¿Cuándo empezaremos a ver cambios en lo educativo?

 en Marco Antonio González

Marco Antonio González Villa*

Tener fe y esperanza en que algo cambie nunca será inadecuado, dado que esto puede ser la fuente de una ilusión o la concepción de utopías, sin embargo, en algunos contextos y momentos, pueden generar, igualmente, desesperación o desaliento cuando no llega inmediatamente lo que se esperaba. Esto nos lleva a preguntarnos, lejos de apasionamientos o de una postura crítica, ¿cuánto tiempo se requiere para que podamos ver cambios significativos en el campo de lo educativo?, obviamente en 4 meses no y podríamos pensar que esperar, mínimamente, tres años podría ser una estimación razonable.
Cuando se puso en marcha la Reforma Integral de la Educación Media Superior en el Estado de México, hace casi una década, recuerdo que nuestra capacitación, para formarnos en el enfoque de Competencias, consistió en darnos un libro y presentarnos videos en los que el periodista Leonardo Kourchenko entrevistaba a varios responsables de la implementación de la Reforma. En uno de esos videos, un gobernador estatal señalaba que se tardarían aproximadamente 20 años en ver resultados o para ver si se habían equivocado, lo cual no fue nada alentador en ese momento y generó muchas dudas, al menos a mí, al punto que aún puedo recordarlo.
No pasaron ni 10 años para que se hicieran modificaciones al Modelo Educativo y en 2018 se empezó una nueva etapa en la transformación de las escuelas en sus prácticas de enseñanza que, por cierto, es lo que está vigente en el presente ciclo y no dependió del gobierno entrante. La capacitación que se ofreció fue, y ha sido, sobre la marcha y se tuvo que escuchar nuevamente a autoridades cuyas indicaciones no generaron, otra vez, confianza en lo que se tenía que llevar a cabo, pero esa es otra historia.
Lo que hemos observado con este gobierno entrante han sido intentos por cumplir las promesas de campaña, denunciar diferentes situaciones que se han ido encontrando en los que la corrupción se hizo presente, como el caso de la estafa maestra que involucró a varias Universidades o el caso de las obras inconclusas, en escuelas que tuvieron daño por el sismo de 2017, debido a la falta de pago y desvío de recursos, así como también se ha mostrado una postura de fomentar el diálogo e incluir y considerar a un mayor número de voces en las propuestas que se hacen, aspectos todos ellos que seguirán requiriendo de mayor tiempo para recabar información y darle cauce a lo que de ella se pueda derivar.
Así que, concretamente, se debe tener paciencia; en lo aparente, lo más importante de inicio ha sido la eliminación de la Reforma Educativa, sin embargo, es claro que va a necesitar de un poco más de tiempo para satisfacer los intereses válidos de todos. Imagino que después empezaremos a ver mayor inversión, mejoramiento de la infraestructura y el cumplimiento de la promesa de incrementar lugares para acceder a formación universitaria. Pero, yo creo, que sí se requieren de varios años para ver los cambios. Sólo esperamos que podamos ser testigos de ellos durante el sexenio.

*Maestro en Educación. Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala. antonio.gonzalez@ired.unam.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar