Aprender a aprender en lugar de memorizar

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

En las últimas semanas se ha promocionado masivamente en los medios de comunicación (radio, prensa, televisión, espectaculares, carteles e internet) el mensaje de aprender a aprender. Sabemos que es la apuesta que la SEP realiza para poder vender una idea equivocada de lo que realmente se hace y produce en las aulas con la enseñanza y los aprendizajes que de ello se derivan, la frase del título la han repetido hasta el cansancio Aurelio Nuño y Enrique Peña Nieto como la gran verdad y la magia que hará posible su reforma educativa.
Haciendo un poco de historia, cada una de las reformas impulsadas en México, desde la reforma educativa de Echeverría, la revolución educativa de Miguel de la Madrid, la Modernización educativa de Salinas y las demás iniciativas de Zedillo, Fox y Calderón, se habló e insistió en dejar a un lado la memorización e incorporar temas como el sentido crítico y acciones en las aulas como la reflexión, el análisis y cosas por el estilo.
Cualquier propuesta para dinamizar los procesos de enseñanza y aprendizaje están basadas en teorías del aprendizaje acordes a ello, la lista de autores y corrientes psicológicas y pedagógicas es interminable, nombres como el de Piaget, Vygotski, Luria, Bruner, Ausubel son los más conocidos y populares entre los maestros, antes lo fueron Pavlov, Skinner, Watson y Bloom, igual de populares han sido conceptos como el conductismo, la teoría cognoscitiva y el constructivismo, por citar algunos.
Hemos señalado desde que iniciaron estas políticas reformistas que la SEP ha incumplido lo que promociona en los medios de comunicación, recordemos lo que sucedió con el tema de la evaluación y el papel del INEE, el tan anunciado (en el discurso) acompañamiento a los maestros de nuevo ingreso, el modelo de actualización de docentes y directivos, los estímulos económicos a los maestros idóneos y sobresalientes, etcétera, etcétera.
Presentar el tema de aprender a aprender como la gran alternativa pedagógica innovadora y desconocer lo que han propuesto otros gobiernos que le antecedieron sobre estos temas, así como las experiencias pedagógicas exitosas de otros países, es evidenciar la peor de las ignorancias y afirmar que quienes estudiamos la educación básica hace muchos años, aprendimos mediante la memorización a raja tabla, que nunca tuvimos maestros que nos hicieran pensar y no pudimos desarrollar ni un ápice del sentido crítico, así de grave está el asunto.
El tema relacionado con la modificación de las prácticas educativas no es un asunto simple que basta con llenar las pantallas de televisión con anuncios bonitos y con historias conmovedoras para que suceda, es algo mucho más complejo, implica meterse de lleno a la modificación de paradigmas, a las creencias pedagógicas y la transformación cultural del colectivo.
Haciendo un ejercicio simple y poder equipararlo con lo que ahora se anuncia, nos preguntaríamos qué ha dejado hasta este momento los poco más de 10 años que los maestros y alumnos trabajan con el enfoque por competencias; qué impacto tuvo con los estudiantes y qué lograron modificar de sus acciones cotidianas; cuántos de ellos saben buscar y seleccionar información sobre un tema específico; cómo han asumido el trabajo en equipo más allá de las aulas; quiénes han desarrollado su creatividad y qué tan solidarios son con sus semejantes; qué tanto usan de manera crítica y segura las tecnologías de información y comunicación, etcétera.
Sin temor a equivocarme y dando por hecho que realmente suceda lo que cuentan los comerciales de aprender a aprender, al paso de unos cuantos meses de puesta en práctica esa idea el concepto caerá en desuso y la dinámica en las aulas será igual que siempre, con un hibridaje de teorías y adaptándose al convivio cotidiano maestros y alumnos.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

  • Norma Diaz
    Responder

    Que bien que toca el tema!! Por lo vergonzoso que ha resultado que una autoridad educativa señale que es posible aprender sin utilizar la memoria, que es condición indispensable para retener información y a su vez el conocimiento.

  • Rose Eisenberg Wieder
    Responder

    Totalmente de acuerdo, al parecer les gusta escucharse como disco rallado… Lo difundo .. abrazos

  • Nimia Ruth Flores Santillán
    Responder

    Excelente puntualizar en su articulo la modificacion de paradigmas, creencias pedagogicas y la tranformacion cultural del colectivo, estoy de acuerdo en que aqui radica la verdadera transformación de la educación para entonces si hablar de reforma educativa, pero se deben de considerar los recursos y los tiempos necesarios para ello
    y no solo hacerlo a costa del tiempo libre de los maestros de por si ya muy escazo.

  • Marco Romo
    Responder

    Ni la llamada reforma de Luis Echeverría; ni la llamada revolución Educativa de Miguel de la Madrid; ni la llamada Modernización Educativa de Salinas de Gortari; ni las demás que mencionas de Vicente Fox y Felipe calderón; ni esta última llamada reforma educativa de Peña Nieto, han dado luces de preparar los cimientos, para preparar a los maestros y a la clase trabajadora para que el NEOLIBERALISMO cobrara fuerza.

    A más de tres décadas, sigue el silencio de la sociedad mexicana y de la mayoría de los académicos e investigadores de Universidades Públicas, de que dichas reformas no nos prepararon, NI NOS PREPARAN para que el llamado NEOLIBERALISMO y las llamadas REFORMAS, CONTRIBUYAN A REDUCIR LA DESIGUALDAD Y LA POBREZA.

    Así que seguiremos siendo bombardeados por los grandes monopolios llamados informativos, sobre el llamado mensaje de “APRENDER A APRENDER…

  • Aída María Borges Jiménez
    Responder

    Exactamente. No evaluan lo hecho con el actual currículum, descartan y proponen y el colectivo docente con justa razón, se indigna.

  • Candelario Miranda Díaz
    Responder

    Para mi la clave para realmente mejorar la calidad está bajo tres factores que son:
    a) El salario del maestro debe ubicarse al nivel profesional, de tal forma que sólo trabaje una plaza (medio día)
    b) Capacitación y/o actualización constante
    c) Una verdadera supervisión al trabajo docente y directivo.

  • Dina Beltran Lopez
    Responder

    Excelente análisis. “Aprender a aprender”‘lo ha convertido en slogan publicitario la burocracia oficial. Pero lejos, muy lejos están de emprender acciones que lo conviertan en realidad en la práctica docente de nuestros maestros

  • Luis Ibarra
    Responder

    ¿Memorizar es indeseable? ¿Es deseable un pueblo sin memoria? ¿Por qué el juego maniqueo de melón versus sandía?
    De plano, estos funcionarios no funcionan. No saben “ler”.

  • Jorge
    Responder

    Se ve que no conocen nada sobre educación, me atrevo a pensar que el Secretario de Educación ha estado alejado de la historia sobre educación del país. Sería importante dónde de ha formada profesionalmente. Es penoso escuchar sus comentarios, los que han creado este México es gente de la educación tradicional y los que están destruyendo al país son los que han estudiado en escuelas particulares y en el extranjero.

  • JUAN GUERRERO JAIME
    Responder

    Parece . . . . . . Que la misma Constitución Mexicana dice que la educación que imparta el estado tenderá a desarrollar armónicamente TODAS LAS FACULTADES DEL SER HUMANO . . . . PIENSO QUE LA MEMORIA ES UNA DE ESAS FACULTADES DEL SER HUMANO.. JUAN GUERRERO JAIME.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar