Cuidar la democracia

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

Estamos a escasos días de celebrar un aniversario más del inicio de la Revolución mexicana.
Una de las herencias de este evento histórico ha sido el proyecto de nación e instituciones que hoy tenemos, que con fortalezas y debilidades permiten la convivencia de la sociedad mexicana.
Entre ellas destacan los partidos políticos que surgen para aglutinar fuerzas y buscar posicionar un proyecto de poder político.
El fin justifica los medios, plantea Nicolás Maquiavelo, y en la práctica política y la obsesión por el poder se sabe de esto por tricolores, blanquiazules, naranjas, tintos, arbolitos, etcétera.
Nuestra democracia neoliberal prolija en oferta partidista, prolija en militantes encubiertos de uso de palabras-pólvora en micrófonos, portadores de imágenes trajeadas y palabritas en prensa vendida de códigos almibarados, antes y después de las campañas.
Durante el Prianato y después de la simulada alternancia hay una colección de prácticas y ejercicios que eran parte del entramado que obnubila la mirada del ejercicio de ciudadanía de las mayorías.
Que se realice una elección extraordinaria por violentar la separación Iglesia-Estado, es inédito.
La democracia neoliberal que se extiende ya por cuatro décadas dió a luz partidos políticos, cuasi instituciones, que participan de la cultura del engaño al pueblo para proveerse de estructuras institucionales, confederaciones, sindicatos y gobiernos a modo para perpetuar sus intereses.
Perpetuar la mirada aislada y promover implícitamente el abstencionismo fue durante mucho tiempo parte de la estrategia. Inocular en los electores a través de distintos medios y la promoción de un comportamiento social no importaquista de que la voluntad nada cambia.
Fórmula y entramado a veces invisible que suscita la práctica democrática imperfecta del ciudadano ausente.
El fin justifica los medios y no por la altisonancia de voces y parto de fenómenos de enanismo en liderazgo acreditamos como democracia saludable.
Falta mucha educación cívica, formación histórica y educación política y social para identificar el canto falso de sirenas y sirenos.
Del derecho al voto de la mujer (vigente desde el 17 de octubre de 1953) hasta la paridad de género de reciente cuño, el sector femenino del electorado mexicano ha avanzado en el ejercicio de sus derechos.
La causa femenina se posiciona cada vez más como agenda de instituciones políticas y como asignatura en el sector educativo.
La difícil construcción social de la democracia como forma de vida, el poder económico detrás de la palabra como significante permanente, la posición de clase como veta de campaña y como entramado de gobernanza, los colores partidistas que difuminan y ocultan principios y plataformas, los lenguajes de gritos y descalificaciones, las emociones que emergen en las voces de tribuna y en los mensajes de medios masivos de comunicación y redes sociales.
2021 y la mirada retrospectiva al junio de las elecciones, a los resultados, a las instituciones garantes de las mismas, a los patrocinios empresariales y a las manos negras de gobernadores y presidentes municipales activos y omisos.
El caso Tlaquepaque con plan de nueva elección el domingo 21 de noviembre. Tlaquepaque del Parián y los jarritos, reto a la mirada analista, el territorio donde habita el excardenal Juan Sandoval Íñiguez, activo de opinión anti izquierda, parcial, tendencioso.
La derecha militante en una sociedad jalisciense espiritual y conservadora, la muerte del cardenal Posadas Ocampo (1993) y los resultados subsecuentes de alternancias y pseudogobiernos recaudadores, los ingenieros digitales de la arquitectura de la participación ciudadana como lógica de la mentira y la hipocresía, la ola en el estanque de la inmoralidad y el doble juego de los tiempos y hechos en los asuntos importantes.
El municipio de Tlaquepaque, un padrón de votantes nada desdeñable.
Tlaquepaque asolado por la inseguridad, la crisis económica y sanitaria, aunada la sensación de que la presidente municipal saliente además de incompetencia suma rinconcitos opacos de corrupción.
Las boletas electorales que presentan un menú de candidatas(os) entusiastas, que en franco despilfarro de recursos públicos colonizan el espacio de las estaciones de radio para llegar lejos, muy lejos, del punto geográfico de ese municipio, a escuchas que nos son el destinatario de sus desesperadas invitaciones.
Las jóvenes candidatas ante los micrófonos, la ganadora del pasado proceso despojada, que alude a emociones como el enojo, la que enfática subraya que no quiere replicar un gobierno de cuarta; el que refiere que es posible un gobierno honesto y anticorrupción, la que argumenta que ni Chana ni Juana si no la palomita blanquiazul tiene la solución al dilema de gobernar el municipio; los Futuro y su arbolito, de pasado independiente, que improvisan partido y se atrincheran en su juventud y el garlito de lo nuevo.
El machaqueo constante del asunto de la seguridad, empleo, temas en los que todos y todas reprueban.
La mirada puesta en el Tlaquepaque que surgirá de las cenizas de las fuerzas nacionales y estatales en pugna por el micro espacio, la estrategia de sumar y seguir pintando nuevas delimitaciones y coordenadas del espacio político.
La política como ubre de patria generosa, de mieles con los cercanos al grupo en el poder; de crueldad sádica con los ciudadanos que no dimensionan el valor de su voto.
Los ciudadanos abstractos que padecen las acciones gubernamentales y los proyectos de administración privada en aguas públicas; los gobernantes huérfanos de pueblo, hábiles en la recaudación, pichicatos en las acciones a favor de los desposeídos.
Los ciudadanos cien veces engañados, otra vez ante el desafío de su historia, sin derecho a equivocarse.
De nueva cuenta vivenciar el riesgo de padecer las consecuencias de sus propias decisiones.
El SNTE y la elección impugnada de su sección 27 en Sinaloa. Las aguas revueltas de la inconformidad y la mano central color carbón, radiografía de un ejercicio antidemocrático.
Los ecos de las prácticas caciquiles y centralistas por remover, la urgencia de sacar las antiguas manos de los bolsillos de las cuotas de los trabajadores, el entramado del poder de gestiones tapadera, los familiogramas de las instituciones que obstaculizan el saneamiento.
El magisterio y su débil hambre de democracia sindical, la militancia de resignación y egoísmos, el derecho universal al voto y la urgencia de hacernos cargo de la propia historia.
El imperativo de construir la democracia y sanear la vida de la organización sindical de los trabajadores de la educación.
La alternativa de reconstruir la vitalidad del voto universal y recuperar el sindicato, la necesaria participación para enterrar el terrorismo silente a la democracia en sindicatos y gobiernos.
En tanto, la sesión del Congreso de comparecencia del cuestionado Consejero Presidente del INE, por sus altos salarios, parcialidad y por la difusión de un audio filtrado.
El afirma retador que es su deber salvaguardar la democracia.
Cada jornada electoral, la convocatoria a construir ciudadanía, la oportunidad de practicar la democracia como forma de vida, la oportunidad de cuidar y sanear la democracia líquida en cada nivel de gobierno y cada espacio geográfico.

*Doctor en educación. Profesor normalista de educación básica. zatarainr@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar