Construir cultura magisterial

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

Corre el tercer día de recuperación de la normalidad parcial y de reinstalación progresiva de la libertad de movimiento después de difíciles días de confinamiento.
Antes de dar rienda suelta a la alegría es conveniente seguir las medidas de prevención que competen al ámbito de la responsabilidad individual.
El escenario de la recuperación económica y la reinstalación de la normalidad laboral de esta compleja e interdependiente sociedad nuestra será más lenta, pero hay capacidad de trabajo e inteligencia constructora que pueden coadyuvar desde distintos frentes.
Manos, corazones, inteligencias unidas y solidarias, pueden hacer atajos en el largo camino cuesta arriba que hay que transitar para la recuperación económica.
Voluntades y actitudes en un círculo virtuoso para regular la interacción con los demás, para proteger-nos, para solidarizar-nos con los más vulnerables por estadio de edad o por posición socioeconómica frágil.
Somos una sociedad compleja con distintos niveles de escolaridad, con distintas zonas de desarrollo proximal de aprendizaje; en otras palabras, de distintas entendederas.
Se tiene un complejo y sedimentado comportamiento social sustentado en creencias que dificultan actuar en grupo.
En nuestra policroma espiritualidad, en nuestro imaginario colectivo hay quien cree que el Coronavirus no existe, hay quien decide negar categóricamente su amenaza a la salud.
Seamos pacientes, eduquémonos y eduquemos en la sanidad colectiva, en la sanidad familiar; asumamos comportamientos de amor propio y de amor al prójimo; demostremos que hemos aprendido y que ha valido la pena el sacrificio haciendo permanentes los saberes que repasamos en los tres meses intensivos de formación en materia del protocolo del “Quédate en casa”.
Lavemos las manos, pero también las mentalidades; usemos gel antibacterial en las manos y adoptemos el cubrebocas, pero también pongamos escudo y protejamos oídos y conciencias, exijamos como ciudadanos responsables el derecho a la información veraz.
Seamos civilizados en las vialidades y repasemos educación vial hoy que grandes ciudades como la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey ya viven otra vez síntomas de colapso en sus grandes avenidas.
Los días aciagos de la pandemia del Covid-19 aun no pasan, sus densos nubarrones oscuros aún no se disipan y han cobrado lamentablemente el pasado fin de semana, la vida de algunos compañeros maestros.
Mi respeto personal a las trayectorias de cada uno de ellos y mi duelo solidario con sus familias y equipos de trabajo.
El magisterio jalisciense está de luto en estos días de junio por la pérdida de estos compañeros.
No les olvidamos, aunque ya no estrecharemos sus manos, ya no escucharemos su palabra, que como saeta dispara el pensamiento y la reflexión.
En una imaginaria media asta en señal de duelo izaremos la bandera en el patio cívico y reconstruiremos la nueva era en el corazón de sus escuelas en donde sus pasos marcaron huella.
Sus trayectorias profesionales son capital social vivo para la docencia, dirección, supervisión y la jefatura de sector en las regiones de Jalisco donde cada uno de ellos contribuyó con su palabra y acción.
Jacinto Vázquez Martínez, oriundo de Jalostotitlán, muchos años director de la Escuela Secundaria Federal 29. Aficionado a la práctica del futbol, formador de valores patrios y director agradecido con su mentor el inolvidable maestro José Santos Partida.
Siempre sencillo y bromista, a quien en la página de NotiAltos Divergente se le despidió como “entrañable amigo y maestro”.
Su equipo de maestros en una sola voz referían sobre su trayectoria “Descansa en paz profesor Chinto. Te recordamos con aprecio… un ejemplo en las aulas y en la sociedad, gran capacidad de conciliación y de una filosofía de vida muy pulcra… Resultados eficientes con su carisma y autoridad nunca basada en el poder… Lagos de Moreno y los Chirlos te extrañaremos”.
El profesor Regino Mercado Niñez, Jefe de sector 10 Federal. A través del canal 12 de televisión por cable de Tamazula se avisaba de su deceso, “Un gran maestro, líder con mente clara y buen político”.
El profesor Óscar Barco, convencido sindicalista de la Sección 16 del SNTE a quien el equipo de “Por media calle” le dedica la siguiente despedida: “Un gran amigo de Jamay, maestro de la Escuela Secundaria Técnica 16, como maestro nos deja muchos aprendizajes, como ser humano un legado”.
Juan Alberto Muñoz Ruvalcaba, del área de Atequiza, supervisor de la zona 23 federal de educación física, catalogado como “Un hombre trabajador, responsable y entusiasta”.
La partida de cada de ellos deja vacíos difíciles de cubrir. Su obra educadora y de liderazgo en tiempo y espacio, ahora son capital cognitivo para quienes interactuamos con ellos.
El capital social intangible, incuantificable parece ser el sino de profesiones de misión clara como el magisterio.
De los maestros que parten y de aquellos que con cuya biografía académica han dignificado la educación pública solo queda hacer Pedagogía de la práctica de tradición oral y anecdotaria en contexto.
Repasar sus lecciones de vida por ejemplo:

1. Capacidad de negociación y diálogo como medio de resolver conflictos en la práctica directiva. Decía el director Jacinto Vázquez: “Cuando un trabajador incómodo, estresado, retador, levante la voz y te grite, no seas reactivo. Callado, retírate de la contienda y vete a comprar una Pepsi y un birote, seguro que mientras bebes y comes surgirán algunas ideas que respondan al qué hacer en esa circunstancia. La estrategia de él o tú, debe ser la última de las alternativas…”
2. La asunción de distintos tipos de liderazgo y el uso eficaz de sus habilidades comunicativas para desactivar problemas, la construcción de un liderazgo académico que se sustenta en el diálogo profesional con los miembros del equipo y con la interacción cotidiana con alumnos y con sus madres y padres. El deseo de aprender, el curso, la visita al centro de maestros son bienvenidos, solo si son complementarios a lo sustantivo.
3. El valor de la responsabilidad y del compromiso con el actuar ético como principio del oficio de ser maestro. Líder pobre es aquel que simula de mil formas y que no se encuentra en su área de trabajo cuando se le necesita.
4. Mantener el respeto y la honorabilidad contra la erosión del tiempo y a pesar del juego tentador que ofrecen las aguas frescas saltarinas y coloreadas de orden político.
5. Mantener el proyecto institucional; el perfil de trabajo y el cumplimiento de los fines y la articulación de las políticas nacional y estatal en las zonas foráneas alejadas de donde se calientan las tortillas y donde la realidad es la falta de arraigo de una proporción del personal que tiene alta movilidad y que apenas llega, quiere de principio a cambio de adscripción a la zona metropolitana de Guadalajara.

Los maestros que se han ido en estos días de contingencia dejan singulares recuerdos y encomiable obra de desarrollo social y educativo.
Sus trayectorias ilustran que la cultura participativa y de responsabilidad del magisterio en Jalisco no es obra de un día y no se circunscribe a tiempos y militancias políticas. No es obra del juego de vencidas del poder o de emergentes y coyunturales proyectitos pro desarrollo educativo.
A días de su partida se les recuerda con afecto y agradecimiento.
En la nueva normalidad por construir y al reto de seguir haciendo obra de mejora educativa y cultural le vienen bien los magistrales ejemplos de los profesores Chinto, Regino, Óscar y Juan Alberto.
En paz descansen y que su obra permanezca por siempre.
También en tiempos de Coronavirus se vale alimentar el ethos profesional con sus actores, se vale recordarlos por su obra realizada, como un acto de revalorización social de su magisterio.

*Doctor en educación. Profesor normalista de educación básica. zatarainr@hotmail.com

  • Griselda Gómez de la Torre
    Responder

    Es un acto de nobleza el reconocer la aportación que en nuestras vidas dejan huella aquellos seres que han significado en nuestro camino, por eso hoy, me uno al reconocimiento que el Dr. Rubén Zataráin Mendoza a través del presente artículo, recupera la noble labor y entrega diaria de compañeros maestros que han hecho huella al andar. Vaya un homenaje para su ausencia , lo llenan todo, con su presencia.
    “El nombre del hombre, no interesa;
    Lo que interesa es la huella que deja el hombre en su paso por la vida” Che Guevara.

  • Responder

    Muy bien redactado, mensaje claro, libre de egoísmos y reconociendo los méritos profesionales. Felicidades Dr. Rubén Zatarain Mendoza.

  • Gabriel Mendez
    Responder

    Tod@s l@s maestr@s dejamos huellas positivas en nuestros alumnos, las negativas ellos mismos las desechan. Así como los trabajadores del sector salud son héroes de la medicina. Nosotros l@s maestr@s somos héroes en la educación de la niñez, adolescencia, juventud mexicana.
    Lástima que por políticos de sexenios anteriores hayan rebajado el nivel de respeto de los educandos y padres de familia hacia los docententes. ………………
    Estos maestros y maestras que fallecieron les descanso eterno y que dios los tenga en su lecho. Descanse en Paz el Maestro amigo Oscar Barco.

  • Aída Sánchez Sencion
    Responder

    Lamentablemente en sectores de la población aún dudan que exista el COVID 19 comentarios de los padres de familia se escuchan y lo demuestran con el poco cuidado e higiene que muestran, pero la realidad en la que estamos viviendo día con día con muertes cercanas de maestros, amigos y familiares, nos esta mostrando que hay una vida frágil y que tuvo que suceder esta situación para revalorar la función docente, el cuidado personal, cuidado y limpieza de nuestro entorno, tambien se hizo un alto en nuestra vida agoviada por la falta de tiempo para nosotros y para nuestras familias. Gracias por esta reflexión para los docentes que partieron al descanso eterno y para los que nos quedamos aún, nos queda, el valorar lo que hemos vivido hasta el dia de hoy y hacer lo mejor para cuidarnos.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar