15 de mayo, a la espera de las buenas noticias

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

Los que vivimos en los contextos magisteriales ya conocemos la historia, un día antes es el festejo en las escuelas y a costa de quitarle un día al calendario escolar, un día después es descanso obligatorio y se destina a pasar tiempo en casa que, por lo regular es como un día más en la vida cotidiana: pasa desapercibido, éste no se parece en nada al día del padre, la madre, del santo y el cumpleaños, pareciera ser que festejar al maestro en casa es pecado mortal.
Igualmente sucede con los festejos de los gobiernos federal, estatales y municipales, se desviven para hablar y prometer en el discurso lo que se niega en los hechos (por lo menos así fue en los años recientes), hartas comidas, un cheque más abultado que lo normal, desplegados en los medios de comunicación, entrega de reconocimientos y medallas por 30 y 40 años de servicio, además de ello, la noticia de lo que será el incremento anual retroactivo al 1º de enero y pagadero la primera o segunda quincena de junio.
Algo tan normal, de pronto el SNTE se apunta a decir que habrá buenas noticias para el magisterio (a las 19:00 horas del martes 14 aun no se pronuncia el gobierno federal, hablan entre rumores de un incremento cerca del 10% al salario, alto en relación a años pasados, pero muy por debajo del incremento al salario mínimo, tal como fue el tenor en todo el gobierno de Peña Nieto).
Será la primera ocasión que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador presente una propuesta de incremento al magisterio, de hecho hubo un pronunciamiento de su parte en meses pasados donde señaló que sólo personal del sector salud, el ejército y el magisterio tendrían incrementos por encima de la media, por lo cual, es una noticia ya pasada y de ninguna manera producto de las negociaciones del SNTE, que cuando lo dieron a conocer el fin de semana los comentarios no fueron del todo favorables al sindicato y los tacharon, entre otras cosas, de oportunistas y vendedores de humo.
Mientras sucede una cosa u otra, aprovecho la ocasión para felicitar a todos los maestros y maestras de aquí, allá y más allá, de igual manera me llegan al recuerdo las amigas y amigos maestros que ya no están con nosotros, vaya una plegaria para ellos, finalmente los invito a leer el libro titulado: “Gracias maestras, gracias maestros. Artículos, ensayos e historias sobre el magisterio”, coordinado por mí y con la colaboración de 29 maestros y maestras de diferentes regiones de México y España, éste estará disponible en nuestra página por la tarde-noche.

*Editor de la Revista educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar