2040 horizonte educativo

 en Miguel Bazdresch Parada

Miguel Bazdresch Parada*

Dieciocho años, de 2023 a 2040, es el lapso y espacio para cumplir con tres aspectos clave del sistema educativo, según la propuesta del gobernador Alfaro. Así lo planteó en la inauguración del Recrea Academy 2022. Transcribo según lo recogió la prensa el planteo del gobernador: “Acelerar la remodelación de escuelas de Jalisco, fortalecer el equipamiento tecnológico para docentes y comenzar el análisis de la justicia laboral para el personal educativo, tal como ocurrió en el sector salud, son las metas de la administración estatal para los próximos años, aseguro el gobernador Enrique Alfaro Ramírez…” (ver Milenio viernes 15 de noviembre 2022, p. 2).
Poco más adelante el gobernador se dirigió a los docentes así: “Necesitamos que nos ayuden a aportar ideas para nosotros lo que piensan, lo que viven, lo que sienten es fundamental para tomar decisiones. En Jalisco sabemos escuchar y hemos construido este modelo juntos, por eso vienen dos años de muchos trabajos porque vamos a sentar las bases, insisto, de un modelo que tiene que prevalecer más allá de banderas y agendas políticas, este debe de ser el modelo de Jalisco, no de un partido, un gobernador, es el modelo del estado, eso hace que las cosas trasciendan”, preciso Alfaro Ramírez (ver idem).
Y no paró en lo anterior la propuesta del gobernador. Otros dos proyectos importantes, en este caso, uno de corto plazo: dotar de 60 mil computadoras a las y los docentes, como parte del equipamiento para fortalecer el sector educativo de la mano de la Red Jalisco. Y otro de largo plazo: Fortalecer la enseñanza del idioma inglés en la educación secundaria, “proyecto que consolidará la apuesta con el sector de las tecnologías que demanda jóvenes mejor capacitados para trabajos mejor remunerados”, (ver idem).
No son metas sencillas. Algunas se han planteado en periodos anteriores de gobierno y no se han logrado. Por eso el horizonte 2040 es un lapso razonable para alcanzar esas metas. Por ejemplo, la enseñanza del inglés tiene en proceso de mejora al menos desde el periodo presidencial de Vicente Fox, veinte años atrás.
La cuestión en esta clase de propósitos está en dos acciones muy importantes: El diagnóstico del problema y el fundamento de porqué se considera que tal proyecto va a resolver ese problema diagnosticado. Si nos fijamos en la “remodelación de escuelas” podemos recordar cómo los dos años de pandemia tuvieron entre otras, la consecuencia de vandalización de un número importante de planteles y la detención del programa de construcción de escuelas nuevas. En este caso, el diagnóstico se ha hecho con cuidado pues ya se tiene un censo bien realizado y entre otros puntos define la necesidad de 5 mil millones de pesos para recuperar las escuelas dañadas, modernizar las que requieren remodelación y construir las nuevas que se requieran por el crecimiento de la demanda. Y el fundamento de la solución es la creación de un Fideicomiso de infraestructura educativa constituido con una aportación de un incremento de uno por ciento al Impuesto sobre la nómina. Parece razonable. De los otros proyectos no se conocen los diagnósticos y lo que se espera resuelvan. Por ejemplo, cuál problema educativo resuelven las 60 mil computadoras. Cuál es el diagnóstico de ese problema y cuál es el fundamento de la solución propuesta. Es necesario conocer esos puntos a fin de respaldar la acción gubernamental.

*Doctor en Filosofía de la educación. Profesor emérito del Instituto Superior de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). mbazdres@iteso.mx

Comentarios
  • Rafael Bernardo Orozco
    Responder

    En otros tiempos ya se había entregado computadoras a los profesores, y en efecto, no solucionó ningún problema, salvo el de algunos hijos preparatorianos que las aprovecharon por sucesión.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar