¿Dignificar o damnificar al magisterio?: cuestión de conceptualizaciones en la gestión de la SEJ

 en Moisés Aguayo

José Moisés Aguayo Álvarez*

El discurso oficial de los gobiernos en turno, estatal y federal, en materia educativa, ha tenido diatribas; encabezadas por los proyectos estrella: por un lado, la propuesta de la Nueva Escuela Mexicana en el ámbito federal, y por otro, el proyecto RECREA en el estado de Jalisco. Ambos, con un notable énfasis disruptivo respecto de los planteamientos de los gobiernos precedentes; ambos, con un arranque accidentado, pero con un considerable margen para el beneficio de la duda, otorgado por el magisterio, al menos durante el primer trimestre del ciclo escolar. En las reuniones de Consejos Técnicos Escolares, y en los encuentros interniveles, la expectativa de cambios sustanciales y las “nuevas” propuestas para el abordaje de la problemática escolar, sonaron interesantes y engancharon a más de uno. La identificación con la incursión de la NEM en la inclusión, y la impronta de la educación en y para la vida, sonaron factibles; sin embargo, los fantasmas del burocratismo, la ineficiencia e insensibilidad de la SEP y la SEJ, han ido colocando tanto a la NEM como al programa RECREA, en el barrio más peligroso del Bulevar de los sueños rotos: el vacío de significado; y aunque pareciera poco, en materia de educación, un proyecto así, vaciado de su esencia filosófica y compromiso social, no entraña sino palabrería.
A más de seis meses del arranque del ciclo escolar 2019-2020, el panorama es desolador: no se avista un liderazgo fuerte en materia educativa, ni nacional, ni local. A Esteban Moctezuma le consumen los pendientes con el aparato sindical, las cuestiones derivadas de las becas, la atención a los niveles medio superior y superior, el desorden administrativo de los estados, entre otras cuestiones, y de la plataforma pedagógica para básica no se ha podido ocupar. Por su parte, Juan Carlos Flores, secretario de educación en Jalisco, no ha podido consolidar un equipo de trabajo eficiente, ni proyectar su liderazgo en materia educativa; si bien el proyecto RECREA tiene tintes progresistas, en la práctica, es una camiseta que no todos los maestros están dispuestos a ponerse con determinación, pues preserva un aroma conocido: el de la simulación. En este sentido, hay al menos cuatro indicios que no pueden soslayarse:

1. El evento RECREA Academy. Más allá de la parafernalia en la que los expositores ahora son “talkers”, los talleres “workshops”, los académicos de renombre (salvo dos o tres honrosas excepciones) “edutubers”; se puede rescatar muy poco en términos del impacto real de dicho evento —tradúzcase: erogación presupuestal— sobre las aulas, la práctica docente, la gestión directiva o la mejora en la conformación de comunidades de aprendizaje. Mediáticamente, quizás, tenga un impacto sobre quienes observan desde afuera el panorama del sistema educativo en Jalisco, pero la doxa preponderante entre los asistentes, dictamina tal experiencia como un relumbrón, o un tianguis ruidoso con la educación como tema y pretexto políticamente correcto.
2. La constante falta de coordinación al interior de las direcciones de la SEJ. La comunicación entre los niveles, no parece ser el fuerte de la gestión actual en la SEJ: informaciones que no fluyen, despropósito en las acciones en las direcciones de básica, una baja calidad en la relación de mando y operatividad entre los miembros de la estructura educativa; breves, acotados y vacuos encuentros con las direcciones de los distintos niveles; escasez de directrices claras para el curso y operación de las delegaciones regionales, y un largo etcétera, parecen tener estancado el rumbo. Vamos por un cierre de ciclo escolar, en donde los proyectos estratégicos, se ven y no se ven. Se ven, si atendemos a la parte de proyección utilitarista gubernamental: infraestructura, becas, uniformes, mochilas, zapatos, cursos, programas… Y no se ven, en términos de su articulación con un proyecto consecuente a sus líneas estratégicas, pues en la praxis, perviven las mismas dinámicas, coerciones, autoritarismos, presiones mediáticas, estilos de enseñanza, procesos burocráticos, etcétera. O preguntémonos ¿es que algo efectivamente ha cambiado sustantivamente con la transformación/refundación? Si la respuesta se intuye negativa, se está en el umbral de disentir con ambos conceptos.
3. La formación continua. El esfuerzo por ofertar cursos en línea, para docentes y directivos en servicio, no sólo replica una de las formas menos efectivas de la profesionalización, sino que, con la premura por el ejercicio del recurso, la contratación de entidades Ad Hoc, ajenas a la propia secretaría de educación y el bajo perfil de los beneficiarios reales de estas prácticas, sólo confirman la perspectiva de que todo ha cambiado para seguir igual: baja calidad de los procesos de profesionalización y un complicado ejercicio de evaluación de los mismos, tabuladores de cantidad y no de calidad, indicadores de alcance y no de incidencia, por mencionar algo, y finalmente:
4. Las continuas irregularidades en los pagos de los docentes. Ciertamente, se trata de un tema pendiente desde la gestión de Francisco Ayón —¿Sabemos algo de él, además de su turbulenta herencia en la SEJ e IPEJAL?—; pero tema presente en lo que lleva el periodo del actual secretario.
Además de violentas, injustas, irresponsables y negligentes; las omisiones en este rubro costarán, o debieran costar, más de alguna cabeza en la administración pública. Y no es que haya un afán de revancha, o que lo patente de la infamia contra los trabajadores de la educación facilite el juicio llano o el partidero político; es que las condiciones actuales, además de insostenibles, deberán, por mero compromiso moral con el discurso oficial de “revalorizar” y “dignificar” al magisterio, conducir a puerto de deslindes morales, jurídicos o penales ¿o quién se hará cargo de indemnizar a los compañeros que han tenido que preguntar por sus quincenas atrasadas desde agosto?, ¿quién se hará cargo de responder con autoridad por los intereses de sus deudas?, ¿quién cubrirá los préstamos para pagar la renta, el traslado al trabajo, el alimento?…, ¿qué precio tiene la dignidad humana de los profesionales de la educación que están sujetos a protocolos de actuación que pueden poner en vilo su trabajo, pero no sujetos a protocolos de pago?
Aunque más tarde que temprano, este problema aún tiene salida de altura. Si hubiese algo de creatividad en la administración estatal, ya se estuvieran cocinando un fondo para regularizar los pagos, aunque se clarifiquen los entresijos del enredo informático y administrativo entre SEJ y FONE, en un segundo momento, o de forma paralela. Esperamos que las acciones urgentes para atender la situación de todos los compañeros afectados se manifiesten con claridad y contundencia en los próximos días; y esperamos que de una vez por todas, la representación sindical y las expresiones disidentes que se precien de defender el interés común, generen acciones concertadas para, de una vez por todas, poner fin a este nudo gordiano de la irresponsabilidad e insensibilidad que no dignifica, sino que damnifica de la forma más soez, la integridad y dignidad de los maestros de Jalisco.

*Doctor en Educación. Supervisor de Educación Primaria. moyagualv@hotmail.com

  • Luis Antonio Casas Guzmán
    Responder

    Es muy indignante que los encargados de educar para el futuro del país deban pasar tragos amargos por la falta de pago y más aún que las instancias gubernamentales nos estén jugando el dedo en la boca diciendo que en la “próxima quincena” se regularizarán los salarios caídos, cuando si de mala gana atienden…está situación no puede esperar más y debemos unirnos para hacer sentir nuestra presencia.
    Es una excelente critica a la mediocre administración estatal y federal en materia educativa así como a sus respectivos dirigentes…

  • Jose
    Responder

    El contar con servidores públicos, productos de una política convenenciera y del cacicazgos partidistas, en definitivo no habrá sensibilidad ni siquiera la más mínima compasión por transfornar el Sistema Educativo Nacional. Al contrario, soy testigo de cómo algunas personas que lograron lanvisconear algún puesto directivo, son por demás personas nefastas, indecorosas, inhumanas. Llegan quitando gente preparada, con vocación, con un alto sentido de servicio, y con pasión docente…y ponen en sus lugares a gente de sus camarillas que no conocen. No dominan su cátedra, ni mucho menos las didácticas y y prácticas pedagógicas.
    El que algún o alguna docente no perciba su sueldo es inhumano. Ni siquiera en la época feudal se veía esto. Basta!! Exigimos a la SEP JALISCO pague!!!

  • Berenice Mojica
    Responder

    Que bien deja plasmada la realidad en sus líneas, y vaya que han dejado mucho que desear, desde sus escuelas al 100 a las uqe se les olvido destinar un presupuesto, pero sobre todo, retomaré la parte de la dignificación de los docentes, a los que se les prometió, serían agentes de cambio, en donde serían personas respetables, y qué peor manera de faltarles al respeto, que teniendolos con la incertidumbre de pago, buscan que pensemos en profecionalización, cuando la mente se va a las deudas existentes. Y es que yo no he visto a ningún profesionsita que regale su trabajo a la comunidad como lo hacen los docentes, quienes tienen la opción de dejar un grupo sin maestro, pero pesa más su compromiso y su sed de servicio, creo que si hubiera una mejor organización sindical (que se supone vela por los derechos de los trabajadores de la educación) otro cantar sería, mientras tanto aquí solicitando un prestamo a la comadre y rogando a Dios porque pronto se resuelva….

  • Luz Patricia Huerta Gutiérrez
    Responder

    Además de la nueva disposición de q maestros con plaza federal y estatal cada año debemos pagar en la declaración del SAT mucho, aparte de todo lo q nos rebajan de impuestos cada quincena.

  • Francisco Javier Ahuayo
    Responder

    Al parecer este lastre que nos lleva a un interminable laberinto administrativo sigue vigente desde tiempos inmemoriales y no se ve que tenga para cuándo tanto para el docente activo como para el jubilado, como es mi caso. Innumerables lista de requisitos para rescatar una inmisericorde suma equivalente a veinte días de una deporsi raquítica pensión. Ojalá y las autoridades y representantes del gremio tengan la sensibilidad suficiente para aterrizar en hechos lo que en el discurso se apresuran a vociferar, congruencia e integridad es lo mínimo que debieran tener.

  • Cesar Mendoza
    Responder

    También está la falta de personal docente, sobre todo en educación secundaria, hasta hoy 04 de marzo no se cuenta con docentes de secundaria en gran parte de secundarias federales (desde el 01 de Enero de 2020) aún no se cuenta con ello en Ixtlahuacan de los Membrillos Jal

  • VerónicavAviña
    Responder

    La educación en México y en Jalisco está en crisis han inventado nombres a programas que hemos venido trabajando desde hace tiempo y que han tenido poco auge. Y cómo no dieron el golpe bajo, lo que faltaba escasez de pago a docentes y no sólo de una quincena de varias!!! Dueles México, dueles Jalisco!!!! La educación base para el progreso y vamos de regreso.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar