Del periodismo palero a la crítica de los medios

 en Andrea Ramírez

Andrea Ramírez Barajas*

En los últimos años el uso de los medios masivos de comunicación, la prensa y el periodismo pasaron a tener un alto protagonismo. En el uso popular se le llamó el Cuarto poder, ya que desde el aparato público hay tres poderes. Dicho poder se suma al quinto poder: el uso del internet y las redes sociales en entorno virtual.
El cuarto y el quinto poder ya ha sido muy usado por los personajes insertos en las esferas de gobierno ligadas al poder. A muchos funcionarios les gusta mucho ser sujetos públicos y publicitarios, que aparecen en los medios todos los días. ¿Qué cosas de la administración educativa son noticia y de dichas noticias cuáles son las que valen la pena publicarse?
Tradicionalmente a los funcionarios de gobierno les interesa tener una muy buena relación con los medios, existen algunos reporteros especializados en cada fuente de gobierno que son especialmente “chiqueados” o “apapachados” desde el poder. En el argot especializado le llamaban chayote al dinero o bienes materiales que obtenían los periodistas para dar una buena imagen, incluso para decir mentiras en los medios masivos. Es muy famosa la frase del expresidente José López Portillo cuando estrangula de recursos al semanario de la revista Proceso cuando dice: “Nosotros no pagamos para que nos peguen” y a partir de ahí retira la compra de espacios periodísticos en dicho semanario.
Al actual secretario de educación de Jalisco le ha interesado sobre manera aparecer en los medios, a partir de la revisión de la imagen que se difunde en torno a él y su persona, todas las noticias son positivas, favorables, el panorama que se da a conocer es muy halagüeño. Si nos basamos en el panorama que dan los medios oficiales y oficiosos en Jalisco no hay problemas educativos, es más, podríamos decir que Jalisco es un paraíso educativo.
En la otra parte estamos los articulistas, editorialistas, expertos en educación que hemos arribado (nos hemos apropiado de espacios periodísticos) para comentar, opinar y generar un posicionamiento público alternativo a lo que el gobierno dice que hace.
Son muy famosos los trabajos de Pablo Latapí Sarre en la misma revista Proceso y recuperados en 5 tomos llamados Tiempo educativo mexicano que se editaron en Aguascalientes, los trabajos de Olac Fuentes Molinar publicados en el diario UnomasUno, los recientes trabajos de Manuel Gil Antón, en Educación Futura, Hugo Abortes en La Jornada.
Los colaboradores de este portal (en mayor o menor medida) nos hemos convertido en un contrapeso al manejo mediático oficial. Nuestras opiniones han incomodado a los personajes del poder, aquí no echamos porras, no somos (como decía un colega que aquí escribió por mucho tiempo Gildardo Meda Amaral) chiquitimbunceros, tampoco hacemos trabajos a sobre pedido y mucho menos recibimos chayote producto de nuestras publicaciones.
Si ponemos en contraste o en tensión la visión oficial con la visión crítica (por llamarle de alguna manera) para ilustrar dicha diferencia. Lo que nos damos cuenta es la distancia en el contenido de ambas visiones, entonces me pregunto: ¿quién está equivocado?, ¿a quién le asiste la razón?, ¿cómo está la neta de la realidad educativa jalisciense?
Los medios también sirven para mentir o para difundir masivamente mentiras o como decía Bachelard: una falsa realidad. Aunque los funcionarios de gobierno jamás van a leer a Gastón Bachelard, su pragmatismo los ha llevado a usar obsesivamente los medios para falsear la realidad y aquí estamos, ante una realidad educativa cruda que no contrasta con los contenidos difundidos por los medios de las acciones gubernamentales. De nuevo ¿quién es el equivocado?
Concluyo con una última situación bastante triste: miles de docentes, de padres de familia incluso de investigadores y académicos somos sujetos silenciados, los medios masivos jamás difundirán una visión discordante de lo que dice el gobierno que hace en educación. Sus voces son satanizadas, perseguidas, invalidadas.
Para nosotros es un buen deporte ser críticos de la educación, nuestro lugar es relativamente cómodo, pero nuestro compromiso ético es muy grande. Desde aquí (y disculpen mi soberbia egocentrica que me aflora de cuando en cuando) nos hemos convertido en el alter ego de la educación pública en Jalisco. Espero que se comprenda y que el gobierno esté más abierto a visiones distintas de su panorama oficial.

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar