Comprendamos más y mejor

Verónica Vázquez Escalante*

Desde hace más de tres lustros… los discursos que se han escuchado de parte de las autoridades mexicanas, han sido totalmente planeados para distraernos de una manera sutil, sencilla, polémica en su momento, también cansada, -como dirían los abogados… con premeditación, alevosía y ventaja- no es casual sino causal, va con toda la intención; me refiero específicamente a lo que les dio por llamar lenguaje sexista. ¿Por qué sólo día del niño y no de la niña?, ¿por qué día del maestro y no de la maestra?, ¿doctores y no doctoras? Entonces, cayendo en esos enredos gramaticales, resulta que ahora es común decir arquitecto y arquitecta, ingeniero e ingeniera, abogados y abogadas, entre otras expresiones tales.
Los lingüistas afirman y demuestran que la gramática debe ser respetada ya que ésta tiene, dentro de su propia estructura, la regla gramatical que en español afirma que en el plural, el masculino implica ambos géneros; así que al dirigirse en público o escrito no se necesita decir niños y niñas, hermanos y hermanas, maestros y maestras. Sin embargo, también se tiene el conocimiento fundamentado de que al mencionar un género y las palabras son diferentes, si se mencionan; ejemplo: damas y caballeros, hombres y mujeres.
En español los principios activos (que son una norma o idea fundamental que rige el pensamiento o la conducta, Usado más en plural) tiene los derivados verbales, por ejemplo atacar- atacante, los atacantes; cantar- cantante, los cantantes, existir- existente- los existentes.
El participio activo del verbo ser ente, el que es excelente. Entonces agregar la terminación. El que preside es presidente, ejercer la acción que expresa el verbo va e-nte independientemente del género. Estudiante adolescente, paciente, comerciante
El ejemplo más discutido porque es el más cuestionado es Presidente o Presidenta. Por tal motivo de manera breve, aquí queda anotado aunque en realidad el objetivo del escrito es “Deconstruir” es decir, “deshacer analíticamente los elementos que constituyen una estructura conceptual” (según la RAE).
Al fin de cuentas, lo que se desea es eliminar la falsa idea del lenguaje sexista, nuestro idioma es sumamente rico y como no es igual tener este tipo de expresiones en inglés (por ejemplo) es válido defender nuestras formas de hablar, de respetar las reglas gramaticales así como el hecho de saber hablar con propiedad. Evitar rodear ideas o por la situación que hemos aceptado de desear evitar excluir a los lectores, oyentes o participantes de cualquier evento.
Tal vez en el presente artículo se encuentre sólo una breve aportación e invitación a la reflexión, pero deseo dejar en claro que existe la psicología de la lectura y si se eliminan palabras vagas en un tema, se espera se comprenda más y mejor.

*Doctora en Ciencias de la Educación. Profesora de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad 145 Zapopan. veve30@hotmail.com