El día en que los Muertos nos permiten penetrar en su silencio

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El 2 de noviembre de cada año es el día en que se abre el Mictlán (reino de los muertos). Los muertos se convierten en seres vivos y los vivos nos transformamos en muertos, este encuentro en algún lugar de la ontología y la metafísica que une la vida con la muerte es el momento cúspide que permite fusionar la vida terrenal con la otra vida, que según la mitología está en el “más allá”.
La cultura mexicana es muy sui generis en este aspecto, el Día de Muertos es la mixtura entre la tradición prehispánica con la herencia europea, al darle sentido a la vida después de la vida. Todos tenemos en casa algún muerto y el recuerdo de a quién honrar, los ancestros, (padres, abuelos), la pandemia nos ha llevado a un terreno que permitió el proceso de desaparición de seres queridos, mujeres y hombres han muerto inesperadamente, prematuramente.
¿Qué significa morir para vivir hoy en día?, y ¿que también vivir para morir? El Día de Muertos es una tradición ancestral con una amplia diversidad de significados en donde se junta la cultura, la tradición en contextos muy específicos, etcétera.
Me detengo en las representaciones sociales de niñas y niños, qué piensan los pequeños en edad escolar cuando piensan en la muerte, pero no en la propia, sino en la de otros y otras; o en el entorno o el contexto de la muerte. Los niños le tienen miedo a la muerte, cuando su vida apenas comienza y el sentido a la misma no conciben interrumpirla, dicho temor desaparece con el paso del tiempo, pero también temen que sus padres mueran, el temor no es sólo a la pérdida sino a una eterna desaparición de un ser muy querido.
En las escuelas hacemos altares, ofrendas, llevamos flores encendemos veladoras, pero no nos detenemos en las preguntas que se hacen los pequeños y que circulan en torno a la muerte o a la relación vida–muerte que está ligada mucho más con asuntos filosóficos y educativos.
Este día las escuelas suspenden sus actividades, la educación se imparte en los panteones en los recientes fúnebres, en las tumbas y carrozas, ¿qué preguntas le podemos hacer a los muertos que se nos han anticipado en el camino al más allá?, ¿de qué manera podemos pensarnos en este trayecto de ir de la vida a la muerte y luego a la vida eterna como dice el cristianismo?, ¿es ésta la forma correcta o hay otras formas de pensarnos en esta dualidad vivir–morir? Éste es el tema para niños desde el preescolar hasta la universidad. ¿Qué sentido le damos hoy a la muerte y qué sentido nos da la muerte a nosotros?
Hoy en este día que en el calendario se le reconoce como el Día de los Santos Difuntos, desde aquí desde este espacio honro a todas las personas que se nos han adelantado y han muerto para seguir viviendo.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. safimel04@gmail.com

Comentarios
  • Catalina
    Responder

    Me uno a esa honra a las personas desaparecidas para nosotros

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar