Del preescolar a la universidad trayectorias formativas de éxitos y de fracasos escolares

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Uno de los hallazgos destacados del extinto INEE, daba cuenta de que el único nivel educativo exitoso en nuestro país, es el nivel de preescolar que cumple fielmente con los propósitos formativos. El nivel de preescolar es el espacio inicial destinado en atender a niñas y niños de 3 a 5 años, por educadoras en un ámbito llamado jardín de niños. Las claves del éxito de este nivel, residen en que la propuesta educativa está pensada en atender las necesidades de niños y niñas, además, debido a la edad, los pequeños tienen un alto nivel de disponibilidad para aprender. Se cumplen los propósitos de facilitar indicadores de maduración, de desarrollo personal y social y de preparar a dichos sujetos para los aprendizajes formales que vendrán después.
Después del egreso de prescolar, ingresan a la escuela primaria a los 6 años. Este es el nivel educativo más largo, dura 6 años y junta los años de la infancia mayor con la llegada de la pubertad. En nuestro país la educación primaria es el nivel educativo más emblemático, debido a que es el nivel de larga data y que dio lugar a la fundación de las primeras escuelas Normales del país hace más de 100 años. Tanto la creación de edificios escolares clásicos, como las prácticas y las tradiciones educativas están vinculados con la herencia cultural e institucional de la escuela primaria. Por lo mismo, es el nivel educativo de mayor desgaste, prevalecen las prácticas educativas resistentes al cambio, su fortaleza es la legitimidad de sus tradiciones.
De ahí se pasa al nivel medio, que incluye la secundaria y el bachillerato, ahí cada nivel se cursa en tres años. Cambian las reglas y la modalidad de atención ya que, de tener un sólo docente para toda la jornada se pasa a tener docentes por asignaturas de módulos de una hora o menos. Aquí se viven las mayores tensiones en donde se destaca:

• La propuesta educativa no responde a las necesidades de los usuarios, los intereses de adolescentes y jóvenes corren por otros senderos muy distintos a los que les ofrece la escuela formal.
• El currículo está sobrecargado de contenidos, muchos de ellos irrelevantes e intrascendentes para los usuarios.
• Debido al carácter intermedio de los niveles no queda del todo claro el carácter propedéutico de estos niveles.
• Es el nivel educativo que tiene mayores indicadores de rezago y deserción escolar.

Después del bachillerato los sujetos deciden la formación tecnológica, universitarios o normalista. Con estudios de licenciatura en todos los casos, aquí se pasa a una diversidad de opciones debido a que está relacionada con la formación profesional, en los seis campos básicos el conocimiento y la tecnología: contables, humanísticas y ciencias sociales, médicas, ingenierías, agropecuarias, artísticas y diseños.
En la década de los ochenta se decía que de cada 100 niños y niñas que ingresaban a primero de primaria egresaba 1 persona en el último año de profesional, la pirámide escolar se convertía en una especie de embudo. Hoy, aunque no contamos con datos actualizados, es posible afirmar que de cada 100 escolares que ingresan a primero de primaria se gradúan de 6 a 8 en el último de profesional y en el posgrado pasamos del 0.016, al 2 por ciento. La universalización de la atención educativa, junto con el movimiento mundial de educación para todos, ha democratizado el acceso a las escuelas.
Las trayectorias escolares es el largo proceso que viven los sujetos de manera trasversal desde los primeros años de ingreso al preescolar hasta la formación universitaria. Dicha trayectoria está llena de triunfos y fracasos, no solo de los sujetos sino también de las instituciones encargadas de ofrecer el servicio educativo.
En dichas trayectorias hay momentos difíciles que ponen a dudar a los sujetos con respecto al proceso que viven. Ésta es la parte más triste, cuando algunos estudiantes en cierto momento del proceso deciden dejar la escuela porque no le encuentran sentido a lo que están estudiando. Deberá existir como sucede en el preescolar, una forma de enganchar a los sujetos al trabajo de todos los días y, que el asistir a la escuela se disfrute y se goce de todo lo que ahí se viva.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. safimel04@gmail.com

  • LORENA RAMIREZ
    Responder

    La Dra. Guadalupe Moreno Bayardo junto con la Dra. María de Ibarrola Nicolín presentaron en el último COMIE presencial (2019) en Guerrero una investigación conjunta sumamente interesante sobre los posgrados educativos y su matrícula aunque se habla de un incremento de cursantes en este nivel que tú Miguel Ángel marcas al 2% en tú interesante artículo, ambas investigadoras señalaban con el dedo en la llaga del asunto: LA DUDOSA CALIDAD E INCREMENTO de maestrías y doctorados “patito” y por lo tanto, la dudosa REPUTACIÓN DE CALIDAD de los alumnos doctorantes o maestrantes egresados de los mismos salidos o surgidos AL VAPOR.
    Ilustraron de manera importante entre varios casos el de Jalisco.
    En este sentido su baja calidad, incluyendo algunos Institutos de Investigación de la SEJ donde no hay investigadores productivos y activos para el sector educación básica, sólo algunos docentes que comparten sus tiempos con otra Institución Educativa.
    En la lógica anterior, CONSIDERO DEBEMOS DEJAR DE HABLAR CON MENTIRAS “LLAMÁNDOLES A SUS DOCTORADOS JOYAS DE LA CORONA” cuando no llegan ni a “ESPEJITOS”.
    Es bueno ser OPTIMISTAS pero también
    CONGRUENTES y me permito pensar en VOZ ALTA: Ahora que las Instituciones de Posgrado de la SEJ buscan diseñar doctorados tanto propios como interistitucionales, construyan o reconstruyan curriculas menos INFLADAS teóricamente, seleccionen con “guante de oro” dichos contenidos y sus cuadros docentes y háganlos más críticos y reflexivos, buscar referentes de construcción del conocimiento de manera más PRÁCTICA SENTIPENSANTE y eleven o articulen sus diseños a solucionar o brindarle a los maestros de EDUCACIÓN BÁSICA herramientas VINCULADAS a recuperar al sujeto histórico en su contexto sin predeterminación.
    Dejar de vivir la FICCIÓN de investigación y estudios de posgrado en la SEJ siendo congruentes, humildes y aceptando que aunque aumenten los estudiosos de posgrados -no es suficiente- y sólo se sumen a obtener un título patito y tesis escrupulosamente positivistas desbordadas entre montones en anaqueles de sus BIBLIOTECAS que jamás serán ni leídas y mucho menos puestas en práctica.

  • Rafael Lucero
    Responder

    Mtr. Lorena, me da gusto saludarte y más leer tu comentario, el cual quiero que lo ampliemos en una conversación. Te busco. Un buen año.

  • LORENA RAMIREZ
    Responder

    Mtro. Lucero, a la orden siempre.Abrazos a distancia y si estoy a tiempo, te encargo chiltepin nada mejor para ampliar una sabrosa conversación.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar