Comunicabilidad imaginaria

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

La noción de aislamiento aplicable a la práctica docente, vertebral en el texto de la interacción didáctica escrito por Sara Delamont (1984), puede tener utilidad para comprender una de las aristas sobre el complejo, de lo que ahora ocurre en las formas cómo se intenta hacer educación vía plataformas y medios virtuales.
Los Robinson Crusoe atrapados en su isla frente a la pantalla. La reconquista de la sobrevivencia, la identificación de las huellas del conocimiento de un Viernes caníbal que no habla el mismo lenguaje.
Encontrarse aislado ante la ingente tarea de aprender, tarea que ha dejado de ser divertida y que huyó con las risas y el movimiento; tarea que no es la misma cuando se hace solo, en grupo escolar, o ante la mirada impaciente y escrutadora de la madre.
El aislamiento que impone la propia estructura de la inteligencia que sin experiencias sociales ricas se comunica defectuosamente con el objeto de aprendizaje.
El líquido e imaginario aprendizaje en esas condiciones, que algunos intentan tipificar con cierto grado de ingenuidad, como aprendizajes esenciales; cómo si aprender fuera cuestión de adjetivaciones, recortes curriculares o de fórmulas aritméticas pseudohumanistas, aderezos de discursos de confetti carnavalesco sobre la igualdad y la inclusión.
Desacreditada burocracia que habita como plaga, chapulínes de escritorio en distintas oficinas, elaboradores de ideas cojas, proyectines es de papel.
Generaciones con sobrepeso de libros digitales, actores y actrices que nada cambiaron y que simulan hacer gestión y acompañamiento al magisterio al sobarle el lomo con torrecillas de Babel y apps discursivas.
El aislamiento y la incomunicación provocada, la actitud de conferencia de prensa pseudo informativa culpigena, el oficio de hablador.
El ethos profesional de un magisterio revalorado retórica y virtualmente por algunos funcionarios y dirigentes sindicales; el profe de banquillo, que ve transcurrir el tiempo de una gestión cocinada en la propia tinta negra de una reforma sobre la que no hubo contraloría.
Las nuevas formas cómo se cultivan las inequidades, la invisibilidad del niño que no aprende, la molicie de la asesoría y el acompañamiento esperado cada fecha de Consejo Técnico.
La incomunicación, franja de educadores principiantes en habilidades digitales, socioemocionalmente inestables en la nueva gestión de los aprendizajes. La soledad y aislamiento no comprendidos, la crisis humanitaria de la comunicación, la enseñanza y el aprendizaje.
La actitud irredenta de dignificar el oficio educador cuando el castillo en construcción de saberes se desmorona. Cualificar el oficio cuando se hace cimentación frágil con tareas pseudo pedagógicas audiovisuales.
El profesor con las diversas responsabilidades de acompañamiento frente a la pantalla.
Los estudiantes con los déficits socioculturales y escolares que ahora hacen crisis al enfrentar en solitario el contenido.
Las evidentes debilidades en significatividad de los materiales educativos.
Los bienes de la comprensión lectora desigualmente distribuidos en un modelo de escuela sin lugar para los que aprenden poco y lento.
La soledad y el aislamiento de profesor y alumno.
La interacción didáctica limitada al correr de los días del ciclo escolar que entra ya en su fase madura.
Los niños en proceso de concluir preescolar, Primer grado de primaria, Sexto de primaria, Tercero de secundaria, los grados fundacionales, los jóvenes bachilleres y universitarios de distintas carreras profesionales.
Las distintas facetas de la problemática de estudiar, aprender, evaluar-evaluarse.
La comunicación parlotera de emergencia instrumentada, que ya cumple diez meses.
El aislamiento que impone la contingencia, la isla en la que se convierte el espacio de sobrevivencia en el hogar como recurso material improvisado para fines educativos.
La ergonomía mínima, el multiverso del ruido, de la comunicación a gritos en casa. El clima social de stress y las múltiples necesidades.
Los materiales didácticos valiosos con perceptor ausente, los esteticistas programas televisivos de la tercer generación de Aprende en casa, que ya cansan, que ya pierden el centro de atención.
La tele muda y débil visual en términos de formar las estructuras cognitivas tan caras al desarrollo de la infancia y la juventud, la pantalla omnipresente cómo papagayo que jamás puede ser maestra.
El aislamiento que implica un sistema escolar en las condiciones sanitarias supeditadas a intencionalidades políticas, antes que médicas y sanitarias.
Las intencionalidades políticas enfermas, ocultas en los subterráneos del poder con signo de pesos y de dólares, el caso del desfalco perpetrado en el banco de Andorra, la corrupción sabida, la corrupción oculta, el partido político Hagamos, el tiroteo en la plaza Andares.
Las medidas cautelares de Derechos Humanos al gobierno de Jalisco para el respeto a la dignidad humana de los mayores de 60 años.
El presidente municipal de Tototlán, galán de Movimiento Ciudadano, las máscaras con poder de los barbajanes de siempre, el carnaval virtual, la generación de políticos jóvenes que asedian y mercan de variadas formas.
El aislamiento de la participación del ciudadano en las decisiones importantes.
Las ruedas de prensa y los webinar reiterativos sin la comunicación paraverbal que solo da el rostro y la expresión corporal semiotica.
El falsacionismo de una comunicación sin la evidencia del diálogo auténtico y sin el feedback de quién escucha, sin la pregunta de quién aprende.
Y el ejército de hablantes en conversatorios que necesitan vender, legitimar el saber de un grado, de un nombramiento en instituciones de Educación superior y de posgrado, en oficinas centrales sin luces, sin dirección, sin integración de equipo.
Los eternos vividores de un sistema actualizador y capacitador desarticulado, inercial. Oportunistas y coyunturales con grados patito; las voces sin esencia, sin realidad, sin datos; los especialistas en equidad, resiliencia de plastilina; en habilidades socioemocionales coloreadas como lunetas de chocolate.
La incomunicación con las necesidades formativas reales del magisterio, los fenicios prestos a ofrecer cursos para aprender sobre proyectos integradores y otros fragmentos de pseudopedagogía. El negocio de los oferentes hoy que hay en puerta convocatorias de promoción horizontal y otros laberintos insultantes de ocho etapas.
La incomunicación de un saber libresco, reproduccionista, de malas guías y al final de malas entrañas, cuando no se escucha, cuando la calidad y la mejora son el horizonte sobre el que tenemos que trabajar todos.
La comunicabilidad imaginaria con los padres de familia, la socialización restringida en el microespacio, la corresponsabilidad en crecimiento para la diseminación de la tarea educadora, las escolaridades diferenciadas, las múltiples formas cómo se materializa la disciplina, el sentir e impotencia, aprender muy poco o nada.
Las nuevas inequidades producto del largo tramo de pandemia, los aprendices de gestores del sistema educativo cuya gobernanza está en impasse.
La comunicabilidad imaginaria de las instituciones de gobierno que de manera repetitiva invitan a un comportamiento social profiláctico en materia de covid-19.
El nuevo mercado de la salud y la prevención, las compras y las ventas en estados de angustia y en condiciones emocionales en límite.
La sociedad mexicana difícil de educar a través de los medios, la ausencia de evaluación del impacto del gasto en publicidad gubernamental, los spots innecesarios, la cortina de humo para ejercer gasto y asignación presupuestal.
El festín del gasto del dinero público en las precampañas electorales, la ausencia de propuestas y de perfil ideológico, las consignas ahistóricas, Paquita la del Barrio y los cartuchos quemados, la toma de decisiones del electorado en un contexto de desempleo y economía emergente.
La dificultad de aprender de las grandes lecciones cívicas de la historia, la estafeta generacional democrática de comunicabilidad imaginaria.

*Doctor en educación. Profesor normalista de educación básica. zatarainr@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar