Caravana poética

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

Llevar la poesía a una muestra de jóvenes secundarianos de Puerto Vallarta es lo que se ha hecho en la caravana poética de cuatro días de septiembre en el tierno ciclo escolar. En ella participaron los jóvenes poetas Karel Leyva de Cuba y el poeta mexicano Raúl Gibrán, con la compañía y ante la mirada y el oído atentos de la poeta austriaca Melamar.
Leer poesía, es lo que sus voces regalaron a los oídos atentos de los jóvenes inquietos, ávidos de emociones, sedientos también de fuentes culturales.
Regalar escucha atenta, participación comprometida y en algunos casos declamación de sus poemas y música de mariachi fue lo que los adolescentes ofrecieron en recíproca generosidad.
Directivos y maestros sensibles, organizados y generosos juntos en el propósito del encuentro para seguir formando la dimensión literaria, de lenguaje estético y comunicación humana.
Esa es la comunidad de aprendizaje en la vida que hace posible las buenas cosas en las aulas y bibliotecas cuando se comparten perspectivas.
Raúl Gibrán poeta vallartense con una publicación de 8 libros, a pregunta expresa respondió que por influencia familiar tenía como destino inicial la ciencia y las matemáticas. Como poeta en ciernes se rebeló ante este destino.
Al leer su poema Fronteras, afirma que nada más frágil que las fronteras entre las dimensiones que nos hacen ser humanos.
Descubre su vocación literaria como otra de las vías de construirse humano, su oficio de escribir; sus maestros entre otros Gutiérrez Vega y Fernando del Paso.
Afirma que en su trayecto llegó el momento de portarse serio y empezó a escribir. Querer escribir como motor importante, saber escribir como habilidad de aprendizaje permanente.

“Busco en la tinta el encuentro
Que en el reflejo de la palabra
Se exponga a mi marchito yo
Un antagónico del ahora
Pero sustento del presente”

Menudo mensaje a sus oyentes, el emocionante arte de escribir, la necesidad de aprender.
Por su parte, el poeta cubano Karel Leyva Ferrer nacido en 1975, protagonista del festival Internacional de poesía en La Habana, oriundo de Santiago, habitante actual de la capital de Cuba, aficionado al béisbol e hijo del poeta Waldo Leyva, describe:

“Gracias a los hilos
Este regresar cansado
de tantos Minotauros
Y acertijos poblando la cabeza (…)
Madero fuí
Sustancias hebras
En alguna selva
Mis raíces duermen todavía”

A pregunta directa responde y ve la poesía, la manifestación del poema como un proceso de sanación espiritual. Refiere que al inicio vocacional quería ciencia, pero luego dirigió sus pasos a la literatura.
Y se hace al camino de escribir y de liar versos, también de promover a otros, de estimular a los jóvenes escritores.
Diálogo visual con libro en mano.
Interpretación de poemas, voz enfática, manos que pasean en la atmósfera en un clima cálido; un ventilador mueve su hélice al ritmo de las respiraciones.
Acercarlos a la literatura como una de las bellas artes, el objetivo de formación. Los adolescentes también pueden ser formados en ello, al final de cuentas el bien o el mal gusto son producto de presencia o ausencia de educación.
Los educadores tenemos como aliados a los buenos textos, a los hombres de letras que silentes invierten sus noches y sus tardes para construir historias, narraciones, la poesía.
No hay otra forma de potenciar la dimensión humana de lo bello, la lectura de versos, el arte y la buena escritura como constitutivos de la parte humana que nos distancia de lo intrascendente.
No hay otra forma tampoco de estar juntos en la empresa de comunicar la belleza, de hacer manifiesto sobre temas sociales que nos aquejan, que nos movilizan.
La poesía es también vehículo hacedor de la parte social que como especie tenemos.
Karel refiere como en un pueblo cubano existían datos acerca de su alto índice de suicidios y cómo llevar a ese lugar el festival de poesía disminuyó tal problema.
La poesía como impulso vital. El derecho de amar la vida como mensaje intrínseco del buen verso.
La Poesía también en lugares como la cárcel de mujeres, como medio de reinstalación de la libertad de sentir, de la libertad de pensar, de la libertad de amar.
El mensaje al colectivo de estudiantes de que ustedes son poesía: su ansia de ser, de prepararse, la noción de futuro, los corazones que laten y les abren las puertas de inimaginables futuros y posibilidades.
El poeta como educador, el educador como poeta que esculpe, que modela, que estimula la lectura, que asesora la escritura.
La poesía como medio de construcción de un mundo diferente donde la paz y el encuentro con el otro tenga lugar, la poesía del libro de los abrazos de Galeano, la sensibilidad para cambiar el mundo que nos ha deshumanizado en algunas áreas, el tejido social en emergencia por ausencia de proyecto de vida, por ausencia de amor, por anestesia sobre el dolor ajeno, por sobretecnologizacion del espíritu humano, por la burda ambición de los insaciables.
Y luego Jalil Gibran poeta libanés que escribió su libro “El Profeta” cuando tenía 15 años.
O los poemas del poeta chileno Neruda “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”, escritos antes de cumplir diecinueve años.
El poeta José María Heredia y Heredia muerto prematuramente, el poeta nacional cubano del siglo XIX iniciador del romanticismo cuya obra completa fue publicada en nuestro país.
La poesía ha de encontrar espacio en las propuestas curriculares de educación básica.
Se requiere posicionar el valor de la poesía, en las propuestas de formación de los profesores en las instituciones de educación Normal que padecen una crisis de vocación y sentido.
Ha de encontrar su espacio más allá del formalismo de un aprendizaje esperado en la malla curricular formal, de un perfil de egreso.
El último día de la caravana, en una escuela secundaria enfrente del Río Cuale, en la sala audiovisual donde se organiza el encuentro, entre poetas y adolescentes, destaca la Imagen de una pintura del Quijote y su fiel escudero Sancho, destaca el molino de viento. Ambos personajes imaginarios ilustran el componente soñador e idealista, muestran como guerreros la adarga sobre el fiel Rocinante; pincelar apenas nuestras luchas contra los molinos de viento, nuestra lucha por lo mejor de los ideales.
Formar la expresión literaria y poética como ideal posible, el río de energía vital que representan esos adolescentes, las aguas en movimiento del Cuale en el verano.
La voz del poeta cubano evoca al poeta español García Lorca, al médico, poeta y guerrillero Ernesto “Che” Guevara, evoca al héroe nacional y poeta cubano José Martí.
Afirman ambos que la poesía es una forma de sentir. Habría que agregar que es una forma de sentir el mundo, el espacio, el tiempo, el hombre.
La Poesía se siente y luego se escribe, ilustran su método de trabajo.
El poeta es también la voz insurrecta que abre la conciencia colectiva, afirma uno de ellos al compartir que vivió una etapa difícil, cuando se confronta el sistema que lo acoge.
Y viene a cita el poeta y líder vietnamita Ho chi Minh.
El poeta, filósofo y revolucionario chino Mao tse Tung
Poesía y libertad.
Poesía y canto.
Poesía como voz de conciencia social.
Poesía como medio educador de los jóvenes.
La joven adolescente que comparte ante sus compañeros el poema que ha escrito sobre una rosa donde destaca el valor de la belleza y la fugacidad del buen tiempo. La opinión de los poetas que aplauden su aportación.
La caravana de voces y versos ha dejado huella; compartir con quien hace poesía no puede dejarnos iguales.
La caravana ahora ha sumado miembros para viajar por ese territorio de la poesía, para que nunca sea un territorio despoblado; claros en superar esa dimensión conceptual que refiere que caravana es un grupo de personas (mercaderes, peregrinos, poetas, etcétera) para viajar en la misma dirección, a pie o en algún vehículo, a través de zonas despobladas o peligrosas para ir prevenidos y ayudarse en caso de necesidad.

*Doctor en educación. Supervisor de Educación Secundaria del sistema federalizado. zatarainr@hotmail.com

Comentarios
  • Gris Gómez
    Responder

    “Inspirar” es una cualidad que define a los grandes Maestros, ser creador de espacios en los que los alumnos y alumnas cuenten con experiencias de cercanía al arte, es asumir el reto que permitirá formar seres humanos sensibles , seres humanos que encuentren la belleza de la vida y por tanto, seres que amen la vida y su relación con los otros. Ser capaz de unir voluntades para hacer posibles estos espacios de disfrute del arte, conlleva un compromiso cumplido, mi reconocimiento a su labor educativa.
    “Ser cultos, para ser libres ” José Martí

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar