Cambios estructurales

Carlos Arturo Espadas Interián*

Cuántas son las escuelas que se deterioran, desmontan, ensucian y demás. Sin duda alguna son muchas las que por falta de recursos paulatinamente comienzan a revestirse de abandono. Los recortes presupuestales impactan directamente, la pregunta es si la participación de los padres de familia son quienes deben colaborar directamente con esta falta de recursos. La respuesta es sí y no. Las escuelas en nuestro país están a cargo del Estado, sin embargo, si el Estado por las situaciones entendibles o no, ya no es capaz de hacerse cargo de las necesidades escolares, en tiempo y forma, desde los detalles hasta lo grande y apremiante.
La falta de recursos en las escuelas es una oportunidad para lograr generar estructuras y formas distintas de trabajo que permitan una organización nueva de los actores escolares. Considerar a todos los actores escolares es pensar en una red completa y compleja de acción que puede activar situaciones diferenciadas en beneficio no sólo de los estudiantes, profesores y escuelas –infraestructura, consumibles y demás –.
Se abren posibilidades de crecimiento institucional, personal y comunitario; que de ser aprovechadas podría desembocar en una organización inter-escolar y desde la base iniciar procesos de democratización no sólo para conseguir recursos, usarlos y conservarlos, sino para lograr la participación ciudadana desde una perspectiva y lógica distinta, que permita el empoderamiento de los padres de familia.
Una estructura inter-escolar amplía, democratiza y fortalece los procesos escolares. Con ello sin lugar a dudas poco a poco y desde la base se estaría ejerciendo presión para generar nuevas estructuras constitutivas del Sistema Educativo Mexicano. Sin duda alguna una limitación puede generar espacio para una transformación radical, siempre y cuando se aproveche y direccione.
Ante estas situaciones históricas-coyunturales, es necesaria una visión política-estructural enfocada desde la lógica crítica para aprovechar e iniciar una transformación del Sistema Educativo. Así, los profesores tendrán una misión fundamental en este proceso, la misión es formar a los padres de familia y miembros de la comunidad desde la dimensión política, participativa y comunitaria. Sin esta formación no es posible emprender ninguna estrategia ni acción transformadora.
Por ello urge la formación política de la ciudadanía mexicana y del estudiantado, caso contrario, tendremos masas que se direccionarán en función de lo emocional manipulado vía los medios masivos y no desde la dimensión racional.

*Profesor–investigador de la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 113 de León, Gto. cespadas1812@gmail.com