necesarias de inmediato. Nuestras clases virtuales han requerido muchas más horas de trabajo y de atención a nuestros alumnos. Puedo incluso afirmar, que la enseñanza se volvió personalizada. Tanto la dirección como el equipo docente estamos asegurando la calidad y el nivel de educación que siempre han caracterizado al Colegio Franco Mexicano.
    Una investigación sería, no da como resultado un artículo tendencioso, como el aquí publicado. Éste artículo sólo pone en entredicho la reputación de la UPN, la seriedad de esta revista y sus “investigadores doctorados en pedagogía”. Qué triste.

  • Ex docente del Franco mexicano
    Responder

    A ver… ¿esto es un artículo de un doctor? No hay ni citas ni referencias ni hechos ni lo que sea parecido a un trabajo serio y sólido. Pues no le quiero enseñar su propio trabajo pero por favor no se burle de los lectores… Y con ese título sensacionalista ¿qué busca provocar? Sin hablar de “han preferido el anonimato para evitar represalias”, como si esta escuela fuera parte de alguna mafia sin escrúpulos, por favor…
    En esta escuela son comunes todo tipo de juntas informativas, y es cierto que si uno no las sigue se puede sentir un poco perdido. Aquellos padres “anónimos” (¿Cuántos serán? Ni lo precisa el esteeee… ¿artículo?) a lo mejor perdieron un poco el contacto con estas juntas y los correos electrónicos, y entraron en pánico al ver que ahora sí hay que seguir de más cerca la educación de sus hijos. Pero esta escuela sí queda abierta para todos los que busquen información y educación de calidad, y “CABE DECIRLO”, es de las únicas en el país que aceptan a niños con discapacidades difíciles de gestionar en un grupo de alumnos. Una escuela abierta, seria, con docentes mucho más serios y profesionales que su propio artículo.

  • Susanne Stengel, profosora de alemán del Colegio Franco Mexicano
    Responder

    Hola,
    Soy profesora del Colegio Franco Mexicano desde hace 15 años. Esta contingencia nos tomó por sorpresa a todos. Aun así, no tardamos ni una semana en reorganizarnos todos, utilizando nuevos métodos de enseñanza que no habíamos requerido anteriormente. El colegio nos proporcionó las herramientas necesarias de inmediato. Nuestras clases virtuales han requerido muchas más horas de trabajo y de atención a nuestros alumnos. Puedo incluso afirmar que la enseñanza se volvió personalizada. Tanto la dirección como el equipo docente estamos asegurando la calidad y el nivel de educación que siempre han caracterizado al Colegio Franco Mexicano.
    Una investigación seria no da como resultado un artículo tendencioso como el aquí publicado. Este artículo sólo pone en entredicho la reputación de la UPN, la seriedad de esta revista y de sus “investigadores doctorados en pedagogía”. Qué triste!
    Publico una vez más este comentario en espera de que esta vez no lo borren.

  • Rodrigo
    Responder

    Esto es una basura, no se acerca ni poco a ser periodismo. ¿Dónde dice “se consultó a directivos del colegio …”? No sabe que antes de publicar algo así, es obligado buscar a los involucrados para saber su opinión? Tanto estudiar para no tener educación. Además, debe saber que miente, o que sus fuentes le mienten. El Franco Mexicano ofreció reiteradamente apoyar a padres de familia que hubieran visto afectadas sus fuentes de ingreso. Varios de nosotros hemos recibido ese apoyo. Y la educación durante el periodo de contingencia fue bastante aceptable, tal vez más que eso. El volumen de trabajo sobrepasó mis expectatitvas, y del nivel de educación que reciben nuestros hijos usualmente, y durante la contingencia, no solo no tengo queja, sino que estoy seguro que difícilmente lo encontraría en otro lugar de la ZMG. Que le aproveche su golpeteo barato, le trajo unos cuantos ocasionales lectores.

  • Una mamá franco
    Responder

    Soy una mamá del CFM y AMO este colegio, como todos los colegios del mundo tendrá cosas buenas y malas, para nuestra familia siempre Han sido más las Cosas positivas. Conozco personalmente a varios maestros, ex alumnos y familias que estoy segura estarían Felices de desmentir esta nota.

    • Cynthia
      Responder

      Buenas tardes, soy mamá Franco tengo 2 niños inscritos en el colegio y la educación que recibieron en línea fue de lo mejor, estoy muy agradecida con el seguimiento y apoyo que se nos dio y también estoy muy agradecida porque en pocos días ya estaban las maestras organizadas para sacar adelante las clases en línea, este artículo me parece basura y más basura es que la persona que lo escribe no se en que fundamentos se basa para desprestigiar a un gran colegio como lo es el Franco. Me parece que este artículo está mandado a hacer con otros fines turbios ya que leer tanta basura no podría ser más que con otras intenciones.
      No se escondan en el anonimato, y a los que publican esta basura que quemadota se ponen al publicar estas tonterías. Se nota que están en casa sin mucho quehacer.

  • Marisol Herrera
    Responder

    Mis hijos pertenecen a esta comunidad, y no tengo mas q agradecimiento a cada uno de sus maestros, tomo una semana q se adaptarán y después fluyó perfectamente, siempre tenían respuesta de sus maestros, al igual q yo si les escribía x alguna duda. Este reportaje es ridiculizado y sin bases

    • Rocío
      Responder

      No merece siquiera la pena el leerlo. La pésima ortografía y lastimosa redacción me aburrieron en los primeros 10 renglones… En definitiva, no es trabajo de alguien con un doctorado. Lástima por el editor de esta revista que aprobó su publicación.

      De más está decir que soy mamá Franco y todo esto no es nada más que una vil mentira.

  • Mauricio Melgar
    Responder

    Hola Mis dos hijos estudian en el Liceo Francés. Me parece un artículo que no tiene validez, debido a que son comentarios basados en personas que nos sabemos su nombre. En nuestro caso estamos muy contentos con el sistema del colegio Franco Mexicano de Guadalajara.Los docentes son muy profesionales y la dirección siempre está dispuesta en impulsar a los alumnos y atender las peticiones de los padres. Que falta de ética que saquen reportajes sin fundamentos válidos.

  • Lucie
    Responder

    Mis dos hijos estudian en el Franco y este articulo no refleja para nada la manera con la cual el colegio manejó este largo periodo de escuela a distancia. Los maestros fueron extremadamente atentos, dedicados, responsables y flexibles. Reaccionaron muy rapido, se adaptaron y no dejaron los alumnos sin retroalimentacion o sin respuestas. Revisen sus fuentes, estan mal informados y seguramente mal intencionados.

  • Verónica González Márquez
    Responder

    Tengo dos hijas en el Franco y, en los dos casos, los maestros nos estuvieron buscando, respondiendo y escribiendo personalmente para saber cómo se estaban adaptando, muy interesados en el bienestar psicológico y académico de ellas.

    El método educativo y la plataforma que utilizaron está muy interesante, con equilibrio entre juegos educativos, contenido teórico, autorregulación de conocimientos. Es evidente que detrás del método desarrollado hay muchas horas de trabajo invertido de un equipo con el conocimiento requerido.

    Ciertamente, las dos primeras semanas fueron difíciles para todos, pero una vez adaptados a las nuevas dinámicas, la presencia de los docentes fue continua y la evaluación de los trabajos enviados fue constante y meticulosa.

    De antemano, gracias por su atención.

  • Mayte Okhuysen
    Responder

    Que basura de artículo. No soy periodista pero leo a muchos, muy profesionales y muy serios y, usted, parece que no tiene ni lo uno ni lo otro.
    A mi me han enseñado mis padres, que para hablar, y afirmar algo, uno debe primero verificar la fuente, los hechos y respaldarlos con evidencia.
    Pareciera que ha entrevistado usted (si es que a lo que usted plasma aquí, si es que se le puede llamar entrevista -porque más bien parece escrito sobre pedido-, a alguien que solo busca dañar a una institución.
    Tengo hijos en esta escuela porque buscaba una opción bicultural de educación Justo para que cuenten con la maravilla que da entender que hay diversidad en el mundo.
    Nunca tuve problemas para obtener ayuda, nunca me negaron nada, siempre me retroalimentaron, al grado de que me tardé más de lo previsto en subir los trabajos a la plataforma y me buscaron Iara preguntarme qué sucedía, o si tenía algún problema. Siempre al pendiente.
    Siempre disposición y atención. Pero dicen que en el pedir está el dar. Así que usted seguramente platicó con alguien que tiene formas singulares de pedir las cosas porque no, le repito que a mi no me negaron nada ni ignoraron mis peticiones de asistencia o soporte.

  • Julia Sainz
    Responder

    Soprendida de leer a un “doctor” , redactar este tipo de notas sin fundamentos , tendencioso y alejado totalmente de la realidad…… vaya trabajo que han realizado nuestros maestros! El equipo de sistemas , sacando adelante toda una plataforma que ofreciera seguridad y eficacia ante este gran reto….. generar una cuenta electrónica para cada alumno, apoyando las necesidades de cada profesor para que pudieran acercar toda la información necesaria a nuestras casas y así pudiéramos nosotros padres de familia, apoyar su gran labor ….. incontables horas dedicadas a nuestros hijos, poniendo sus necesidades antes que las necesidades de sus propios hijos y familia…. el apoyo y atención cercana del area de administración y cajas, que siempre se han mostrado receptivos a escuchar nuestras situaciones particulares para encontrar juntos una solución…… videoconferencias de apoyo, las “normales”, los eventos planeados para vivirlos en persona, llevados a las pantallas de nuestros aparatos electrónicos para hacer menos la distancia que este confinamiento nos ha traído…. que gran ejemplo de solidaridad me llevo de mi escuela; donde entendí a la perfección lo que es trabajar en equipo, administración, maestros, equipos de sistemas, papas y nuestros hijos…. ojalá también se diera usted a la tarea de descubrir a los muchos muchísimos papás, que vivimos el día a día de estas clases a distancia y que sin anonimato podemos constatar el trabajo magistral que se llevó a cabo en nuestra institución ; ojalá que cuando eso ocurra su credibilidad no se haya perdido del todo…. porque si “un virus no nos detendrá “ , una nota sin fundamentos menos….. suerte en sus futuras lineas

  • Marimer Ayala
    Responder

    Pésimo su artículo. Nada serio y nula investigación. Como ex alumna y madre de dos hijos en el Colegio Franco Mexicano de Guadalajara, afirmo que durante el periodo de contingencia ha habido una continuación de los programas educativos más que aceptable. Los profesores han hecho su mejor esfuerzo y se han estado preparando para lo que viene. De parte de la administración se ha estado publicando semanalmente una revista en la que se nos informan las actividades por nivel educativo. Qué pena que busquen desacreditar una institución en particular. Muy tendencioso de su parte.

  • Malena Barragan
    Responder

    Una sorpresa encontrar un artículo así en una revista en la actualidad. Escrito por un doctor, que sin seriedad afirma cosas sin fuentes válidas. Triste las personas que pudieran llegar a creer las cosas aquí descritas. Soy mamá del Franco y no me queda mas que agradecer a la institución por los esfuerzos, apoyo y herramientas brindados día a día; y mas en esta contingencia. Los esfuerzos se vieron a diario, y a través del tiempo solo cambios exitosos para lograr la excelencia en nuestros hijos!! Gracias Franco Mexicano, lo logramos!!!

  • Alícia Rosales
    Responder

    Buen día ! Soy mamá de una alumna del Franco y apenas tenemos dos años en la escuela , pero nos han servido para darnos cuenta de que es un excelente colegio, para nosotros el mejor de Guadalajara!!! Y creemos que para todas las escuelas fue difícil de adaptarse a la situación de trasladar el sistema presencial a el sistema en línea en tan poco tiempo, pero tanto los profesores como los alumnos lo han hecho de manera excelente!!! Nosotros nos sentimos muy satisfechos con lo que han logrado.

  • Liliana
    Responder

    No es justo. Ni correcto este artículo NO es verdad, NO me siento representada en lo absoluto Ccon lo mencionado en este artículo. Ya que no refleja TODOS LOS ESFUERZOS realizados por los maestros, y Personal docente. Esto que dicen que el Franco solo está pendiente de los cobros es FALSO ya que él colegio NO tiene como objetivo realizar beneficios económicos para ellos con la educación a diferencia de otras instituciones. Que lastima que este artículo solo intente desprestigiar a este colegio siendo el que lo escribe una persona ajena a nuestro colegio. Sin fundamentos. Desconozco qué intenciones ocultas tenga este artículo nefasto que trata de desprestigiar al Colegio Franco Mexicano del cual me siento muy orgullosa de tener a todos mis hijos Estudiando ahí y siempre he contado con el apoyo de los maestros y Directivos Trabajo en conjunto con nosotros como padres para un fin común que es la educación de los chicos.

    Así que solo me resta decir que es muy triste, mediocre, falso. Todo lo mencionado en este artículo ridículo y pretencioso.

  • Amalia
    Responder

    Me parece un artículo malintencionado, de bajísima calidad periodística y sin ninguna propuesta comunicativa más allá de la grilla.

    No sólo no representa lo que se vive en la escuela, sino que daña.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar