Dinámica escolar y poder

Carlos Arturo Espadas Interián*

Al interior de las escuelas y en todos los niveles educativos, se construyen relaciones de poder que permiten operar desde ciertas lógicas que direccionan la razón de ser de los centros educativos, es decir, se generan proyectos paralelos que matizan, limitan, ayudan o en su caso entorpecen la operación de los proyectos oficiales que se emiten a nivel federal, estatal o municipal.
El ejercicio del acto educativo se reviste entonces de una serie de relaciones intrincadas desde donde se traducen los proyectos oficiales, que no necesariamente gubernamentales, para darles vida al interior de las instituciones y espacios de formación: aulas, talleres, canchas, explanadas y demás.
La operación de estos grupos suele presentarse de formas diversas, pero se pueden identificar:

1. Estructural: corresponde a la jerarquía organizacional en los centros educativos y que puede o no corresponder a la estructura de poder real al interior e incluso por encima de ese organigrama, es decir, en el plano de la realidad, de los poderes fácticos, se superpone una estructura a la estructura del organigrama y desde ahí es desde donde se opera la institución, así en muchas ocasiones, los Directores no son realmente los directores, hay personas o grupos de personas que los orientan.
2. Ideológica: Desde la construcción del discurso mismo, como diría Foucault, hasta formas no tan sutiles del hecho, así el poder puede incluso trascender a los centros educativos y provenir de orientaciones filosóficas, sociológicas o políticas diversas. Se nutre con ello no solo los discursos, sino las decisiones y con ello la vida misma de las instituciones.
3. Institucionalizante: los roles y funciones que juegan los actores, la forma de realizar los procesos y procedimientos, el hecho de entrelazarse con la cultura organizacional construye entramados sutilmente complejos de detectar de manera abierta, solo posible de hacerlo mediante la reconstrucción de las subjetividades de los sujetos involucrados y las observaciones in situ.
La existencia de grupos de poder van de la mano con liderazgos y sus estilos, así como también de las intencionalidades, características personales y profesionales, humanas y cívicas de quienes detentan el poder, así, los estilos adquieren configuraciones diversas, tantos como características del colectivo posee.
Este tipo de relaciones impactan en todas las esferas institucionales, para bien o para mal, lo importante del hecho radica en la posibilidad de negociar y construir de forma conjunta la vida institucional, con todas sus implicaciones.

*Profesor–investigador de la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 113 de León, Gto. cespadas1812@gmail.com