El 2020 el año en que vivimos en peligro

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El año 2020 es un año que será recordado por lo atípico del estilo de vida que lo acompañó. Tuvimos que taparnos la boca para intentar gritar. La boca, la nariz, los ojos y los oídos son órganos metafóricos del organismo humano, son órganos que dan lugar para que entre energía y que por cada uno de ellos salga la belleza y la creación.
La boca es el órgano a través del cual entra el alimento, es decir la vida, pero también es ese mismo órgano que da lugar a la salida de las palabras, de la poesía, a los gritos de protesta y de indignación.
En el año 2020 tuvimos que cubrirnos la boca para preservar la vida, todo ha sido una gran paradoja o también, como algunos dicen, un gran engaño, la poesía ha quedado silenciada cubierta en el fondo por el cubre–bocas, es por ello que en estos meses la poesía se ha convertido en susurros, en muecas, en ademanes, tratando de dar salida a los sueños contenidos.
Para el caso de los humanos la realidad no está ahí y no es tan real, es creada, construida o inventada, no es que las cosas sean tal cual se supone que son, sino que son creadas por el ojo y la mirada humana, la realidad no es tal como es, sino es creada a partir de la mirada y el ojo humano. Tenemos que construir la realidad para valorarla y darle los distintos atributos y el sentido que sólo los humanos podemos hacer.
Es por ello que, bajo esta dialéctica entre la realidad real y la realidad construida o inventada, hemos vivido este 2020 en un parcial engaño, si bien, el peligro por el coronavirus es real, también es inventado. Los grandes poderosos o aquellos que se creen los dueños del mundo, han decidido jugar en el ajedrez humano, el problema es que el ajedrez es el mundo y las piezas son la humanidad de cada raza, cada cultura vieja o nueva. Cada continente poblado ha decidido jugar a apostar a esta especie de ruleta rusa, en donde todos, absolutamente todos, incuso ellos mismos hemos salido perdiendo.
El año 2020 hemos vivido en peligro debido a que afloraron nuevos miedos, nuevas persecuciones y nuevas amenazas; tuvimos que quedarnos en casa para dejar que la amenaza camine por las calles, tuvimos que cubrirnos la boca para evitar que las gotas de saliva lleguen a otra piel sensible e indefensa y la contaminen, tuvimos que evitar los besos y los abrazos para cuidar que más adelante cuando regrese la calma, regresen igualmente los besos y los abrazos sinceros. El peligro de este año ha quedado condensado en nuevas creencias, ideologías o en afloramiento de un nuevo fundamentalismo que dice de manera enérgica: “Quédate en casa”. Cerraron los parques, los teatros, el espectáculo quedó cancelado a los humanos y dio lugar a un nuevo poder, el poder de las redes y un nuevo poder: el de la virtualidad.
En educación, la atención escolar migró de los edificios abiertos, y el bullicio escolar de cada día a formas inéditas de atención basada en la atención virtual y la distancia. La atención educativa pasó a formas inimaginables de proceder.
Necesitamos escribir el gran libro del año 2020 que sintetice y condense en una gran historia las pequeñas historias que la gente ha venido escribiendo en la desesperación de los márgenes o bajo el miedo de estas nuevas historias inéditas, nuevas y verdaderas que nunca se habían vivido.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Comentarios
  • Acosta Nafarrate Fabiola
    Responder

    Excelente siempre tan atinadas sus palabras

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar